Extraña sucesión de infortunios que, poco a poco, fueron minando mi voluntad hasta transformar aquel viejo anhelo de triunfo en esta pacífica convivencia con el fracaso.

viernes, 8 de agosto de 2008

A VER SI NOS ENTENDEMOS DE UNA VEZ...


Este Homo Sapiens está solo en su casa por primera vez en más de cuatro años. Su mujer y su pequeña hija han decidido tomarse quince días de vacaciones para visitar familiares lejanos en geografías aun más lejanas, convirtiéndolo en el amo incuestionable de aquellos espacios que por lo general se ve forzado a compartir.


En vista de este nuevo estado de cosas que solo la gente malintencionada puede ignorar, las reglas del hogar se han modificado un poco:


COMUNICADO NÚMERO UNO: Este ser profundamente antisocial NO atiende el teléfono. Nunca. No insista. Fue por eso que invirtió tanta plata en el contestador automático; y si usted presta un mínimo de atención al mensaje grabado en vez de repetir para sus adentros las palabras vacías y sin sentido que me va a dedicar apenas oiga el "bip", se dará cuenta que el mismo es sumamente agresivo, y se encuentra orientado hacia un desaliento sistemático de los cargosos.


COMUNICADO NÚMERO DOS: Tanto el inmueble como el individuo que lo puebla poseen su certificado de higiene en regla. Sin embargo, aquí no somos fanáticos.


COMUNICADO NÚMERO TRES: Este inmueble es un espacio libre de vegetales destinados a la ingesta.


COMUNICADO NÚMERO CUATRO: No existen más reglas. Aquí no somos señoritas.


Quedan ustedes debidamente notificados.


He dicho.


Dato curioso y, por cierto, bastante irritante: En esta primera semana de soledad fueron tres las personas que, haciendo caso omiso del comunicado número uno, se sacaron chispas por dejar el mensaje más largo del mundo en mi contestador automático. Dos de ellas incluso se ensañaron tanto con la indefensa maquinita, que llegaron al final del espacio disponible sin haber expresado todavía el motivo de su llamado. Pero la ganadora (una tía lejana de mi mujer), mostrando la madera de los verdaderos campeones, marcó de nuevo y completó su mensaje en dos minutos finales para el recuerdo. Una pesadilla que tuve la desgracia de escuchar en vivo.

14 comentarios:

Stella dijo...

Bien, por fin ud es amo y señor!
Yo estuve sola una vez, lo recuerdo bien, porque fueron solo unas horitas y pasaron demasiado rápido!
La felicidad de estar un tiempito solo es comparable con comerse un cucurucho de dulce de leche granizado y tramontana, bañado en chocolate!

Besitos

La sabiduría de Pato dijo...

Para cuando llegué al dato curioso ya tenía los ojos llorosos de tanto reirme del comunicado número cuatro, definitivamente si en algún momento necesito reglas, te tendré que avisar.
Saludos!

Mona Loca dijo...

Cosas para hacer cuando el cónyuge y la prole están lejos:
1- Andar por la casa en paños menores.( rascado opcional)
2- Comer cualquier porquería en el living sosteniendo el plato con la mano y tratando de que no se caiga nada sobre el sillón, mientras mira una de llorar ( o de guerra, o de lo que prefiera y no lo dejen)

3- No le digo no atender, pero por lo menos FILTRAR los llamados...sobre todo, los de la tía lejana.

4- No atender el portero eléctrico.

5- Y,en mi caso, como madre de familia y esposssa: NO ATENDER A NADIE PARA RESOLVER NINGUN TEMA: Que se acabó el jabón, que la tarea de primer grado ( ni la de cuarto), que qué ropa se ponen para salir...y menos que menos, qué comemos hoy!

Yoni Bigud dijo...

Stella: Es cierto; por fin soy Arnaldo André.

Pato sabio: Con gusto colaboraré con usted. Pero cuidado, que mi intransigencia es famosa.

Mona: Lo que más cuesta es borrar las huellas. A esta altura mi sillón se encuentra en estado terminal. Cuando llegue mi mujer me va a colgar de las pestañas.

Gracias a todos.

Un saludo,

Briks dijo...

AAAHHH!!!!
el control para vos solo!!

la musica que VOS queres escuchar y al volumen que VOS queres escuchar

andar en bolas en la cocina, el linving y por donde se te cante


que placeeeerrrrrr

Yoni Bigud dijo...

Señor Briks: Es cierto. Lo importante es recordar vestirse cuando uno decide salir a la calle en busca de provisiones.

Un saludo,

CLAUDE dijo...

Uh, no, contestadores no, me anulan, nunca puedo terminar bien el mensaje, se me termina el tiempo, y luego lo intento de nuevo y termino diciendo cosas como “la concha de tu madre, aparato de mierda”.

Caia dijo...

cosa loca.. el ser humano, cuando esta solo añora no estarlo, y cuando no lo está añora estarlo.. parte de lo que somos?
anyway.. me encanta compartir muy buenos momentos y a la vez disfrutar de momentos sozinha. kisses.

Yoni Bigud dijo...

Claude: Curioso. Puede ser porque uno, frente a un contestador, se siente como dando examen. Trate de controlar sus impulsos.

Caia: Es cierto. El Ser Humano está diseñado para desear. Y lo hace muy bien.

Un saludo,

Estrella dijo...

Y sí, un poco te envidio. Cuando muuuuy de tanto en tanto me quedo sola, no quiero que se termine el día, porque es el día-de-hacer-lo-que-quiero: no preparo comida, EL CONTROL REMOTO es mío, me duermo a las cuatro de la mañana, acampo en la cama con mil cosas... y cuando extraño, ya están todos de vuelta.
No sé qué digo, creo que una sola vez en mi vida, me quedé sola, sola, sola.
A disfrutar!

Vill Gates dijo...

Jaja, tendrías que haber puesto acá el audio del contestador.
la mejor de todas las reglas, la que las anula a todas,
Saludos!

Yoni Bigud dijo...

Estrella: Creo que me regalé todas esas pequeñas cosas, así que estoy seguro de que no me ha quedado nada en el tintero. Igual, mi pequeña aventura de quince días llegó a su fin el domingo.

Vill: Cuando esté más familiarizado con el internessss lo incluiré. Hoy todavía soy un analfabeto informático.

Un saludo,

RELATO DEL PRESENTE dijo...

Quiero dos días así.

Yoni Bigud dijo...

Relato del presente: Anhelos... todos los tenemos; pero esto depende de la suerte.

Un saludo,