Extraña sucesión de infortunios que, poco a poco, fueron minando mi voluntad hasta transformar aquel viejo anhelo de triunfo en esta pacífica convivencia con el fracaso.

lunes, 7 de diciembre de 2009

TE CUENTO

Síntesis del post: Carla y Gabriela. Eficacia comunicativa. Comparación.



Gabriela está casada con Martín desde hace unos nueve años. En un principio se instalaron en Olivos, pero cuando Martín cambió de trabajo se vinieron a vivir a la ciudad de Buenos Aires. Tienen tres hijos. Mariano, de siete años, Candela, de cinco y Francisco, de dos. Ella trabaja en la administración pública, y como suele quedar libre a las cuatro de la tarde, siempre tiene tiempo para los niños. Los va a buscar al colegio, les sirve la merienda, los baña e incluso los ayuda con la tarea antes de ponerse a cocinar la cena. Su vida transcurre pacífica, sin mayores inconvenientes, en medio de una felicidad que podría definirse como moderada.

Carla no está casada, pero está de novia con Federico, un muchacho de lo más simpático que conoció el verano pasado mientras se tostaba en las arenas tibias de Mar del Plata. Si bien todo marcha viento en popa, ella está preocupada por el futuro inmediato. Parece que Federico se encuentra muy a gusto con la situación tal y como ésta en este momento, y no tiene planes de amontonarse con ella en su departamento de Palermo. La ecuación “novia-trabajo-departamento de soltero” le cierra perfectamente, hecho que genera en ella una verdadera montaña de preguntas que aún no se anima a formular. En el fondo es feliz, aunque crea que su calidad de vida podría ser mucho mejor de lo que es con solo tomar un par de decisiones trascendentes.

Carla y Gabriela fueron compañeras de colegio. Se sentaron juntas durante los cinco años del secundario, y sin embargo hacía mucho tiempo que no se veían las caras. Ocurre que Carla no fue a la reunión por los quince años de egresadas en ese restaurante de Boedo. La pura verdad es que no le interesó en lo más mínimo la propuesta, y no le importa confesarlo.

En otro orden de cosas nos enteramos de que las dos eran muy amigas de Valeria, otra compañera de aquella época, pero solo Gabriela permanece en contacto con ella en la actualidad.

Gabriela piensa que Valeria se ha convertido en una perfecta estúpida. Presenta los mismos comportamientos que en el colegio secundario, y ello se debe –siempre según su parecer- a que nunca maduró. Cambia de novio cada semana, no logra conservar sus trabajos y de vez en cuando se relaciona con algunas sustancias no muy saludables. A esta altura de su vida, hay cosas que Gabriela no está dispuesta a soportar, así que cuando la otra le sale con alguna pavada, ya sea por teléfono o en persona, ella se escapa por la tangente y corre a refugiarse en su propio universo.

Carla la escucha con un rictus de sorpresa, pero tampoco indaga demasiado sobre la vida de su otrora mejor amiga. En lugar de eso, le cuenta a Gabriela algunos de sus proyectos laborales inmediatos (es arquitecta) y le entrega una tarjeta con sus datos personales y profesionales. Le recuerda que le transmita a Martín que si está interesado en hacer ese cerramiento en el jardín de la casa, puede llamarla con toda confianza. A la oficina o al celular. El presupuesto no lo defraudará.

Gabriela dicta un número de celular que Carla anota, y ambas se despiden con un prolongado abrazo. Queda flotando la promesa de un inminente encuentro.


Todo esto tuvieron tiempo de decir estas dos mujeres en un solo viaje en subterráneo. Se encontraron en la estación Río de Janeiro, y se despidieron en la estación Congreso.

El hecho –de más está decirlo- ocurrió justo al lado mío, y menos mal que yo no soy un asesino serial, un violador o un secuestrador virtual, porque el único dato que me falta sobre ellas es el número de tarjeta de crédito.

Gabriela sabe ahora sobre Carla (y Carla sobre Gabriela) muchas más cosas de las que yo he alcanzado a contarle sobre mí a la señora Bigud en estos últimos catorce años.

Resulta obvio a los ojos de cualquiera que las mujeres comunican de un modo muy eficiente.

Y que yo necesito un jefe de prensa.



Tengan ustedes muy buenos días.

42 comentarios:

La Rubia dijo...

Lo que usted escucho es de lo mas normal en mi mundo.

Me quede con ganas de saber mas de la vida de Valeria, che.

Mona Loca dijo...

Eso confirma, mi querido Yoni, que usted es verdaderamente parco.

Anavril dijo...

Ud no sabe lo que son nuestros encuentros de lunes por la mañana en la oficina. Ponernos las 4 al día nos toma hasta las 10.30 mínimo con actualizaciones a lo largo del dia...y asi hasta el viernes.

Y por favor no le rusee informacion a la Sra Bigud que la necesita para entenderlo y acompañarlo y no querer ahogarlo.

El Mostro dijo...

Así son las mujeres.
No es que me interese, ¿pero algún dato sobre la vida sexual? ¿Algún chisme picante?

Gracias.

Any dijo...

Ah no se preocupe, no es ud solo, todos los hombres necesitan un jefe de prensa. El problema con uds es que omiten los detalles interesantes ja!
Mi solidaridad para con la Sra. Bigud
=)

Viejex dijo...

No joda, Bigud. Todo esto lo inventó usted. Es imposible que usted haya podido captar todo eso que dice haber captado. Esas dos mujeres si se hubiesen dicho todo eso lo habían hecho como describí yo hace algún tiempo en mi artículo Simultáneas (yo se que a usted le gusta esto del autobombo), de manera tal que usted no habría podido seguir el hilo de su conversación.

Stella dijo...

Opino igual que Mona!
Ud es muy parco!
Pero mire que lo entiendo. Debe ser muy difícil mantener una conversación fluída con esa máscara puesta en la cabeza!

Cuello de Pavo dijo...

pero que cosa!, usted no tiene nada mejor que hacer que ponerse a escuchar conversaciones ajenas?, bue, yo soy igual, pero de alguien como yo se espera, usted me sorprende.

Ouchurus dijo...

que extraño...yo a usted lo noté bastante verborrágico...no, no...ni parco, ni cerca...
A lo mejor se había relacionado con alguna sustancia no muy saludable antes de arribar a la reunión...o tal vez, cuando se quita esa máscara negra, comunicarse le resulta más fácil.

Haga la prueba con la señora Bigud...ella merece saber con quien cohabita.



un saludo

Alelí dijo...

jajajajaj me muero!que viaje interesante!

Me gusta prestar atencion a las conversaciones ajenas cdo viajo...ji

besos

La candorosa dijo...

Esto confirma que "las mujeres hablan demasiado".

Teoría que no es mía, sino esbozada por Candorito, a sus 3 años de edad...

Saludazos!!

PD: cuando viaje en transporte público, use mp3...

Mariela Torres dijo...

Cuando mi papá y yo habíamos vivido el mismo suceso y mi hermano quería enterarse decía: "Quiero saber ya qué pasó, que me lo cuente papá." Y después, "ahora quiero saber los detalles, que me lo cuente Mariela."

Saludos.

Julieta dijo...

Es que las mujeres somos más extrovertidas y nos contamos todo ,o casi...,qué interesante la conversación...Si las volvés a encontrar ,por favor ,chusmeanos todo ,pero prestá atención ..eh ..
Beso

El Gaucho Santillán dijo...

A veces hablan de màs. Yo escuchè a dos que se recriminaban no sè porquè, pero una le dijo a la otra, "Andà, que me reclamàs, si vos saliste con dos tipos en internet, y ni te acordàs del pedalìn que tenìas!".

Me interesò bastante, creamè.

Te pongo un link.

eMe dijo...

jajajajajaaaaaaaaaa le creo todo y más!!!

Qué barbaridad estas mujeres ;)

Marina dijo...

Realmente, no me asombra que haya escuchado todo eso, las mujeres tenemos ese sentido y capacidad de transmitirnos todo eso y mas de una manera, espectacularmente rapida y llena de detalles.
Besos Yoni

Calavera dijo...

Muchas mujeres tienen una increíble capacidad para comunicarse, además de una memoria sumamente selecrtiva, es cierto.
Le aporto un caso extremo del que tuve noticia: dos mujeres contándose cosas al mismo tiempo una a la otra; se escuchaban mientras contaban. Todavía yo no puedo formar la idea en mi cabeza.
¡Abrazos!

Winter dijo...

Me puede explicar cómo escuchó todo eso con el fenomenal ruido que hay en el subte?
A mí me parece que Ud. es un curioso y aprovecha para difamar al género...

El Mostro dijo...

Coincido con hermano de Mariela Torres.
Cuando me empiezan a contar algo, los paro en seco: "Versión corta, que incluya desenlace, gracias". Solo después acepto la versión extendida.

LadyMarian dijo...

Tuviste suerte! Si la conversación hubiera sido entre alguna de mis amigas y yo tendrías que haber seguido el ritmo de temas interrumpidos y luego retomados en medio de otro tema (lo que se dice irse por las ramas y luego retomar el hilo de la conversación). Por supuesto, todo con interrupciones de una a la otra.
Lo que para ustedes es una forma caótica de hablar para nosotras es una forma espontánea.
Eso sí, yo en lugares públicos trato de limitar los temas de conversación. No es cuestión de que los chusmas que me rodean después hagan un post sobre mi vida privada. ;P

Bugman dijo...

Mire, su anécdota es poco menos que increíble. Extraer tanta información de una conversación femenina en tan poco tiempo resulta una hazaña comparable a la que durante la Segunda Guerra Mundial realizaron los ingleses al quebrar el código de la máquina cifradora alemana ENIGMA.
El intercambio de datos entre mujeres está tan contaminado de desvíos, circunloquios, detalles al margen, exclamaciones y matices que entender y sintetizar el mensaje principal resulta tarea de titanes.
Yo suelo aplicar una técnica que es registrar cada tercera palabra y aún así me cuesta saber de qué están hablando.

LadyMarian dijo...

Coincido con Bugman, así son nuestras conversaciones! Excelente expliación! Lo que pasa es que justamente en eso tienen su encanto. Sino sería aburrido! ;P

La condesa sangrienta dijo...

Eso pasa cuando el subte viene lleno. Y si no, pregúntele a nuestro amigo JH.

¡23! (ud. sabe que detesto el 22)

Laura dijo...

oia, qué tiene de raro esa conversa? a mi me parece de lo mas normal

con quien habla la Sra. Bigud??

Almafuerte dijo...

¿El viaje era De Río de Janeiro a Congreso de Tucumán, o a Congreso a secas?
De Caballito a Belgrano el tiempo da para contar varias vidas, de hecho si se viaja seguido en ese trayecto uno se queda sin tiempo para vivir directamente.

Stella dijo...

Yoni, me dejó pensando (bué, es una manera de decir) y me mandé un post inspirado en el suyo!

Yoni Bigud dijo...

Rubia: Sí, sí, Valeria tiene una vida alocada.

Mona: Usted me pelea.

Anavril: Vea, lo mejor que me puede pasar es que mi mujer no me comprenda. Cuando lo haga, me ahoga en serio.

Mostro: Sí, por supuesto. Pero no se puede contar. Este es un restaurante familiar.

Any: Y el problema de ustedes es que TODOS los detalles les parecen interesantes.
Muchas gracias.

Viejex: Recuerdo su artículo. Haga autobombo nomás. El Club Atlético Amigos del Autobombo (CAAA) lo avala.
Mire... lo curioso es que estas dos no se pisaban, ni se entrelazaban ni nada. Le juro.

Stella: Y no sabe lo difícil que es sacarla. Hay que usar un destornillador.

Cuello de pavo: No me quedó más remedio. Se lo juro. Estaban encima mío. Casi literalmente.

Ouchurus: Muchas gracias. Para Stella y la Mona que lo miran por TV.
Voy a probar con la señora Bigud. Le voy a contar mi apellido.

Alelí: Muchas gracias.

Candorosa: Candorito tiene un gran futuro.

Mariela: Su hermano es un hombre práctico. Y muy sabio.

Julieta: No me podrá decir usted que hoy no presté atención...
Soy todo oídos.

Gaucho: A veces, por no decir muchas veces. Por no decir casi todas las veces. Por no decir siempre.
Muchas gracias a usté.

eMe: Qué barbaridad...

Marina mamá: Muchas gracias a usté.

Calavera: Eso. Vaya y lea el artículo que Viejex escribió al respecto. En su comentario (el de Viejex digo) tiene el link.

Winter: No le permito.

Mostro: Un hombre sabio.

LadyMarian: Mire, a estas dos mucho no les preocupaba, se lo aseguro.
Vaya, no se junte con esta chusma :)

Señor Bugman: Admito que no descifré toda la conversación. En este artículo hay mucho de interpretación libre. No le diga a nadie.

LadyMarian: Si usté dice que se entretienen, no seré yo el que la refute.

Condesa: Cuánta razón tiene. Le declaramos la guerra también al 22.

Laura: Normal, sí.
La señora Bigud habla conmigo, claro está. El problema es que yo no respondo.

Almafuerte: A Congreso a secas. Cinco estaciones de puro vértigo.
Muchas gracias.


Un saludo.

Yoni Bigud dijo...

Stella: Me agarra justito. Salgo para su casa.

Un saludo.

Liliana Lucki dijo...

Bugman tiene razón.

Las mujeres...

Se tarda dos años en aprender a hablar....algo

Toda la vida para aprender a callar.

Saluda desde MDQ,Liliana

La sabiduría de Pato dijo...

Definitivamente tienen una manera especial de transmitir información. Las historias de subte son lo más, muy buena su memoria dicho sea de paso, yo por lo menos a los nombres no los hubiera retenido.

Saludos!

miralunas dijo...

creo no engañarme con usté, estimado: (en serio le gusta lo del autobombo?)usté no es parco; mas bien, es cauteloso. digo, porque es de escribir largo, por asi decir.

igual, me sigue cayendo simpático y gentil, mire lo que le digo.

Fabiana dijo...

Don Yoni:

Ante todo, vayamos por partes(como decía Jack)..

Lo rumores sobre mi muerte a manos de aquellos que están cansados de escucharme hablar por horas y horas con tan solo unos minutos de descanso para tomar café, son absolutamente infundados.. :P

Ahora sí..
Usté no necesita agente de prensa, simplemente es hombre. Punto.

Con respecto a tan entretenida conversación que tuvo la oportunidad de escuchar, así, al pasar..
Permítame decirle que Carla debe ser jóven o no pensaría en vivir en pareja, o nunca vivió con otra persona que no sea su madre..
Gabriela es una chusma, eso de andar difamando a la pobre Valeria no habla bién de ella.
Gabriela no debería aceptar que Carla le haga el cerramiento. La amistad y el trabajo no se mezclan.
Por mejor presupuesto que le dé.

Pero..
Como?
No había que opinar sobre..?! :S

Huyyyyyyyyyyy..
Soooooooorryyyyyyyy..
Lo que pasa es que nunca desperdicio una oportunidad para cuerear a otra mujer..
Es más fuerte que yo, vió? :P

Beso grande! :D

Caia dijo...

Excelente Don Yoni, y sí, es la fauna de los subtes, más si andan como ahora, como el reverendo tujes!!! Vengo padeciendo el cartelito "Con Demoras" desde hace días, y puedo asegurarle que si estas chicas viajaban el lunes previo al feriado en el subte B, usted seguramente escuchaba hasta los detalles de alcoba, mire.

Yoni Bigud dijo...

Liliana: Y las mujeres no han aprendido. Muchas gracias a usté.

Pato: Anduve afilado. Se ve que presté atención, es cierto.

miralunas: Qué intrigante su comentario. Me gusta lo de cauteloso, y también el hecho de caerle simpático y gentil.

Fabiana: Ahí tiene. Imagine lo que habría dicho si conociera a Valeria. Muchas gracias a usté.

Caia: No me hable de los subtes. Esta es gente que hace todo para irritarlo a uno. Y lo logra.

Un saludo.

Elvis dijo...

Yoni, con sucesos así me resulta incomprensible que cientos de científicos en todo el mundo, pierdan el tiempo estudiando moléculas y otros bichos raros, pudiéndo enfrentarse a un verdadero reto como es el entender a las hembras humanas y redactar un manual fiable que no venga escrito en uzbeko...

Nos queda tanto que aprender de ellas...

Saludos.

dondelohabredejado dijo...

Usted paró la oreja, o la conversación de las mujeres fue tan invasiva que no le quedó otra que escuchar?
Si es como usted dice, creo que tal vez convendría que se esfuerce un poco en la comunicación hacia su mujer. O habría que preguntarle a ella...
Un abracito.

La solitaria dijo...

Las féminas somos así. Sépanlo.

Carugo dijo...

Es increible lo bien que aprovechan el tiempo las mujeres en el subte. A mi siempre me alcanza para leer un par de páginas del libro de turno y nada más.
En cuanto comunicar mis intereses a un tercero me produce una fiaca terrible.
Parco? No, para nada. Como emisor de un mensaje, ahorro palabras innecesarias para un receptor que lo único en lo que está interesado es hablar y no escuchar...

Yoni Bigud dijo...

Elvis: Mire que hay científicos dedicados al asunto a tiempo completo.

Marina: Debo admitir que la conversación tenía ribetes interesantes.

Solitaria: Lo sabemos. Lo sospechamos, mejor dicho.

Carugo: Usté ha dado en el clavo. El receptor se encuentra interesado en hablar, no en escuchar. Muchas gracias.

Un saludo.

Elvis dijo...

Yoni, espero que no incluya en ese grupo a los que se dedican a espiar a su vecina...que a esos se les va el santo al muslo y no son capaces de llegar a ninguna conclusión...

Cuello de Pavo dijo...

primero en votar, que honor!

Yoni Bigud dijo...

Elvis: También son científicos.

Cuello de pavo: Es la primera vez que alguien descubre que la encuesta está desde el día antes del artículo.

Un saludo.