Extraña sucesión de infortunios que, poco a poco, fueron minando mi voluntad hasta transformar aquel viejo anhelo de triunfo en esta pacífica convivencia con el fracaso.

miércoles, 27 de mayo de 2009

NOSTALGIAS DE UN ADULTO RESPONSABLE. FOTOS DE REFUERZO

Síntesis del post: Nostalgias de la niñez. Campamentos. Valijas y bolsos. Madres y esposas. Reproches y respuestas. Adultos y niños. Fotos sobrias.

Recuerdo con una pizca de nostalgia la época de mi niñez en que los campamentos organizados por el colegio se tornaron moneda corriente. La alegría, la excitación, la sensación de libertad.

Qué lindo. Con la llegada de los primeros calores todos sabíamos que en cualquier momento, en medio de la aburridísima demostración de algún teorema matemático, o al comienzo de la tortuosa hora de geografía, irrumpiría el profesor de gimnasia con aires de hidalgo para anunciar esa aventura que uno solo podía perderse si había incendiado el salón de música o raptado alguna maestra desprevenida en un recreo, ganándose el castigo inexorable de las autoridades escolares y/o familiares. Tres, cuatro o incluso cinco días en la costa, el bosque o la sierra, lejos de las normas impuestas por padres y maestros, en completa libertad y en comunión con la naturaleza. Una opción que cualquier niño podía tomar con solo entregar al profesor dentro de las siguientes setenta y dos horas una autorización firmada por un adulto más o menos responsable.

Y la magia llegaba para quedarse por mucho tiempo, hasta el momento en que el ómnibus nos devolvía a la puerta del colegio, y de allí a los brazos ansiosos de nuestros progenitores.

Así era la cosa.

Sin embargo, en mi caso particular no era tan traumático el primer contacto con la autoridad. No sé por qué. Debe ser que nunca he sido un rebelde. En rigor de verdad, el instante crítico en que la carroza se transformaba en calabaza era cuando mi madre abría el bolso y comprobaba que me había abandonado al desaseo del modo más solapado.


1- ¿Por qué pusiste toda la ropa hecha un bollo?

2- ¡Las bolsas eran para la ropa sucia!

3- ¿Estuviste cuatro días con la misma remera?

4- ¿Por qué están todas las medias sin usar?

5-Estos pantalones no son tuyos.

6- Esta campera tampoco.

7- Sos un cerdo.


Etc.


Recuerdo varios de esos reproches como si los hubiera escuchado hace tres días. Y no es por aquello de la nostalgia que intenté retratar al principio del post, sino porque, efectivamente, los escuché hace tres días. Pero de boca de mi mujer.

Claro, en el caso de mi madre las respuestas solían ser evasivas mirando el suelo, pero ahora soy un adulto más o menos responsable, así que respondo de un modo bien distinto:

1- Es que el avión se movió mucho.

2- Oh.

3- Y con los mismos calzones (nada de esto es cierto, no se alarmen, solo lo hago por el gusto de irritar al prójimo).

4- Si acercás la nariz te vas a dar cuenta de que solo las hice un bollito. Como la ropa.

5- Ahora sí.

6- Ahora sí.

7- Sí.

Para que aprenda.

Habrase visto. Tanta preguntita. Soy un adulto responsable, che.


A-DUL-TO-RES-PON-SA-BLE.

No soy un niño.


Ahora, si ustedes lo permiten, me retiro. Pero les dejo algunas de las fotos más sobrias que saqué en este viaje (a partir del viernes comenzamos con las de alimentos):



El hombre cabeza de balón (sí, soy yo)

La invasión de los hombres hormiga

El ataque del hombre camarón (sí, otra vez soy yo)

El subcomandante Marcos en el monte

Mano en fondo gris (acueducto de Segovia)

Ratón bebedor de cubatas

Yoni y latita con 14 euros

Sellando la paz con el líder de los hombres hormiga

El regreso del hombre camarón (sí, soy yo, basta)


Tengan ustedes muy buenas tardes.

21 comentarios:

Ouchurus dijo...

por que? por que será que el discurso de la madre se traslada a la esposa pero jamás de los jamases al marido?????
Nunca escuché a ninguna mujer quejarse de un marido que la caga a pedos como una madre/padre...
me surgió la duda nomás, no es que sepa la respuesta eh?
se lo dejo para que lo piense...

Que grande el subcomandante, lejos la mejor foto!!!

Fabiana dijo...

Estooooooo...
Mire, quizás sea un alien y ni enterada estoy, pero cuando mi hijo volvía de un campamento jamás, si, leyó bién, JA-MÁSSSS le hize semejante escena..
Es mas, el susodicho infante solía reirse y declarar a voz de cuello(para que la gilada se entere, solía decir..): "Tengo la única madre que no reta a su hijo por traer el bolso hecho un assssco!!!"
Y es cierto,el bolso
ERA un ASSSSSSCOOO, así, con mayúsculas, pero la cara de felicidad que traía era superior en importancia al megombo bolseril..
Me limitaba solo a preguntarle como la había pasado, y a urgirle a que me cuente tooooodo lo que habían hecho, mientras ponía a lavar la ropa.
Sobresaliente la foto suya firmando la paz con los hombres hormiga..
14 Euros!!?? :O
Pero, perdón, solo salió a trabajar un día??
digo..
no quiero deprimirlo perooo, 14 euros es una miseria.. :S
Le dejo un respetuoso abrazo! ;)

Mona Loca dijo...

Qué lindas fotos!
Aunque debo decirle que la primera del Hombre-camarón me dio cosita...

Ah, qué tema los campamentos y los viajes...de pequeña era así,como usted.
Ahora...uso las bolsas para la ropa sucia.
Pero no puedo volver a armar una valija ordenadita!!
Siempre vuelve todo hecho un ocote,eso sí.

Mis monitas van de campamento y vuelven con la mitad de las cosas...el tema es que mucho no puedo decir, porque con el ejemplo que tienen...ejem.

Ouchurus, el Mono intenta retarme como un padre...sólo que yo le respondo como NO lo hacía con mi padre.
( Básicamente, un "Ay, no me rompas la paciencia, querés?)

Así que hay, m'ija,hay.

La condesa sangrienta dijo...

La primera foto confirma que ud. es un cabeza dura, che.
(Los hombre/hormiga son esculturas de Juan Muñoz?)
Beso

Bugman dijo...

¿Es usted?

Nippur de Lagash dijo...

Juaaaaaaaaaa!!!!!

Yoni Bigud dijo...

Ouchurus: No me obligue a darle una respuesta sexista. No me haga aparecer como algo que no soy.
¿Le gustó el subcomandante? Me olvidé de poner que también soy yo, y que recién había comido. Pero supongo que ya no tiene caso.

Fabiana: Es evidente que usté es otro formato de madre.
En cuanto a la paz con los hombres hormiga, debo aclarar que la selló mi hermano. Yo solo estuve presente.
No no no, terminé juntando todo el dinero del pasaje, aunque no le voy a contar las cosas que tuve que hacer.

Mona: ¡Sí! ¿Vio lo difícil que es reconstruir el interior de una valija para el regreso? Yo jamás pude. Aunque intente doblar todo, me queda como el traste. Y encima no cierra.
No me diga que el Mono... ¿hay? Por Dios...

Condesa: Lo soy.
En efecto, es una exposición de la obra de Juan Muñoz en el Centro de Arte Reina Sofía. Todo el museo estaba repleto de sus esculturas. Colgadas de las paredes, en el balcón (como los hombres hormiga), en el techo y hasta en la puerta del baño.
A mí me atrae mucho más la pintura que la escultura, pero debo admitir que esto estaba muy bien.

Señor Bugman: Basta le dije.

Nippur: Oh.

Un saludo.

Crazygirl dijo...

JAJAAAA!!! Yoni...definitivamente todos los hombres son muy parecidos....desde ni~os son cochinos!!! Y si su mujer no lo cuida, quien lo hara?
Se ve q disfruto mucho sus vacaciones...q bien!!!
Un abrazo!!!

Estrella dijo...

Qué buenas las fotos de las manos, sobre todo esa de la piedra.
Me quedé pensando en pa qué tanta dieta, avanti con las papas fritas de los viernes, que no es usted gordo, que no.

dondelohabredejado dijo...

Qué enternecedor el relato de los campamentos d la niñez, me dieron ganas de volver a ser niña e irme de campamento!
Yo creo que las preguntas de su mujer repiten a las de su madre porque usted es muy coherente y constante en sus actitudes, y mantiene los mismos principios desde niño, lo cual es muy bueno.
Me han encantado las fotos, todas!!
Es de muchísima generosidad que haya pensado en nosotros, porque las sacó para nosotros, no??
Un abrazo.

Gabriela dijo...

Cuando acontece algun campamento tengo la costumbre de armar el bolso con mis chicos asi saben què estan llevando y podràn reconocer que tienen que traer.

Por esas cosas del destino ellos cumplen con los puntos 3 4 y 7 entonces a la vuelta sòlo desarmo el bolso al lado del placard.

La ropa se guarda los chicos se meten en el lavarropas con bastante lavandina y algo de arena para que raspe y pula. Somos todos felices, menos ellos mientras estan dentro del lavarropas pero se les pasa rapidito.

sus fotos son geniales, uselas para demostrarle a la señora bigud que la remera no era la misma!!

14 euros para que encima lo tilden de cerdo... pero che, que falta de respeto al sacrificio ajeno!

Vulgar dijo...

jajajajja el mejor post en mucho tiempo, yoni. muy graciosos y muy buenas las fotos !

Maria Rosa dijo...

jajajajaja Me hizo reír a lo grande con ese formato de madre!!!
Porque es el común denominador, pero no es mi caso, vea!

Siempre traen todo hecho un desastre! Pero nooooo importaaaaa, porque la pasaron genial!!!!!! A mi lo único que me interesa es eso, que disfruten y sean felices!! La ropa al lavarropas y listo!!!!

Las fotos: MORTALES!!!!! jajajajaja
Muy buenas todas.

Me alegro que haya disfrutado a pleno de ese viaje.

Ahora, si me lo permite, me voy a leer el PG que ando atrasada de post en su blosssssssssss

Muaaaaaaack, besos y abrazos.

Estoy preparando la cena, milanesitas de berenjenas ¿quiere que le deje algunas? Con un vasito de vino con soda? :P

Victor dijo...

Buen relato y muy buenas fotos.

Saludos

ps, ¿era o no era?

m. dijo...

excelentes las respuestas, y excelentes las fotos, pero tengo que comentarlo, yoni: qué pancita eeeeh ;)

Yoni Bigud dijo...

Crazygirl: Yo no soy igual que el resto. Soy mucho más cochino.
Muchas gracias.

Estrella: Gracias, muchas gracias. Sin embargo, la dieta me ha bloqueado todas las salidas con un inteligentísimo ataque tenaza. Si no es por la panza, es por el colesterol; lo cierto es que no puedo claudicar.

dondelohabredejado: Punto para usté. En efecto, saqué estas fotos pensando exclusivamente en ustedes. Y todavía quedan más. Felicitaciones y muchas gracias.

Gabriela: Usté, al igual que Fabiana, es otro formato de madre. Yo supongo que la mía, luego de cuatro varones eligió el rigor. Y no hizo mal.
Es cierto, la remera no era la misma. Tomé la precaución de llevar 16. Una para cada día y una de repuesto.

Vulgar: Muchas gracias.

María Rosa: Usté, al igual que Fabiana y Gabriela, es otro formato de madre. Se le aplica lo mismo que les dije a ellas, y se la felicita.
Vaya y sumérjase en las profundidades del blog, pero antes deje alguna milanesita y un tinto, que no somos de fierro.

Victor: Muchas gracias.
Era. Claro que era.

m.: Muchas gracias.
No me juzgue... acababa de comer.

Un saludo.

Little Butterfly dijo...

No sea tímido, muestre su cara.
Ya es un adulto res-pon-sa-ble.

¿O es por eso mismo que no puede hacerlo?.

Muy divertidas sus fotos!.

Yoni Bigud dijo...

Pequeña Mariposa: Me estoy dando un aire misterioso. Creo que eso atraerá multitudes :)

Y... 18.

Un saludo.

Viejex dijo...

18? no, 19. Excelentes fotos.

He descubierto que tenemos dos cosas en común, Yoni. Panza y orejas.

Desconfío de las madres desmaternalizadas que opinaron precedentemente. Toda madre que se precie adquiere tras el parto las cualidades descriptas por usted, Yoni.

Sino, quiero empezar de nuevo con otra mamá.

Caia dijo...

Jaja! excelente post, realmente, y las fotos excelentes. Un beso, Yoni.

Alelí dijo...

Me mató la combineta del "hombre camarón" en pleno ataque asesino y los recuerdos de la niñez! cuanta armonía! jjajajajaja excelente!