Extraña sucesión de infortunios que, poco a poco, fueron minando mi voluntad hasta transformar aquel viejo anhelo de triunfo en esta pacífica convivencia con el fracaso.

viernes, 6 de septiembre de 2013

COLOQUIO SOBRE LOS FANTASMAS Y ALGO DE TETAS


Síntesis del post: Fantasmas de verdad. Teoría. Gente grisecita. La sombra. Comprobaciones. Vasos agitados. Las tetas. Reflexiones sobre el alma.


Porque según lo que yo pude saber, los fantasmas de verdad no son entes incorpóreos que aparecen y desaparecen en la cocina, el dormitorio o algún pasillo oscuro según su propio capricho, sino que se encuentran al alcance de nuestra percepción en forma permanente. Están por todas partes, pero ocurre que hay que saber mirar. Y eso no es para cualquiera. Primero hay que entender que no existe en ellos la voluntad de comunicar nada, no hay asuntos familiares pendientes o intrincados sueños de venganza. Ni siquiera está la intención pura y simple de asustar al primero que pase delante. La cuestión es muchísimo más compleja, no sé si me explico.

Todo esto lo dice mi amigo con profunda convicción y un aire profesoral bastante reñido con el vaso de whisky que sostiene en su mano derecha. Mientras tanto yo lo escucho, compongo mi célebre rostro de prestar atención y lo refuerzo acariciándome la barbilla como suelen hacer los psiquiatras cuando quieren ocultar su monumental desinterés. Sin embargo debo aclarar que la mía no es una postura falaz, la teoría me resulta atrapante a muchos niveles y me genera un sinfín de interrogantes que pienso plantear ni bien se me permita introducir un bocadillo. Muy cierto es que ello puede deberse al hecho de que yo también sostengo un vaso de whisky en mi mano derecha, pero no me parece justo ni oportuno comenzar con esa clase de acusaciones en esta etapa tan prematura del relato. Seamos indulgentes y veamos hacia dónde nos lleva esta simpática charla, que interrumpir no es de gente educada y para desacreditar siempre sobra el tiempo.

Ahora a lo nuestro sin más, que hoy hemos elegido la modalidad del diálogo y —creo yo— la lectura se hará un poco más amena para todos esos vagos que suelen espiar la extensión del texto antes de abordarlo de mala gana.

— ¿Pero entonces los fantasmas son de carne y hueso, se pueden tocar? —indago apenas se produce el primer silencio.

— No, no —se defiende él—. Los fantasmas sí tienen esa esencia holográfica que se puede apreciar en cualquier película de terror. Lo que pasa es que no andan apareciendo y desapareciendo todo el tiempo.

— ¿Y cómo se los distingue?

— Hay varias maneras, pero lo fundamental es que son como más grisecitos que la gente común.

— Nosotros también somos gente grisecita —replico luego de beber otro sorbo de whisky—. Somos dos ignotos con familias convencionales, trabajos poco estimulantes y problemas triviales tomando unos tragos en un bar de mala muerte.

— Sí, sí, pero yo me refiero al color —corrige—. Tienen un aspecto terroso como el de aquellas botellas —agrega señalando unos licores colocados en hilera sobre una repisa espejada.

— ¿Y además del color, qué?

— Bueno, te puedo decir que por lo general pululan en lugares muy concurridos —dictamina mientras alza su vaso vacío, agitándolo para que la chica que nos atiende haga contacto visual y proceda en consecuencia—, pero la gente no repara en su presencia. Pasan desapercibidos, como un mueble, una mosca o una botella.

— ¿Eso es todo?

— Creo que sí. Ah, no… y además no tienen sombra, lógicamente.


En este punto lo miro con extrañeza. Lo que me desconcierta un poco es el orden que ha elegido en su exposición. Quiero decir, a mí lo de la sombra no me parece un detalle menor, algo para agregar al paso luego de hacer un esfuerzo de memoria. Aspecto terroso tenemos todos, según quién nos mire y cómo lo haga. También pululamos en sitios muy concurridos sin que nadie repare en nuestra presencia. O al menos nadie que nos importe. Pero la sombra es la sombra, viejo. Viene de fábrica. Es presupuesto necesario de la calidad de persona, caramba.

— Por ejemplo, ahora mismo tenemos un fantasma entre los presentes —prosigue misterioso al tiempo que ojea solapadamente los pechos de la señorita que llena los dos vasos—. Con los parámetros que te acabo de dar ya estás en condiciones de adivinar quién es.

— ¿Acá en el bar? —pregunto algo inquieto.

— Sí. Vamos a ver si aprendiste a mirar —desafía con una media sonrisa.

— La chica que nos atiende no es —sentencio como apertura de mi investigación—. Esas tetas no tienen aspecto terroso ni pasan desapercibidas, y además proyectan una buena sombra.

— No, no es —confirma alzando su vaso en una suerte de brindis imaginario—. Las tetas, no esas tetas sino las tetas en general, no tienen aptitud fantasmal.

— ¿Entonces una señorita con buenas tetas no puede morirse y volver como fantasma? —pregunto yo con algo de pena.

— Si son genuinas, no. Pero si tiene prótesis las pueden remover y mandarla de vuelta como una tabla —explica haciendo gala de una sabiduría bastante discutible.


Apuro mi whisky y comienzo un minucioso examen de la concurrencia. Una parejita joven que discute tomada de la mano, una señora con aspecto de estar buscando a su hija rebelde, tres chicas no demasiado agraciadas, un grupo de amigos abordando en la barra a una señorita cuyos atributos carecen de la más absoluta aptitud fantasmal, un calvo que bebe un chupito tras otro. No mucho más. Gente no muy grisecita en el sentido estricto de mi búsqueda.

— No hay caso, no lo veo —confieso desalentado.

— Hay que observar con calma —contesta él mientras reclama otra ronda agitando el vaso.


De pronto reparo en un caballero parado en el extremo más alejado de la barra. Debe tener unos sesenta o sesenta y cinco años. Es un mozo que otea cada rincón del establecimiento aguardando paciente que alguien lo llame a su mesa. Pero algo no encaja en la situación. Es un mozo de restaurante, vestido con un pantalón negro muy gastado y una camisa celeste de mangas cortas. Y tiene una bandeja redonda y plateada aferrada debajo de la axila.

Ahora bien, esto es un bar. Un bar nocturno. Y por lo que he notado en el largo rato que llevo sentado, para atender en este sitio hay que ser mujer, joven, bien bonita y con muy buenas tetas. Cero actitud y aptitud fantasmal.

— El mozo —susurro como queriendo evitar que me escuche.

— Sin duda —asiente él con una satisfacción casi paternal.

— ¿Vos decís que si me paro y me acerco no va a tener sombra? —indago dejando entrever que el de la sombra es el único detalle al que asigno un carácter confirmatorio.

— No tiene —asevera—. Pero si te vas a arrimar que sea sin que lo note.

— ¿Por qué?

— Porque se va a escapar para la cocina y ya no lo vamos a ver más. Y yo quiero estudiarlo un rato.


Comprendo el argumento pero aun así necesito una comprobación, por lo tanto me pongo de pie y me acerco dando algunos rodeos para despistar. Sin embargo cuando estoy todavía a unos cinco o seis metros de distancia se da media vuelta y se escabulle por una puerta que, supongo, conduce a la cocina.

— Te dije que se iba a escapar —me amonesta apenas regreso a mi asiento con el semblante abatido.

— Ya va a salir, vas a ver —me defiendo con la mirada fija en la puerta.

— No. Lo perdimos.

No le presto atención. En cambio reflexiono unos segundos acerca de esa posición de frontera que asume el alma cuando pierde el albergue del cuerpo y no acaba de fundirse en el éter. Ese estado al que asignamos una individualidad y dotamos de un nombre. Un fantasma, decimos con total naturalidad. Y no importa si luego nos enrolamos en la teoría de la aparición o pensamos que está allí todo el tiempo, por fuera de nuestra percepción.

Sin embargo el tema finalmente se agota y la velada se desvía hacia asuntos más mundanos. Las horas transcurren y la noche comienza a esfumarse entre vasos agitados y amenos contrapuntos.

— Me parece que no te creo —confieso en un rapto de sinceridad.

— ¿Qué cosa, Juan?

Mi amigo me dice Juan porque yo, en efecto, me llamo Juan. No sé si lo dije alguna vez.

— Lo del fantasma.

— Ah… eso. Allá vos.


La señorita sin aptitud fantasmal responde una vez más al llamado del vaso. Sirve de muy buen modo, aunque sugiere amablemente un punto final. Una botella y tanto le parece suficiente para una sola noche.

— ¿Te puedo hacer una pregunta? —le dice mi amigo con una mirada desinhibida.

— Por supuesto —concede ella.

— ¿Acá trabaja algún mozo hombre?

— No, somos todas chicas.

En el rostro se le dibuja la satisfacción del triunfo, pero no parece querer regodearse.

— ¿Y las tetas te vinieron de fábrica o las pagaste? —se despacha casi de inmediato.

Ella lo observa mientras enrosca la tapa de la botella. No está ofendida, lo hace sin dejar de sonreír. Sin embargo se percibe que evalúa la estructura de su respuesta.

— Ni lo uno ni lo otro —responde por fin—. Pero la pregunta estuvo de más. Hiciste dos.

Mi amigo sonríe con la vista perdida en el posavasos.

— Es fija que vuelve como una tabla — murmura una vez que ella se retira.

Me lo dice a mí, y sin embargo yo no le presto atención. En cambio reflexiono unos segundos acerca de esa posición de frontera que asumen las tetas cuando no son del todo propias ni del todo ajenas.

— Al fin y al cabo que vuelva como le de la gana. Pero que vuelva —sentencio luego de interminables minutos de meditación.

Y que el fantasma se quede en la cocina. Esto lo agrego ahora, mucho más lúcido y menos propenso a las actitudes y aptitudes fantasmales.


Tengan ustedes muy buenas noches.

20 comentarios:

Rob K dijo...

Sin sombra (!) de duda le digo que los fantasmas, en general, me asustan bastante. Y lo mismo me pasa con algunas tetas.

Salut, Yoni B.

Anónimo dijo...

capo

A.Torrante dijo...

Bueno, sin ir más lejos, está el famoso Fantasma de la B. Y los de la zona del Matador, lo tenemos más que presente. En cuanto al relato en sí hay que tener presente que este relato está fuertemente sustentado con la ingesta de bebidas "espirituosas", ergo las derivaciones son casi inevitables. Pero a diferencia de las películas de Boris Karloff se agradece el agregado de tetas, sirvió para morigerar la pavura. Espero ansioso su versión sobre las brujas y no me refiero a la familia Verón. Abrazo!

Dany dijo...

Su célebre rostro de prestar atención.....
Ahora se que vive del arte de la impostura.
Igual lo quiero. Ya es tiempo de una botella de whisky entre blogs fantasmas.
Abrzazo!

Dany dijo...

Quise decir abrazo....maldito whisky!!

Marta C. dijo...

No he podido llegar al final, lo siento. No me gusta mentir ni decir lo contrario de lo que pienso. Sin embargo volveré a probar con el próximo. Un abrazo.

laura dijo...

yo soy de las que espía la extensión del posteo, para qué le voy a mentir. Lo de la mala gana "lo dejo a su criterio"

en parte coincido con su amigo,digo, ni vienen a expiar culpas, ni a saldar cuentas y bla bla bla, pero que existen, existen, Algun día le cuento del que tengo en mi casa

lo leia y pensaba que uste vino cambiando bastante en los ultimos tiempos/posteos, está muy sueltito de palabras haciendo mencion a culos y tetas con total desparpajo (antes no lo hacía). O cambio mucho o siempre fue así y ahora lo demuestra...vaya una a saber

ah, una intriga, qué pasó con la anterior señorita que solía ponerle el pecho a las balas. No es la misma de ahora, toy segura

un abrazo Yoni, posteo loco y divertido

Etienne dijo...

Siempre supe que existían, más por una cuestión de convicción que por andar mirando la falta de sombra.
No les tengo miedo, si hace falta decirlo, aunque respeto si, no vaya a ser cosa que de paso a hacer lo que vienen a hacer, se les de por querer asustar también!
Y un dato para su amigo, rara vez una mujer se paga sus tetas; siempre consiguen inversores.
Abrazos!

Yoni Bigud dijo...

Rob K: Yo estoy igual que usted. Asustado con las cosas simples de la vida.
Muchas gracias a usté.

Anónimo: Capo vó.

Ato: Es que la idea no es asustarlos sino entretenerlos. Si uno lee sobre fantasmas y tetas, bueno, qué decirle... prevalecen estas últimas.
Brujas serán las que adornen el próximo artículo, entonces.
Muchas gracias a usté.

Señor Dany: Es tiempo ya. Claro que sí. Nos hemos divertido mucho, y nos queda camino por recorrer. Celebro eso.
Muchas gracias a usté.

Señor Dany: Un abrzazo.

Marta: Tenía yo en la facultad un profesor de derecho romano (muy anciano él, y muy dedicado) que luego de escuchar un breve fragmento de mi examen final miró a su ayudante de cátedra y le dijo lo siguiente: 'Lázaro, hemos fracasado'.
Lo que me llamó la atención (aparte de que me causó y me causa muchísima gracia la situación toda), digo, fue la enorme valentía para hacerse cargo de su fracaso. No dijo 'usted no aprendió'. Dijo 'yo no enseñé bien'.
Con esta estúpida anécdota quiero decirle que la culpa es mía. Que aprendí, al menos, aquella lección. Yo fracasé, en este caso, en su caso. Espero satisfacerla en un futuro.
Muchas gracias a usté.

Laura: Bueno, pero usté siempre está, más allá de su vocación de espía.
Existen, sí. Además me gusta pensar que así es.
Supongo que lo de las menciones es porque luego de tanto tiempo ya hemos entrado en confianza.
Muchas gracias a usté.

Etienne: Sana actitud la suya. Hacia los fantasmas, claro está. De su actitud hacia las tetas no puedo dar mayores precisiones, pero le sugiero más compromiso que en el otro caso.
Muchas gracias a usté.


Un saludo.

Juanita is dead dijo...

Pero si no tenés tetas y si sombra?


Yoni Bigud dijo...

Juanita: Si tiene sombra no es fantasma, más allá de su aspecto vivaz o terroso. Si no tiene tetas corre el riesgo serlo alguna vez. Quiero decir... volver, la van a dejar volver. En todo caso vamos viendo.
Muchas gracias a usté.

Laura (II): Me olvidé de confirmarle que la señorita que pone el pecho a las balas es nueva en este espacio. Creo firmemente que lo hace mejor que la anterior, por ello el cambio.


Un saludo.

Marta C. dijo...

Una anécdota muy interesante. Pocos son los profesores dispuestos a decir algo así. Te lo digo porque yo he sido profesora casi 30 años. Estoy jubilada por enfermedad. Cuando un profesor (solían ser de matemáticas) suspendía al 90% de sus alumnos, yo siempre me preguntaba: ¿No se dará cuenta de que el problema lo tiene él/ela, no sus alumnos? Así que chapó para tu profesor de Derecho Romano.
En otro orden de cosas, y para tu descargo, te diré que uno de los efectos secundarios de la medicación que tomo es la dificultad para leer, para concentrarme en un texto "algo complejo". Así que si te parece lo dejamos en un 50% para cada uno.
Me gusta tu manera de contestar a los comentarios. Pareces una persona afable. Pero cuando escribes, no es que no me guste, es que me estaría horas desentrañando el texto. Algo que, por otra parte, reconozco que tiene su mérito. No todo el mundo es capaz de dar tantos rodeos para decir algo.
Un abrazo.
Volveré porque no me gusta dejar asignaturas pendientes. Por cierto, supongo que acabarías aprobando el Derecho Romano ¿no?

La Novia dijo...

Fantasmas, lo que se dice fantasmas hay miles...
No todos son de aspecto terroso, saben camuflarse muy bien algunos, tal vez fuera el whisky el que le alteró la percepción... O le tocó alguno de ese color...
Lo de las tetas no lo entendí...
La chica de las balas actual tiene mejor actitud, coincido!!!
Saludos a usté y su amigo profesoral...

La Novia dijo...

y 14

Esilleviana dijo...

buenas noches :)
mañana regreso.

Javier F. Noya dijo...

Mire que siempre se aprende algo, don Yoni. La prominente delantera confirma la existencia carnal, y de allí, entonces, a la conclusión de que la huída de una señorita sospechosa es síntoma de que no somo galanes, o comimos provenzal. Abrazo.

Viejex dijo...

Este peculiar experto en expectros es alguno de sus cófrades en su sociedad secreta? Me jugaría que se trata del chamán.

Viejex dijo...

Y 18.

Guillermo Altayrac dijo...

¡Muy buen texto!

Me encantó la imagen del camarero fantasma fuera de contexto junto a las camareras pulposas.

Y me encantaron las reflexiones sobre la "posición de frontera que asume el alma cuando pierde el albergue del cuerpo y no acaba de fundirse en el éter" y sobre "la posición de frontera que asumen las tetas cuando no son del todo propias ni del todo ajenas."

Y aprovecho para decirte, aunque no recuerdo si ya te lo dije, ya que estamos hablando de tetas, que me gustaba más la anterior chica que le ponía el pecho a las balas. A esta dile que se vaya.

Yoni Bigud dijo...

COMENTARIO GENERAL: MUCHAS GRACIAS A TODOS.

UN SALUDO.