Extraña sucesión de infortunios que, poco a poco, fueron minando mi voluntad hasta transformar aquel viejo anhelo de triunfo en esta pacífica convivencia con el fracaso.

miércoles, 24 de septiembre de 2008

EL FINAL

Tercera y última parte de Yoni en la madre patria. Incursión en La Mancha y algunas fotos del zoo de Madrid. Un perfecto balance entre tres cosas que me hacen inferir la felicidad: los vinos, los libros y los animales.

Fui conducido a La Mancha para presenciar sus infinitos viñedos, y esas famosas tinajas que descansan a la vera de la ruta. Y la verdad es que me pareció un sitio fascinante.

En la zona de El Toboso, Miguel Esteban y Campo de Criptana los viñedos logran uniformar el paisaje hasta el horizonte. Ellos lo dominan todo. Sin embargo, en La Mancha se respira el Quijote, y esos mismos pueblos son los que se reparten los monumentos, reciben el turismo y se disputan el privilegio de haber sido sede de este o aquel célebre acontecimiento quijotesco. Por ejemplo, está claro que la casa de Dulcinea está en El Toboso, y que son los molinos harineros de Campo de Criptana los que inspiraron a Cervantes. Y por último a mí, que me gusta inventarme historias que me acabo creyendo, se me hace que el ingenioso hidalgo bien pudo ser oriundo de Miguel Esteban.




Futuro vino manchego.



Molino harinero de Campo de Criptana.


“En un lugar de la Mancha, de cuyo nombre no quiero acordarme, no ha mucho tiempo que vivía un hidalgo de los de lanza en astillero, adarga antigua, rocín flaco y galgo corredor. Una olla de algo más vaca que carnero, salpicón las más noches, duelos y quebrantos los sábados, lantejas los viernes, algún palomino de añadidura los domingos, consumían las tres partes de su hacienda. El resto della concluían sayo de velarte, calzas de velludo para las fiestas, con sus pantuflos de lo mesmo, y los días de entresemana se honraba con su vellorí de lo más fino. Tenía en su casa una ama que pasaba de los cuarenta, y una sobrina que no llegaba a los veinte, y un mozo de campo y plaza, que así ensillaba el rocín como tomaba la podadera. Frisaba la edad de nuestro hidalgo con los cincuenta años; era de complexión recia, seco de carnes, enjuto de rostro, gran madrugador y amigo de la caza. Quieren decir que tenía el sobrenombre de Quijada, o Quesada, que en esto hay alguna diferencia en los autores que deste caso escriben; aunque, por conjeturas verosímiles, se deja entender que se llamaba Quejana. Pero esto importa poco a nuestro cuento; basta que en la narración dél no se salga un punto de la verdad.”


A continuación... animales. ¡Cómo me gustan los animales!



Jirafa que almorzó delante de Yoni mientras este almorzaba en un banquito delante de ella.



Rinoceronte obligando al claroscuro.



León que alcanzó a sentarse justo antes de que Yoni lo retratara. Así pasó la siguiente hora.



Puma acosado por los problemas.



Tiburón huyendo de mí. En realidad me equivoqué de foto y ya no la quiero cambiar.



Gorila y gorilita buscando herramienta para asaltar el termitero.



Oso con el que sostuve intenso duelo de miradas. Y perdí.

Fin del viaje; espero que les haya gustado. Mañana regresaremos a la rutina, que dicho sea de paso, no sé cuál es.

Tengan todos muy buenas tardes.

14 comentarios:

Estrella dijo...

Muy bueno el repaso del viaje y las fotos. Lástima que haya que volver a la rutina, aunque no sepamos cuál es. Mejor así.
(qué lindas son las jirafas, tan extrañas, que uno no puede dejar de mirarlas...).

Stella dijo...

¿Qué le hizo al pobre tiburón para que huya despavorido?

Y yo me alegro de que haya vuelto, porque da gusto leerlo.

Ta luego.

Vill Gates dijo...

Que bueno haber estado allí para inspirarse y escribir.
Muy buenas las fotos.
Esos molinos efectivamente, supongo que uno se espera allí encontrarse al Quijote atrás de una piedra o algo.

La sabiduría de Pato dijo...

Usted no se da una idea de cuánto lo envidio.
Yo también quiero vino, animales y Dulcineas...
Bienvenido nuevamente, muy buena la crónica de su viaje (me gustó el hecho de que venga con fotitos)
Saludos!

Cruella De Vil dijo...

Muy lindos los animalitos, no se lo niego.
Sin embargo... me quedo mil veces con el viñedo, el molino y la locura del Quijote.

CLAUDE dijo...

Muy bueno el documento fotográfico con los textos que acompañan a las imágenes. El puma parece un oso, y el oso parece cercano y amigable.

Mona Loca dijo...

Qué lindos son los animales! casi todos ellos. (de mamíferos para abajo,no tanto)
Allá también les ponen nombres a los animales? En Temaikén los dos Tiburones se llaman Víctor y Pancho...
Víctor vaya y pase, porque tiene como una sonoridad...pero...¿Pancho?
Quizás el tiburón español tenía un nombre igual de humillante, y trataba de esconderse antes de que se lo pregunte.

Muy buena la crónica.

m. dijo...

ay qué lindo gato panza arriba, buenísimas todas las fotos, la verdad te envidio por lo de La Mancha y El Toboso. Los molinos. En fin. Eso.

Briks dijo...

se puede apreciar lo bien que lo ha pasado...
permitame no coincidir con respecto a la huida del escualo, sabido es que entre tiburones y abogados hay buena onda (cortesía profesional, le dicen)


me trajiste la camiseta??!! EH? eeh??

Caia dijo...

excelente repaso.. envidia total. A veces creo debería hacer un blog de mis viajes.. después el tiempo pasa y olvidamos detalles.
Cómo cuesta volver de vacaciones.. no? Besos!

Yoni Bigud dijo...

Estrella: Sí, mejor así.
Es cierto ¿no? Qué extrañas son...

Stella: Le juro que no le hice nada.
Gracias... por leerme, y porque le guste.

Vill: A mí no fue muy bien en el campo de la inspiración, pero al Quijote lo vi. Le juro. Estaba detrás de una piedra.

Pato: ¡Gracias! Lo del vino y los animales es relativamente sencillo. Ahora las Dulcineas... admito que se complica.

Cruella: Son elecciones. Yo estoy con usté. Me quedo con los molinos, con la locura y con los vinos. Sobre todo con los vinos.

Claude: Es cierto lo del oso. Tendrían que poner algún cartel, o algo. Yo tenía ganas de abrazarlo... y supongo que él también.

Mona: ¿¡Pancho!? Dios. Seguramente intentaba esconderse.
De chico mi hermano tenía un hamster al que le puso Ramón. Una mañana apareció con la panza abierta por una de las varillas de metal de su ruedita para correr. Ahora entiendo muchas cosas.

m.: ¿Vio qué lindo gatito? La próxima vez la llevo a usté conmigo.

Señor Briks: Es cierto, aunque los tiburones son más leales.
¡Oh! ¡La camiseta! Le quedo debiendo. Palabra de colega. Le cuento que en toda España vi una sola cancha de rugby, y fue en granada. De camisetas... ni hablar.
Yo solía jugar de octavo, pero no era una estrella.

Caia: ¡Cómo cuesta! Un blog de viajes es una excelente idea. Yo sería un asiduo visitante.

Un saludo para todos,

RELATO DEL PRESENTE dijo...

Volver a la rutina es la depresión más absoluta.

Yo necesito vacaciones para recuperarme de las vacaciones.

Por eso no descanso hace meses.

Briks dijo...

caramba...eso de "palabra de colega" me intranquiliza

es como cuando introducimos el "pero" en una oración

por lo pronto, en muestra de buena fe, le cabo de dejar un regalo en mi bloss

Yoni Bigud dijo...

Señor Briks: Recién vengo de agradecerle en su propio bloss, al cual hallé convenientemente pornográfico. Lo felicito, y le agradezco por tercera vez en este sencillo acto. Me tiene emocionado. Si pudiera sacarme la máscara, vería usted mis lágrimas.

Un saludo, y no se preocupe, que tarde o temprano cumpliré con su pedido.