Extraña sucesión de infortunios que, poco a poco, fueron minando mi voluntad hasta transformar aquel viejo anhelo de triunfo en esta pacífica convivencia con el fracaso.

martes, 2 de abril de 2013

MEDIO COMO QUE SÍ


Síntesis del post: Me llama una amiga. Carajo. Urgencia. Un caballero. Rastros de lucidez. Cuatrocientos años. Plan A. Conclusiones.



Me llama una amiga y me dice que tiene un pequeño problema, que tengo que ir corriendo a su casa, así, sin vueltas ni preguntas. Que es una urgencia, carajo. Carajo no lo digo yo, lo dice ella. Yo rara vez digo carajo para agregar énfasis a mis palabras, y cuando lo hago, casi siempre es porque estoy reproduciendo una frase que escuché en boca de otra persona; en este caso, mi amiga, la que tiene una urgencia. Carajo.

Son las dos y media de la mañana. Por lo general, las urgencias que se presentan a una hora tan inconveniente poseen una carga de dramatismo mucho mayor que aquellas que eligen el turno vespertino. Y es que la noche —creo yo— provoca en el individuo urgido una sensación de desamparo nada sencilla de combatir, ya que la soledad y el silencio se adueñan de la escena hasta que los ruidos de la propia mente se devoran los escasos rastros de lucidez que podrían prestar algún auxilio.

Enciendo un cigarrillo y gano la calle mientras me pregunto, con una honestidad intelectual que pocas veces esgrimo al escrutar mis sentimientos más íntimos, si voy a estar a la altura de las circunstancias, cualesquiera que sean. Si hay algo que sé de sobra es que las convocatorias de esta naturaleza, digo, de naturaleza urgente, se rigen por parámetros mucho más relacionados a la amistad que a la idoneidad. Lo primero que se busca en una situación de apremio es algo de compañía, comprensión o complicidad. Lo de las soluciones lo podemos ir viendo sobre la marcha.

Apenas se abre la puerta, mi amiga me abraza y rompe en un llanto profundo y uniforme. En realidad no me abraza, sino que se me cuelga del cuello y me presiona la nuca con una fuerza impropia de sus cuarenta y ocho kilos. Lo del llanto profundo y uniforme es, sí, una descripción fiel.

Ingreso al departamento y cuando me dispongo a exigir que se me ponga en autos de la situación imperante tropiezo con un caballero hecho un ovillo sobre la alfombra del living.

—¿Qué pasó acá? —le pregunto a mi amiga, dado que el caballero en cuestión presenta claros síntomas de haber asumido un estado de inmovilidad definitiva.

—No sé, te lo juro por mi vieja. Estábamos que sí, que no, que va y que viene, y de pronto medio como que le dio un infarto —responde ella mientras se toma el cabello con sus manitos pequeñas y huesudas.

El caballero es calvo a excepción de la nuca, tiene las cejas tupidas, nariz aguileña (como doblada por el paso del tiempo) y una incipiente barba de color blanco, pero muy opaca. El vello no solo domina las cejas, sino que brota desprolijo desde lo más profundo de cada orificio del rostro, y su piel es grisácea e insoportablemente arrugada. Debe tener unos cuatrocientos cincuenta años.

—Medio como que sí —sentencio en cuclillas a pocos centímetros del sujeto —, y medio como que está un poco muertito.

Digo esto no con la voluntad de aportar mi cuota de pesimismo a un cuadro que ya de por sí es bastante lúgubre, sino basado en la frialdad de sus globos oculares y la extrañísima disposición de sus manos, que han asumido la misma forma que las garras de un águila que estuviera a punto de alcanzar a una liebre en alguna remota pradera americana.

Por supuesto que, como el caballero que soy, evito cualquier tipo de indagación acerca de las circunstancias que posibilitaron que un anciano de unos cuatrocientos cincuenta años pierda la vida en el departamento de una señorita de treinta y ocho, rubia, de proporciones alquímicas, rostro angelical y mirada malévola. A las dos de la mañana. Y con los pantalones a la altura de las rodillas.

—Hay que llamar a la policía —digo intentando transmitir algo de tranquilidad mientras me dispongo a tomar el teléfono.

Se interpone en mi camino y mueve la cabeza a los lados en claro gesto de negativa. Según parece el occiso es el señor Filomeni, empresario textil, miembro honorario de la liga de empresarios católicos, presidente del consejo de administración del consorcio y felizmente casado con la señora Carmela Martínez Agostegui de Filomeni, que en este preciso instante duerme plácidamente en su pomposa habitación matrimonial al otro lado del pasillo, a unos veinte o treinta metros de nuestra posición.

—¿Y qué podemos hacer? —pregunto ya con algún recelo.

—No sé… otra cosa, por eso te llamé, para que me digas.

A veces la gente, justamente a causa de aquellos rastros de lucidez de los que hablábamos al principio, que no acuden a prestar el auxilio cuando la urgencia todo lo nubla, necesita que alguien con más frialdad o decisión le devuelva su centro, a todas luces extraviado.

—Bueno, entonces habría que buscar la forma de hacerlo desaparecer —expongo mientras me acaricio la barba a la altura del mentón —. Lo terminamos de desnudar, lo metemos en la bañadera y lo descuartizamos. Tienen que ser pedazos bien chiquitos porque después va a haber que descartarlos en las alcantarillas, de a poco, en barrios bien alejados para desviar la atención. Yo te ayudo con la parte del serrucho, pero te adelanto que lo otro lo vas a tener que hacer vos sola. Mañana trabajo todo el día, y si esperamos mucho tiempo nos va a delatar el olor.

Ni bien acabo de detallar lo que bien podríamos denominar como ‘Plan A’, no obtengo ninguna clase de devolución por parte de mi amiga de treinta y ocho años, proporciones alquímicas, rostro angelical y mirada malévola. En lugar de ello, su actitud es más bien pétrea, muy similar a la del empresario católico y casado, pero con mucho menos fundamento. Al menos desde mi óptica.

—La otra es que le revisemos los bolsillos —reanudo —. Estoy seguro de que tiene las llaves de la casa. Entonces lo ponemos presentable, lo alzamos entre los dos, entramos sin hacer ruido, se lo tiramos a la vieja en algún sillón del living y nos volvemos. Si ella también tiene como cuatrocientos años no va a escuchar nada y la cosa va a quedar como que se murió ahí mientras miraba la tele.

Presa de la más absoluta estupefacción, mi amiga de treinta y ocho años, proporciones alquímicas, rostro angelical y mirada malévola ensaya una respuesta que se ahoga en un indescifrable tartamudeo. Le permito tomar aire, procesar las opciones cuyos pormenores operativos seguramente desfilan por su mente mientras me observa y camina de un lado a otro de la habitación tirándose del cabello con sus manos pequeñas y huesudas.

Enciendo un cigarrillo y la apuro con la mirada. El tiempo es oro en una situación tan delicada.

—No sé, no sé… creo que mejor deberíamos llamar a la policía y que sea lo que Dios quiera; después de todo nosotros no tuvimos nada que ver —concluye finalmente con semblante aterrorizado.

—Entonces supongo que ahora sí me vas a dejar llegar al teléfono —sugiero señalando el aparato.

—Hijo de puta —murmura con una sonrisa que a la vez es nervio y es alivio.

Explico brevemente la situación y cuelgo el auricular. Solo resta esperar.

—¿Y ahora qué hacemos? — pregunta desorientada mi amiga de treinta y ocho años, proporciones alquímicas, rostro angelical y mirada malévola.

—Qué sé yo… servite un par de whiskys, charlemos un poco en la cocina, de lo que vos quieras. Cualquier otra cosa sería una obscenidad. ¿Eso que está en esa fuente es una milanesa?


Tengan ustedes muy buenas noches.

26 comentarios:

cerriwden dijo...

Por eso siempre digo, la muerte sorprende al que queda vivo; el muerto por las garritas que usted describe( ¿no sería el señor Burns?)tenía el primer paso de rigor, que después desaparece.
Lindo relato.
la mirada malévola de su amiga me parece sospechosa, pero si usteda da fé de ella que se encarguen los forenses.
Buen provecho.

Garriga dijo...

AL PRINCIPIO ME ASUSTE CON LA DESCRIPCION DEL OCCISO
DESGRACIADAMENTE ERA UN POCO PARECIDO A MI
CUANDO DIJO CUATROCIENTOS CINCUENTA AÑOS ME ALIVIE
YO DEBO ANDAR POR LOS TRESCIENTOS
UN SALUDO
Y MUY BUEN FINAL
ME GUSTO

Juanita is dead dijo...

ajjajaja
excelente relato, un pompilio cualquiera

Carugo dijo...

Señor Bigud:

Lamento informarle que usted durmió una siesta más larga que la de Bianchi antes de volver a ser técnico de Boca.

Debió haber pensado que su amiga de treinta y ocho años, proporciones alquímicas, rostro angelical y mirada malévola lo llamó a las 2 de la mañana para acostarse con usted.

Sígame en el razonamiento:

1) Ella tranquilamente podría haber llamado a la policía, divisar a algún agente corrupto y tirarle unos pesos para que hiciera el trabajo sucio.
Por unos buenos billetes el tipo podría haber llevado al difunto a la casa y sentarlo plácidamente en el sillón simulando que el viejo de cuatrocientos cincuenta años se había muerto mirando la tv.
Sin embargo, aun sabiendo esto, lo llamó a usted

2) Por otra parte, si lo piensa bien verá que la milanesa no era para su persona, Señor Bigud. Fíjese que en la fuente había una sola lo que indica que fue la que sobró de la cena con el anciano.

3) Además, el vejete occiso tenía los pantalones a medio bajar lo que nos dice a las claras que se murió antes de consumar el hecho.

Con todos estos datos podemos inferir que su amiga de treinta y ocho años, proporciones alquímicas, rostro angelical y mirada malévola se quedó sin "hacerlo"

Entonces ésta es la cruda verdad:

a) Su amiga invirtió buena plata en la cena (no poca considerando que el kilo de milangas está tan caro que ya cotiza en la Bolsa)

b) Debía invertir también en el policía corrupto y sabía que no le iba a salir barato

c) Eran las 2 de la mañana

Conclusión:
Su amiga pensó "si voy a gastar tanta guita en una noche por lo menos quiero tener un orgasmo."

Elemental Watson.
Sírvame un Yoniguolquer para festejar!

A.Torrante dijo...

Debo admitir que sentí una envidia tremenda por el viejo. No debe haber mejor manera de morir.
También envidié la capacidad del difunto de haber conseguido aunque sea llegar a un "que si que no" con una dama así.
Ahora si bien la señorita en cuestión tiene "issues" no hay duda que brinda una brisa de esperanza para los que pasamos los 50. Abrazo y gracias nuevamente por aparecer cada tanto. Un rayito de sol literario esporádico siempre bienvenido.

Anónimo dijo...

You'll find it a chef's time perіоd fоr 'a destination for almost everything and all kinds of things in its place'.
Home mаde bread iѕ not onlу effοrtless tο
make, but іt really is сοnsiderably better for you.
You might probably be the cаuse of obstacleѕ in yоur father's achieving success.

Here is my blog post :: old stone oven

Anónimo dijo...

You'll find it a chef's timе periоd
for 'a destination for almost everything and all kinds of things in its place'.
Ηomе made breaԁ is not onlу effοrtless to maκе, but it гeally is сonsidеrаbly bettеr fοr
уou. You mіght probably be the cause of obstacles in yоur father's achieving success.

my webpage: old stone oven

Yoni Bigud dijo...

Cerriwden: ¿Cómo le va? Tanto tiempo. Doy fe, pero de los forenses no se salva. Muchas gracias a usté.

Garriga: La suya es la edad ideal. Muchas gracias a usté.

Juanita: Y una Jesica cualquiera. Muchas gracias a usté.

Señor Carugo: Lo triste, lo verdaderamente lamentable, es el hecho de tener que depositar las esperanzas de un orgasmo en mi accidentada anatomía. Pero bueno, no sería la primera vez que duermo sin quedarme a dormir.
Tengo solo yoni rojo. Los otros ya los terminé.
Muchas gracias a usté.

A.Torrante: Y yo que estoy preocupado porque me falta un año y monedas para llegar a los cuarenta...
Las damas, este es mi parecer, son generosas y siempre dan oportunidades para todos. Pero bueno, yo soy de los que no saben aprovechar las ocasiones. Como Funes Mori.

Anónimo: Oh.

Anónimo: Oh.

Etienne dijo...

De este relato (y de todos los suyos anteriores) rescato una conclusión basada en mis observaciones: ¿cómo hace usted para tener amigas con las características inmejorables para ser modelos, princesas o chicas playboy? Mecacho hombre!

Humberto Dib dijo...

Bueno, debo reconocer que has tocado un tema que desde cierta edad me ha preocupado, pero también creo que llegado un momento, no hay mejor forma de encontrarse con la parca. El gran problema es el qué dirán, porque uno trata de ser... coqueto hasta el final. Imaginate el cuadro.
Un abrazo.
HD

Esilleviana dijo...

jajaja
eso es lo que pasa por tener una amiga de treinta y ocho años, proporciones alquímicas, rostro angelical y mirada malévola.
vaya... veo que Etienne se me ha adelantado, lo siento, pero ya no borro el coment jaja.

sin duda eres inteligente porque con tus propuestas extravagantes hiciste que tu amiga encontrara la única solución racional y más sensata :))

ya te echábamos de menos.

un abrazo :)

Yoni Bigud dijo...

Etienne: Muy simple: me las imagino.

Humberto: Que digan lo que quieran, al fin y al cabo...

Esilleviana: Por supuesto, la hice entender que había que servir un par de whiskys.
Muchas gracias a usté.


Un saludo.

Calavera dijo...

Chanchos.
La solución son chanchos (¿no vio Snatch?): tres chnachos morrudos son capaces de lastrarse un cuerpo humano en veinte minutos sin dejar rastros, hasta los huesos muelen y digieren. Eso si: hay que afeitar completamente el cadáver y sacarle los dientes, porque eso no se degrada.
La próxima vez que le presenter un criador de chanchos mirelo con más respeto.

Salud.

Etienne dijo...

y 14!!

Nefertiti dijo...

A menos que el departamento se lo haya puesto enterito el señor de quichicientos años, no entiendo que hacía una señorita de treinta y ocho, rubia, de proporciones alquímicas, rostro angelical y mirada malévola con el señor en cuestión (fiambre al momento del relato). Esperanzas de que la señora esposa pasara a la posteridad y el señor la desposara? Sus relatos siguen dando vueltas alrededor de relaciones con sponsor y jovenes rubias... me preguntó por qué...

Anónimo dijo...

CAPO

Yoni Bigud dijo...

Calavera: ¿Cómo le va? Tanto tiempo. No soy un experto en chanchos. Domino alguna que otra chanchada, pero de eso no paso. Muchas gracias a usté.

Etienne: Bien ahí.

Nefertiti: Tiene usted toda la razón con eso de la temática de mis últimos relatos. No sabría explicar el porqué. O sí :)

Anónimo: Oh. Muchas gracias a usté.


Un saludo.

Yoni Bigud dijo...

Y... 18.

Shimmy dijo...

Milanesa con whisky? Bueno, a esas horas y en ese contexto cualquier cosa es posible.
Me gusto mucho la frase que exige que se lo ponga en autos de la situacion imperante, carajo.
Imagino que su amiga debe ser muy cercana porque sino cómo le explica a su mujer que tiene salir urgente a las 2 de la mañana, carajo!
Le mando un saludo, carajo.

Rob K dijo...

Mucho me molestaría que requiriesen mi concurso físico y mental a hora tan inoportuna.

(Empero, resulta notable la velocidad con la que la proporción alquímica hace desaparecer la molestia...)

Salut, Yoni.

Dany dijo...

"cualquier otra cosa sería una obscenidad" ..dijo...
¿Pensó en otras cosas aparte de la milanesa?

Le mando un gran abrazo. Sepa que estoy llegano un poco tarde por motivos justificables.


Guillermo Altayrac dijo...

¡Me encantó!
Es una de las mejores cosas que te he leído, a mi gusto, claro. Está muy bien escrito y me has hecho reír mucho.
Respecto a tus comentarios en mi blog, espero que los problemas que decís has tenido con la policía no hayan tenido que ver con el cadáver del señor católico de cuatrocientos cincuenta años.
¡Saludos y gracias por pasar por allá!

Samain dijo...

Alguien ayer me dijo "Tenés cara de buena". Me hizo acordar a usted.

Hoy pasé por acá y, como siempre, me llevo un buen relato.

Saludos, Sr. Bigud.

Yoni Bigud dijo...

COMENTARIO GENERAL: MUCHAS GRACIAS A LOS POQUITOS QUE LLEGARON MÁS TARDE QUE YO.

SAMAIN: ME ALEGRA VERLA POR ACÁ DE NUEVO, AUNQUE MÁS NO SEA DE PASADA.


UN SALUDO.

Anónimo dijo...

gafas de sol rayban , [url=http://rayban.genin.jp/]レイバン メガネ[/url]
y las motocicletas Harley -Davidson , encendedores Zippo en [url=http://rayban.client.jp/]rayban サングラス[/url]
hate of as the plural is insignia of American culture. rayban English called Ray-Ban, [url=http://rayban.client.jp/]サングラス レイバン[/url]
Spark as fascinate, Disallow the public house, sunglasses dissuasion the glare of the clarification is essential. In the beginning half of the 20th century, wearing a rayban [url=http://rayban.genin.jp/]http://rayban.genin.jp/[/url]
lenses are the biggest names in the fun perseverance vitals, Gary - Agree to, Audrey Hepburn is its loyal. Promptly, rayban this trade-mark in the the craze of people's symmetrical conversancy with the law frequently. Wayfarer-style whey-faced encompass, red coffer, sooty sock, tortoiseshell ...... [url=http://rayban.client.jp/]http://rayban.client.jp/[/url]
distinctive rayban sunglasses build in Hollywood stars expression, with accoutre civilian clothes, appeared on abundant [url=http://rayban.amigasa.jp/]サングラス レイバン[/url]
ocasiones. Sienna Miller, las hermanas Olsen , Kirsten Dunst rayban y también lo son la columna vertebral .

Ila dijo...

This is awesome!