Extraña sucesión de infortunios que, poco a poco, fueron minando mi voluntad hasta transformar aquel viejo anhelo de triunfo en esta pacífica convivencia con el fracaso.

jueves, 1 de marzo de 2012

ARTÍCULOS EN EL RECUERDO

Cuestión previa: El presente artículo salió publicado en este humilde rincón virtual el martes 25 de noviembre de 2008. Por razones que no vale la pena enumerar, en estos días no he podido subir nada nuevo ni visitar los blogs amigos y afines. Y como ya pasó mucho tiempo desde el último artículo, he decidido traer uno viejo (y bien corto) para que no se me tome por desaparecido. Pido disculpas y paciencia hasta que las circunstancias me permitan retomar el ritmo.

IMPOSTORES

Síntesis del post: Pequeña reflexión acerca de algunas tendencias modernas, generada a partir de una charla obligada y circunstancial que ayer mantuve con una especie de artista y un hombre de negocios (aunque no sé por qué en el desarrollo no los menciono), y de la lectura de un artículo en un blog (por desgracia no recuerdo cuál).

La Apoteosis del dólar. Salvador Dalí.

El mundo de hoy en día está repleto de impostores. Patéticos farsantes que pululan exhibiendo una locura prefabricada. Una locura de laboratorio. Homo Sapiens promedio que simulan en cada frase una genialidad espontánea, cuando su mente solo contiene fórmulas ensayadas para deslumbrar a los incautos y los inocentes.

Existen demasiados individuos convencidos de que la Providencia Divina los ha gratificado con alguno de esos dones que reserva para los elegidos, y tanto se lo repiten a sí mismos que luego resulta muy difícil arrebatarlos de su tontera. Y así es como salen a la calle, convencidos de que son personas interesantísimas, decididos a encandilar a la concurrencia con esa frase célebre que ya traen pensada desde su casa, con ese cuadro magnífico que han pintado luego de fumarse un troncho del tamaño de una banana, con ese negocio millonario cuyo nicho los empresarios más lúcidos no han ocupado porque solo son estúpidos que amasaron fortunas inmensas de pura casualidad.

Resulta obvio a los ojos de cualquiera que para ser un auténtico genio hay que estar también un poco loco, tener carisma y saber evadirse con facilidad de los rigores del protocolo. Ahora bien, yo no soy precisamente una lumbrera, pero por alguna razón que en este instante no tengo tiempo de desentrañar soy capaz de comprender que eso no es todo lo que hace falta. De hecho, ni siquiera es demasiado importante. Si pretendemos definir a Dalí comenzando por el mostachín incurrimos en un error de proporciones titánicas; y si, no conformes con esa atrocidad, tratamos de pintar La apoteosis del dólar luego de enrularnos el bigote, el ridículo va a ser inolvidable.

La originalidad, la genialidad, el atractivo, el aura, el carisma e incluso la estupidez son cualidades que no pueden impostarse. Al menos no por mucho tiempo. Lo maravilloso de esos seres que son distintos del resto de los mortales es que sobresalen sin esfuerzo, que en esa condición no interviene la voluntad.

Sin embargo, lo más importante de todo es que son muy pocos. Es esta realidad, y no otra, la que nos alienta a la delación de los impostores.

¿Y por qué me despaché con este rollo?

No sé, por nada en especial. Ayer tuve un día extraño: Por esas cosas que tiene la vida interactué circunstancialmente con dos de estos originales impostados, y a la noche leí en un blog –no recuerdo cuál- una suerte de reflexión que me puso a pensar en estos asuntos.

En fin… hay que ver cuánta gente se está beneficiando con la definición moderna de lo que es un artista, cuánta gente consume toda su energía en ese ridículo deseo de parecer extraña y cuántos negocios estúpidos andan dando vueltas por la ciudad.

Ahora si me lo permiten voy, me enrulo el mostacho y regreso siendo aun más interesante de lo que soy.


Tengan ustedes muy buenas noches.

31 comentarios:

laura dijo...

muy bueno el articulito (disculpe el término), a lo mejor debería tratar de recordar cuál blog fue el que leyó y lo inspiró. La verdad le quedó impecable

y le doy la razón mucho imbécil dando vueltas por ahí creyendose un genio y tratando de que uno compre. Pasa que uno tampoco va por la vida con un acorazado que lo proteja y "compra" tantas veces!!

saludos, Don

laura dijo...

ah, también usted y su mostacho nombrando La Apoteosis de Dalí y su dueño....

A.Torrante dijo...

Yo siempre digo que genios pueden ser tipos como Einstein, Marconi, Kodak, hasta Bill Gates por al menos tener la viveza de aún robando una idea venderla, pero los Dalí, los Messi o Maradonas son genios, son gente con mucho talento.
Ud. no es un genio, pero tiene pontencial. Ya sé, no se la cree pero tal vez le sirva para transitar un poco mejor el camino. Abrazo!

Bee Borjas dijo...

Qué episodio tan actual y recurrente! Me sucede más habitualmente de lo deseado, mi amigo! Cada vez son más las pseudo lumbreras que pululan dando cátedra a diestra y siniestra!
Así andamos...
Muy buen post, mi amigo!!!
Saludos!!!
P/D: Fui afortunada y pude ver la obra de Dalí en el Museo de Arte Decorativo (long time ago)
IMPRESIONANTE!

Julieta dijo...

Sigue siendo actual el post, hay cada tarado que se cree genio..Los dejo, no los desengaño, si así son felices...
Muy bueno, saludos!!

VACACIONES EN ROMA dijo...

Pero todo en algùn momento se termina, vio??

Hace tiempo que no me preocupo en discutir con gente pelotuda, que cada uno crea lo que quiera o tenga ganas.

Siempre en todos los lugares que uno frecuenta hay uno/a que suponen que son seres privilegiados tocados por la mano de Dios.

Hay que sentarnos a esperar Don Yoni, los genios solo estàn en las làmparas que frotan en las historias de las mil y una noches.

Ya lo daba por perdido a usted, menos mal que apareciò.

Saludos, buen fin de semana.

Any dijo...

Ande anda usté? Seguro que en algo de la logia esa a la cual pertenece.
Uhhh hay tanta gente que se cree genial! y como bien dice, han ensayado tanto la pose de "soy lo más" que se han autoconvencido. El problema viene cuando quieren convencer a los demás, que ya tenemos bastante con saber que somos tristes mortales del montón, y tratamos de llevar la situación lo mas dignamente posible. En fin.
Yo no había leído esto che, debe ser de los comienzos de su blog, muy cierto, muy bueno.
abrazo

Dany dijo...

Desde mi lugar de genio es muy dificil dejar un comentario que refleje lo que siento. Asi que voy a impostar algo.....y vuelvo.

Abrazo y que mejores las circunstancias que lo mantienen a raya.

Etienne dijo...

En general nos da tanta vergüenza actuar como somos que inventamos un personaje (casi siempre es la versiòn berreta de nosotros mismos con ínfulas de genios) que nos deja peor parados...
Es grato y refrescante leer épocas anteriores al presente en donde no se pierde viernes con vino y postre en soledad. Era épocas diferentes.
Abrazos y lo esperamos en nuestros blogs para que nos ilustre con su genialidad!!

A.Torrante dijo...

Fe de erratas:
pero los Dalí, los Messi o Maradonas NO son genios, son gente con mucho talento. Dany tampoco es un genio, pero es contador...:-)

Carugo dijo...

Señor Bigud:
Cuando escribió "El mundo de hoy en día está repleto de impostores. Patéticos farsantes que pululan exhibiendo..." (bueno, ya sabe todo lo demás porque salió de su pluma maestra) pensé que hablaba de mí.
Pronto entendí que no porque jamás tuve bigote.
Usted me devuelve a mis viejas cavilaciones:
Cuándo una persona se "recibe" de artista? Cuánto hay de espontáneo en ellos? Cuánto hay de farsa en lo que dicen los Homo Sapiens promedio y los mismísimos creadores de la cultura?
Recuerde que la palabra "persona" viene del griego "prosopon" que significa ni más ni menos que máscara.
Creo que todos, artistas o vulgares impostores, somos farsantes y además, somos buenos mintiendo (si es que no nos sentimos acorralados.)
Un abrazo para usted y un saludo para su esposa e hijas.

El Gaucho Santillán dijo...

"El arte es revolucionario, o simplemente PLAGIADOR."

Esto lo dijo Gauguin, y a lomos de esta frase, aparecieron los Marta Minujin, lo Wharhol, los Pollock, y todo esos pelotudos impresentables, defendidos por los "Criticos", que ganan plata vendiendo esas porquerìas.

La voràgine es cabalgada por unos cuantos piojos, que piensan que son sus domadores.

Un abrazo.

Yoni Bigud dijo...

laura: Y bueno, contra ciertas cosas no hay defensa.
Muchas gracias a usté.

laura: También, sí.

A.Torrante: Coincido con usté en lo de Maradona y Messi, no así en lo de Dalí, que, entiendo yo, era un genio que a su vez tenía un talento.
Muchas gracias a usté.

Bee Borjas: Sí, es cierto, el número crece.
Muchas gracias a usté.
PS: Una verdadera suerte la suya.

Julieta: Buena elección, es mejor no confrontar con el genio pretendido.
Muchas gracias a usté.

VER: Insisto con lo de la buena elección, es mejor no confrontar con ellos. Esperar que todo se acomode.
Resurgí como el gato félix.
Muchas gracias a usté.

Any: Ah, sí, mi sociedad secreta está más pujante que nunca.
Coincido en que es irritante cuando se largan a convencer al resto de su genialidad. Por desgracia sucede con frecuencia.
Es de los comienzos, sí. Muchas gracias a usté.

Señor Dany: Imposte tranquilo, sin improvisar.
Muchas gracias a usté.

Etienne: Trataré de concurrir lo antes posible, con mi versión más berreta y mi genialidad prefabricada.
Muchas gracias a usté.

A.Torrante: Se entendió. Me resulta difícil conciliar al genio con el contador, pero bueno, yo soy abogado y tonto, la otra vereda.

Señor Carugo: Todos somos impostores, coincido con usté. Pero algunos más que otros. Como siempre en la vida, hay disfraces que son obscenos.
Muchas gracias a usté.

Gaucho: Esa gente que usted enumera siempre halla una ventana por donde colarse. Eso es así.
Me gustó lo de los piojos.
Muchas gracias a usté.

Un saludo.

Yoni Bigud dijo...

Y... 14.

A.Torrante dijo...

2 de 3 no está mal, me conformo.
Abogado, hincha de Ríver. Diga que somos compasivos y tolerantes...jaja!
Abrazo!

Nefertiti dijo...

Mire, usted me habla de Dalí, de falsos artistas, de impostores, y no puedo dejar de pensar en mi última visita al MALBA. Seré una bruta, pero para mí eso no es arte. Tres líneas trazadas con regla sobre una tela NO ES ARTE BAJO NINGUN CONCEPTO. Y que ganen fortunas por eso menos.
Una vez vi en un museo de Rosario, un cuadro formado con esos papelitos que se pegan (post it), en los cuales la "artista" había dibujado los logos de una centena de empresas importantes.
Me volví a indignar mire...

Shimmy dijo...

Una vez le dije aqui, en su blog:
"Yo de chiquito fui un genio, un soperdotado que de tanto fingir ser un nene común y silvestre, terminé por finalmente serlo."
Hoy también me enrulo en bigote.

Shimmy dijo...

Y 18, vea.

ElFlaco dijo...

Locos hay para todo, si no miremé a mi que me hago el escritor.
En fin ud. sabrá que hacer con su bigote.

Mariela Torres dijo...

No lo había leído antes, por lo que me parece que hizo una excelente elección al publicarlo de nuevo.

Yo he pensado que hay gente que se cree diferente (en el sentido de genial) y en realidad son diferentes, pero en algún otro sentido menos genial.

Saludos.

MAGAH dijo...

jajaja...impecable como siempre y hoy que ando relajada me dejé llevar mas fácil por sus letras y llegué al final de tanto palabrerío delicado y adecuadamente ubicado sin entender en que momento usted se dejó el bigote.

Pero eso no era lo importante de su reflexión, no? Ah! si usted es un loco lindo!

LadyMarian dijo...

Estos "artistas transgresores y originales" me hartan. Pero lo peor es que desprecian al resto. Y hay algo peor aún, los estúpidos seguidores que se creen toda esta farsa! Estos seguidores se sienten parte de un mundo selecto de "iluminados" que "comprenden e interpretan el mensaje", un mensaje que ni siquiera el artista entiende. Claro que nadie va a confesar que no entendió nada! Más vale soltar unas frases ambiguas y confusas para que todos crean que no entienden porque no son vivos. O sea, nadie pone en evidencia a los estúpidos seguidores porque temen ser ellos los estúpidos.

conclusión: una complicidad de varios estúpidos pedantes!

Hoy estoy sangrienta como usted. ;)

Besos

Gustavo dijo...

Bueno para mi lo que vale es ser original. Escribir lo que siente, pintar lo que ven sus ojos, cantar lo que le dicen sus oidos.
¿Porque que sentido tiene hacer las cosas que otros ya lo hicieron?
Por ejemplo Luis Miguel para muchos sera un buen cantante. Pero las canciones no son de él.

Esilleviana dijo...

Creo que tus reflexiones o punto de vista nunca resulta excéntrico, raro o extravagente. Por el contrario, tus palabras que derivan de tus ideas son tan convincentes, lógicas y naturales que leerte siempre es algo cómodo y amable.
Hay personas que necesitan llamar la atención más que otras, quieren sentirse miradas y observadas por los demás (Lady Gaga?) o quien se hace un tatuaje en mitad de la cabeza... y luego están los artistas. Éstos deben actuar con gestos, maneras diferentes a las de la mayoría. Deben de salir del anonimato, algo complicado.

un abrazo
:)

LA NOVIA dijo...

Si de enrular el bigote se trata, deme unos días que yo tambien puedo...

Se ha desvirtuado la palabra "genio", pero me sigue gustando a la vieja usanza, frotando la lámpara, vea...

Saludetes y no se nos pierda

Caia dijo...

Tiene razón, somos pocos los "elegidos". :P
Abogado, un amigo colega suyo me dijo hace poco: "recordá que el abogado es el ser mas miserable que existe, dado que como bien sabés no tienen alma y carecemos de corazón, no como ustedes los seres humanos".
Saludos, don Yoni.

La condesa sangrienta dijo...

Dalí no sólo fue un genial artista, sino también un genial empresario que supo venderse a sí mismo:
"y en tu cerebro gala dios y las pesetas buen catalán anacoreta"
(dice Mecano)
Los otros, los modernos 'artistas', apenas tienen un buen representante que sabe cómo venderlos a los consumidores que se conforman con piedritas de colores.
Andamos cortos de genios pero usté se viene enrulando bien el bigote, eh?
Un beso y buena semana

Javier F. Noya dijo...

Precisión de relojería póstuma la suya, don Yoni. Todavía goza de frenética actualidad, sí señor. Le mando un gran abrazo. aunque me afeite seguido.

Humberto Dib dijo...

A tocado usted un tema que me tiene a mal traer, señor Yoni, estoy tan cansado de los genios que necesitaría que alguien se confesase públicamente como estúpido. Seguramente, ése me llamaría la atención.
En el ámbito de las letras (contemporáneas) y más específicamente de los blogs, veo mucha palabra complicada, demasiada metáfora forzada para parecer novedosa.
Desde hace un tiempo creo que no se trata de subvertir la realidad con falsos artilugios, sino de contar lo cotidiano subvirtiendo la subversión.
Un gran abrazo tenga usted.
HD

Yoni Bigud dijo...

COMENTARIO GENERAL PREVIO: PIDO DISCULPAS POR LA TARDANZA. AHORA RETOMAREMOS EL RITMO, EMPEZANDO POR CONTESTAR LOS ÚLTIMOS COMENTARIOS.

A.Torrante: Dos de tres no es poco. Gracias por tolerar.

Nefertiti: Ah, sí. Ocurre que nosotros no sabemos apreciar el arte moderno, y eso es imperdonable.

Shimmy: Bueno, pero haga un rulo inolvidable. Un rulo que lo disfrace.

Shimmy: Bien ahí.

Flaco: La cuestión, hoy en día, es cómo le sale el papel.

Mariela: En el menos genial de los sentidos. Muchas gracias a usté.

Magah: Ni siquiera me lo dejé. Es un bigote falso, como todo lo mío. Muchas gracias a usté. Es la primera vez que alguien me dice lindo.

LadyMarian: Algún día alguien gritará, ¡el rey está desnudo!
Así la quiero ver. No che, desnuda no, con ese espíritu combativo. A eso me refiero.
Muchas gracias a usté.

Gustavo: Bienvenido. No sé cómo se las ha arreglado para traer a la mesa a Luis Miguel, pero sí, las canciones no son de él. Y ni siquiera usa bigote.

Esilleviana: Salir del anonimato sin escapar del libreto personal es difícil. Muchas gracias a usté.

Novia: Comprendo, a usted le gusta el genio clásico, con turbante y todo.
Muchas gracias a usté.

Caia: Odio a los abogados. Muchas gracias a usté.

Condesa: A algunos el bigote es lo único que nos queda. Así que más nos vale aprender a enrularlo.
Muchas gracias a usté.

Javier: Usted no necesita el bigote. Muchas gracias a usté.

Humberto: Usted me trae el asunto de la palabra complicada, y yo adhiero con fervor. Soy de los que piensan que hay que intentar el firulete (literario) sin complicar los términos. En el fondo el secreto reside en la combinación delicada de palabras simples, no en la mezcla frenética de las complejas.
Muchas gracias a usté.


Un saludo.

miralunas dijo...

esta vez, me dejó pensando, mire.
igual, los pocos son muchos, le digo.

un abrazo