Extraña sucesión de infortunios que, poco a poco, fueron minando mi voluntad hasta transformar aquel viejo anhelo de triunfo en esta pacífica convivencia con el fracaso.

miércoles, 9 de septiembre de 2009

ARIDEZ

Síntesis del post: Aridez mental. Lugares comunes. Honesta justificación. Saludo.



Heme aquí, una vez más en mi propia casa y con poco o nada para decir. Más bien nada, para qué me voy a engañar a mí mismo en un asunto tan simple y a la vez irrelevante. Me encuentro, como quien dice, explorando las bondades del mutismo en contra de mi voluntad; corrigiendo borradores nacidos por compromiso; aguardando que alguien me sople algo al oído para poder construir un artículo. Para decirlo en pocas palabras, transitando una etapa de aridez mental que no voy a intentar disfrazar con declaraciones altisonantes.

“Entonces diga la verdad y no amole más”, conmina una voz que llega desde el fondo del salón.

“Bueno pero no se enoje”, contesto yo, haciendo gala de mi fanatismo por Roberto Gómez Bolaños.

Mi problema es que existen demasiadas explicaciones que no soy capaz de interponer, aunque a través de ellas pudiera ofrecer una imagen muy conveniente a mis intereses.

Cuando observo determinadas posturas que oscilan entre el misticismo y el macaneo (que dicho sea de paso, son casi la misma cosa) me asalta una sensación extraña. Una necesidad imperiosa de no caer en lugares comunes. Y entonces no puedo menos que prometerme a mí mismo una utilización más honesta de la escasa capacidad disponible:

Yo no estoy en una etapa de redescubrimiento personal. No estoy con muchos proyectos. No me aqueja ninguna depresión, ni en el sentido liviano en que hoy se utiliza el término, ni en el sentido médico más estricto. No atravieso una crisis de identidad. No existe ningún asunto misterioso que requiera una dedicación completa y excluyente. No maduré de repente. No estoy abandonado a la búsqueda del amor genuino. No creo que haya llegado el momento de un cambio de aire (eso solo me pasaba cuando corría alrededor del parque Centenario). No quiero encontrarme conmigo mismo. Y, ciertamente, no necesito tiempo para pensar en el futuro (¿qué diablos significa eso?).

“¡Deje de dar vueltas y hable de una vez, que nadie le va a soplar nada en el oído!”, demanda la misma voz de antes.

“Al cabo que ni quería”, respondo yo en la misma línea argumental que al principio.

Lo que quiero decir es que no se me ocurre nada interesante para traer a la pantalla.

“¿Y entonces para qué vino?”, insiste la voz.

“Qué sé yo… a saludar”, me defiendo.

“Entonces salude y déjenos en paz”, sentencia.

Y me quedo sin argumentos.



Tengan ustedes muy buenas tardes.

26 comentarios:

Mariela Torres dijo...

¡Buenas tardes! Me gustan los blogs que festejan algo o saludan, también.

¡Saludos!

berenice dijo...

Bueno entonces lo saludo yo también.
con la primavera en el aire a mí me pasa todo lo contrario.
Veo los diminutos hijos del cedro, y me emociono.
Ese tipo de pequeñeces.
ojala recupere el agua yoni.
la aridez es árida.
Besos

El Mostro dijo...

"Yo no estoy en una etapa de redescubrimiento personal." jajajajajajajajajajajajajajajajajajaja

Bugman dijo...

¡¡¡Sobre esas personas que...!!!
Ah, no, claro.
Bueno. Saludos, saludos, que no sea nada.

Winter dijo...

No argumente amigo, son épocas para no argumentar.
Un abrazo

Uncle Leo dijo...

Yoni, si escucha voces, mas que aridez diria esquizofrenia
-Eso, eso, eso, eso(con el dedito indice hacia arriba y abajo)
Tome esta pastillita que me dió el dotor, es una maravilla
No hay de queso nomás de papa

Alelí dijo...

jajajja para mi eso está perfecto. Sea como sea me sentí recibida con ese saludo y el camino recorrido del cual nos ha participado!

Besos contentos!

Alelí dijo...

ahora debo confesarle que me asusté un poco cuando puso "estoy esperando que alguien me sople..." debe ser que mi cabeza algo anda podrida...pero bué..me asusté sea por la razón que sea...

Briks dijo...

“Entonces salude y déjenos en paz”, sentencia.


bueeeno, pero no te enoooojes


(música)
(telón)

La 99 dijo...

La voz que escuchaste, bien podria haber dicho:
"Callate, callate, callate que me desespeeeraaas!"

Gabriela dijo...

Viò como son las cosas? Cuando mejor se està personalmente peor se està literariamente.

Eso de "pare de sufrirrrrrrrrr" no va con los bloggers.

marichu dijo...

Es así nomas. Los mejores escritos salen cuando estamos palcarajo o buceamos en nuestro interior.
Al menos usted tiene la capacidad para versearla y hacerla larga, a mi más de un renglón no me sale. Mi último post acredita mi bienestar...

Marina dijo...

Hasta para decir que no se le ocurre nada ... lo hace con elegancia literaria ... le digo algo ?? ultimamente yo estoy parecido ...
En fin ..., gracias por el saludo y las visitas a mi humilde lugar!.
Besoss !!

Laura dijo...

estos son los verdaderos post que una debe agradecer, los honestos.... porque en realidad una no se siente defraudada ya que el dueño del boliche se ha sincerado y no quiere pasar gato por liebre, bien por Ud Yoni.

ahora digo, el tema es Ud con Ud mismo, no? ese vacío en el cerebro, qué onda????

besos, por si ayudan.

Carugo dijo...

Mire, Yoni, cuando uno no tiene nada que decir, a veces es mejor no hablar.
De todos modos, lo suyo es todo un arte.
401 palabras para no decir nada es impresionante....
Si en algún momento de mi vida me meto en apuros, lo contrato para defenderme. No sé si me hará safar del problema legal pero seguro que con tanta labia va a dilatar mi entrada a la cárcel...
Un saludo!

Stella dijo...

y bueno, a veces se puede, a veces no!
Yo ando igual, con la sesera en blanco. Me llegan a hacer un electroencefalograma, y da plano!
En fin!

Buenos días! :)

La condesa sangrienta dijo...

Buenísimo, Yoni.
Tanto bla, bla, bla, para decir... nada!
¿no pensó en dedicarse a la política?

Caia dijo...

Don Yoni, es el mejor post sobre nada que he leído en mi vida. Si la aridez mental le permite escribir así lo felicito. Un beso, y cada día me gusta más como escribe, conste que no es para chuparle las medias.

Yoni Bigud dijo...

Mariela: Gracias. Saludos para usté.

Berenice: Pierda cuidado. La primavera inspira, es cierto.

Mostro: Es que no lo estoy...

Señor Bugman: Un saludo para usted.

Winter: No lo haré.

Uncle Leo: ¿Qué? ¿no es normal escuchar voces?

Alelí: Muchas gracias.

Alelí: Podría decir un montón de barbaridades, gritar un montón de expectativas frustradas... pero este es un restaurante familiar. Yo sería incapaz.

Señor Briks: Culo.

99: De vez en cuando lo dice.

Gabriela: Es cierto.

Marichu: Cierto. Muchas gracias.

Marina mamá: Gracias a usted.

Laura: Muchas gracias. Como yo lo veo, los vacíos no obedecen a ninguna causa en especial. Aparecen y se van.

Carugo: Muchas gracias. Uno hace lo que puede, pero siempre dando vueltas.

Stella: Mi solidaridad.

Condesa: No estaría mal. Me evitaría muchísimas penurias. Muchas gracias.

Caia: Muchas gracias. No hable de chupar que después Alelí va a decir cosas sobre nosotros.

Un saludo.

Mona Loca dijo...

Qué loco, a mí me gusta leerlo aún cuando no tiene nada para escribir.


En otro orden de cosas, estamos igual. Sólo que no puedo expresarlo como usted.
¿Será algo en el aire?



Mientras tanto, me quedo acá, sentadita tomando el fresco. ¿Quiere que le haga un lugar?

Laura dijo...

mejor aún entonces, será que esos vacíos son necesarios para su cerebro.

Y lo más importante es que no obedecen a nadie, son espíritus libres

beso

Fabiana dijo...

Don Yoni:

Mire, le diré que para estar en la tristemente célebre situación de "no se me cae una fuckin idea", safó bastaaaaante bién.. :P

Yo estoy como en un sube y baja..
En mi caso, en la otra punta del infernal artilugio se encuentra aposentado un mamut, por lotanto se me hace mas difícil remontar el vlosss, vió? :P

En otro órden de cosas..
Culo.

Pa'que vea que yo también se decirlo! :P

Un abrazo! :D

Fabiana dijo...

merde..
mi comentario no pudo haber caído con pior número.. :S

hasta en los blogs ajenos se me nota la locura.. :P

Yoni Bigud dijo...

Mona: Muchas gracias. Supongo que son las canas.
Hágame un lugarcito, sí.

Laura: Sí, la libertad siempre debe celebrarse.

Fabiana: Muchas gracias. Veo que la palabra se puso de moda.

Fabiana: Los números hablan por sí mismos.

Un saludo.

dondelohabredejado dijo...

Demasiada creatividad para la aridez...
Saludos desde el desierto.

Yoni Bigud dijo...

Marina: Un saludo para usted. Muchas gracias.