Extraña sucesión de infortunios que, poco a poco, fueron minando mi voluntad hasta transformar aquel viejo anhelo de triunfo en esta pacífica convivencia con el fracaso.

viernes, 15 de agosto de 2008

IN MEMORIAM


Estrategias marketineras vanguardistas.


En el mes y pico de vida que acaba de cumplir este espacio, esta que estoy a punto de contar es la tercera anécdota que tiene como escenario a un tren de la línea "A" del subterráneo, o algún terreno relacionado en forma directa con la empresa Metrovías. Yo sé que corro el riesgo de que ustedes acaben pensando que vivo en el andén, pero ocurre que lo de hoy no lo puedo dejar pasar alegremente. Tengo la necesidad de transmitirlo, y contra eso no se puede.


Breve reflexión previa: Es preocupante que buena parte de los incidentes que me tienen como protagonista, o incluso como actor de reparto, ocurran bajo tierra.


A lo nuestro:


Esta mañana, mientras aguardaba en la estación Acoyte la llegada del eternamente demorado subte "A", fui abordado por una promotora de curvas agresivas y ojos intensos a la que dediqué uno de mis peores recibimientos. No desde la palabra, por supuesto; pero sí desde el semblante.


¿Una promotora de qué? se estarán preguntando ustedes, inocentes palomitas. Curiosamente, las palomas no son del todo ajenas al motivo de este solapado abordaje. Por lo que parece, algunos licenciados en marketing, publicistas y empresarios, poseen un fino sentido irónico. Y han decidido aplicarlo de lleno en sus estrategias comerciales. En este mundo cínico en que nos toca vivir, la ironía se cotiza cada vez mejor, y rinde sus buenos dividendos.


¡Una promotora de qué Yoni? ¡Hable de una vez!


Sí sí, perdón. Una promotora de un cementerio privado. O varios, porque estaba el Jardín de Paz, El Memorial y otros nombres a los que, envuelto ya en mis profundas reflexiones al estilo Kung Fu, no presté demasiada atención.


Estos señores, auténticos estudiosos de su negocio, han decidido -con mucho tino- que el mejor sitio para vender una parcela es, justamente, debajo de la superficie terrestre. Sería como vender trajes de astronauta en la luna. Brillante. Genial. Asombroso. Aunque un poco intimidante. Incluso montaron un coqueto stand en el que reparten unos simpáticos folletos a los pocos valientes que se arriman.


Vuelvo a la promotora, a quien había abandonado justo en el instante que comenzaba a victimizarla con mi reconocida agresividad gestual.


La tenaz veinteañera no se deja intimidar por mi mirada, y aprovechando que la apretada multitud dificulta mi huída, realiza una encendida defensa de todos los beneficios que podré disfrutar apenas tenga la suerte de morirme. Me niego y ella insiste, acostumbrada a tratar con las más bajas emociones humanas. Corro y me sigue el paso gritando a los cuatro vientos una generosa oferta que incluye mármol de Carrara para la lápida, y césped de Dublin de riego semestral.


Finalmente me arrojo dentro del tren y logro escapar de ese destino casi impuesto.


Una mujer de mi edad, de una belleza muy lograda -más amiga del esfuerzo que de la naturaleza- me sonríe gozosa de mi alivio. Debajo de sus manos cruzadas sobre una carpeta negra asoma el folleto con el logo de la palomita.


Está bien, lo admito: Soy un cobarde. Pero esa última ironía estuvo de más.

27 comentarios:

capitanfla dijo...

El sexo y la muerte son temas atractivos.

¿Al menos estaba buena la promoturra?

Mona Loca dijo...

Tiene su justicia poética, como bien captó usté.

Menos mal que se arrojó ADENTRO del tren, y no DEBAJO.

Sobre todo considerando que al final no se había comprado la dichosa parcela!!

Yoni Bigud dijo...

Estaba bien, pero sin exagerar. Usté sabe que el rubro "promotoras" es muy rico en ese aspecto.

Un saludo,

Yoni Bigud dijo...

Es cierto Mona. Y si me hubiera arrojado debajo, habría necesitado más de una parcela.

Un saludo,

m. dijo...

y mientras estás vivo, te dejan usar el lote? plantar unas papas, qué sé yo. O si se pone feo, una carpa, una soga para la ropa y un fogoncito.

m. dijo...

esta es de jodida nomás, veo que tenés el coso ese de escribir bien, bueno, si bien esto no es ortografía, me siento compelida a comentar que "protagonista principal" es una redundancia, protagonista quiere decir el personaje principal. Eso nomás, con buena onda eeeeh

Yoni Bigud dijo...

m.: Tiene usté razón con eso de lo principal y lo accesorio.
En cuanto a lo demás, yo la usaría de baulera.

Un saludo,

Stella dijo...

La desventaja de comprase una parcela, es que uno debe dejar de usar la simpática frase "No tengo donde caerme muerto"

Por otro lado, las promotoras que te paran en la calle, o en el super, o en cualquier lado, son un embole!
Creo que deberían cambiarlas a todas por promotores varones, asi una escucharía con mas gusto, o al menos, disimularía un rato y largaría cada tanto un "ajá", "no me digas!!", "que interesante!", etc.

Un beso

Estrella dijo...

Muy buen relato, como si lo estuvieras contando en vivo y en directo. Puder ver a la promotora, el escenario oscuro y a vos, con cara de atrapado sin salida.
Hay todo un mundo por allá abajo.
Pero digámoslo: las promotoras, los promotores, LAS PROMOCIONES agresivas son insoportables acá, allá o más allá.
Buen fin de semana, lejos de los subtes!

no tan iguales dijo...

Las promociones impuestas son de por sí insoportables en cualquier ámbito. Ahora: ¿a quién se le ocurre promocionar una cosa tan seria en un lugar estrictamente de paso como el subte? No se me ocurriría ni en el más alejado delirio andar publicitando ahí nada menos efímero que un chupetín.
Para colmo tengo prejuicios con los cementerios privados, lo que me ha llevado a alguna que otra discusión familiar respecto del destino final que, llegado el momento, recibirán mis abuelos (a los que no les falta tanto, vamos). Soy partidaria la inversión y el gasto en vida, más tarde no me enteraré ni me importa, por mí que me echen en la plaza.

no tan iguales dijo...

Me siento en la obligación de aclarar el punto referido a mis abuelos porque sospecho que he quedado como una desalmada. La cosa es que a mi tía se le ocurrió "regalarles" inconsultamente una parcela paqueta cuya erogación después pretendió prorratear entre los hijos. Yo (a favor de mi padre) opiné que la compra me parecía una tilinguería, sobre todo viniendo de quien hace meses que no aparece a visitar a mis abuelos que todavía están vivos (por ahora).

Briks dijo...

la promotora no estaba para "matarla", de lo contrario ud. hubiera procurado "enterrarla" sin miramientos, cosa imposible ya que el miembro misil estaba "muerto".
lo mejor fue no hacerse el VIVO


CUAK

Yoni Bigud dijo...

Stella: ¿Qué nos queda después de que nos quitan esa frase?
En cuanto al sexo de los promoteres, sigo prefiriendo que hablemos de promotoras.

Estrella: Son insoportables, sí. Y mucho más cuando el requisito sine qua non es que uno esté muerto.

No tan iguales: No aclare, por favor. Adhiero a su postura.
¿A quién se le ocurre regalar una parcela? ¿Era navidad? ¿Era el cumple? Da lo mismo...

Señor Briks: Tengo que leer con atención su comentario, pero a esta hora ya estoy muerto.

Un saludo, y gracias a todos,

Caia dijo...

Hace un tiempo a mi vieja se le ocurrió comprar una parcela en un cementerio privado de mi ciudad natal. Aún no entiendo bien por qué ya que piensa, como casi toda la flia, hacerse cremar. Quizás fue por inversión, quizás por no escuchar más a la promotora, quizás, simplemente por tontona. Hoy en día tiene que pagar expensas anuales de la parcelita, encima la ha querido vender pero nadie compra.. Todos huimos del pensamiento de la muerte? Beso.

Vill Gates dijo...

Ellos dicen que piensan en lo que nadie quiere pensar y en parte es cierto.
Parece ser que evitamos meditar aquello que nos asusta y necesariamente aparecen los "pensadores", que nos muestran que esas realidades están allí aunque demos vuelta la cara.

Yoni Bigud dijo...

Caia: Supongo que es cierto, todos huimos.
De cualquier modo yo ese problema no lo tengo: Ya me cremó Luke. Cuac.

Vill: Hay cierta gente con la que uno, tarde o temprano, termina tratando. Pero claro... perfiero que sea tarde.

Un saludo,

CLAUDE dijo...

¡Yoni vive!
¿No sería mejor estrategia tratar de convencer a los parientes en vez de tratar de convencer al futuro muerto? Digo, el futuro muerto piensa: “¿Qué me importa, si yo no voy a estar?”, en cambio los parientes piensan: “Que el lugar del cementerio sea lindo, que esté limpio, que haya flores”, etc.

Yoni Bigud dijo...

Claude: Lo que ocurre es que el marketing está desarrollado, pero no a fondo. Se han dado cuenta de muchas cosas, y otras tantas se les han pasado por alto. Lo que usted señala sería algo así como la carta de Poe.

Un saludo,

m. dijo...

sería como el último regalo que uno les deja a los parientes, no? un lugarcito agradable donde puedan ir a llorarlo a uno. Y con todos los trámites ya hechos.

Viviana dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Viviana dijo...

Un Meme listo se anuncia para vos en
http://sentires.wordpress.com/2008/08/17/respondiendo-a-un-meme-de-matrix/#comment-1666

Creo que este es más claro...¿podrías borrar el anterior por favor? (soy malísima con estas cosas ¡Dios!)
Saludos2

Yoni Bigud dijo...

Vivi: Ya me interiorizaré del asunto y procederé en consecuencia. ¡Muchas gracias!

Un beso (¡qué liberal que estoy!),

Yoni Bigud dijo...

m.: Sí... a mí que ese regalo no me lo hagan. Por más pastito que le pongan alrededor, el lugar sigue siendo el mismo. Es como pretender arreglar a Mercedes Sosa con unos cuantos cosméticos y un buen vestido.

Un saludo,

Little Butterfly dijo...

Ahora en entiendo su permanente pesimismo, es que la mala suerte lo acompaña.

Esas chicas de la palomita parecián como de una secta, sonreir mientras uno lo está pasando mal me suena morboso.

Lo que convalido es eso depromoturra, exigo respeto por la que era mi profesión de verano hace apenas 4 años.

(aunque confieso que promocionar agua mineral Villa del Sur al menos es más vivo y natural que promocionar la muerte)

saludos!

Yoni Bigud dijo...

Pequeña mariposa: La mala suerte me acompaña, es cierto. Mire que éramos muchos en ese andén...

En cuanto a su ex trabajo de verano, se me ocurre que aquellas promociones suyas estaban en las antípodas de la que yo sufrí. El agua y la tierra. La vida y la muerte....

Un saludo,

Cruella De Vil dijo...

Como estrategia para captar "nuevos socios" podrían incluir señores con físicos privilegiados, no?
O nuestro dinero no vale, caracho?

Me voy a ir a quejar con la Lubertino!
>=(

Yoni Bigud dijo...

Yo creo que lo hacen porque la esperanza de vida de las mujeres es mayor. Y porque un buen par de tetas tracciona mejor que un pantalón abultado.

Un saludo,