Extraña sucesión de infortunios que, poco a poco, fueron minando mi voluntad hasta transformar aquel viejo anhelo de triunfo en esta pacífica convivencia con el fracaso.

jueves, 2 de abril de 2009

DEFINICIONES

Síntesis del post: Salida del libreto. Definiciones personales. Mal humor.

Foto hurtada del blog "Palabras chinescas", que a su vez la sacó del diario Crítica


Cuando en julio del año pasado se me cayó este blog del cerebro como un acto espontáneo, pensé que era una buena forma de canalizar un costado más o menos oculto de mi personalidad. Y realmente lo es. Lo sigo pensando. Siento que aquí, entre gente que en más o en menos ha recorrido el mismo camino, tengo una oportunidad de expresar lo que soy, y no lo que tengo que ser, o lo que me demanda el mundo exterior.

No me arrepiento.

Sin embargo, también siento que cuando uno, después de mucho predicar, se exhibe tal cual es y decide mostrarle al otro algo que no formaba parte de su intención primitiva, por lo general desilusiona. Eso, por supuesto, si es que antes fue capaz de crear alguna ilusión, y no estoy seguro de que sea el caso.

De un modo u otro, tampoco me arrepiento de lo que sigue. A veces las circunstancias nos exigen una definición, y en ese momento, el que sea, hay que saber estar a la altura. Una cosa que jamás voy a hacer es comprarle palabras bonitas al primero que pase. Las palabras se regalan, y como todo regalo, deben acercarse a los oídos de quien uno estime que las merece. Y de nadie más.

Decía hace tiempo un célebre escritor –mi más cara debilidad- que en política (y en la vida, agrego yo), como en Internet, cualquier indocumentado afirma cualquier cosa, y no pasa nada. Es lo bueno que tienen estos ambientes promiscuos. Cuantos más somos, más nos reímos.

Y cuánta razón tiene.

Ayer a la tarde, de pura casualidad y a propósito de un asunto que nada tiene que ver con este, decidí escribir unas humildes palabras acerca de la tolerancia en un blog amigo. No importa cuál. No es importante. El caso es que hoy, menos de veinticuatro horas después, me toca sentir que no soy consecuente con esas palabras. Que no presento un digno homenaje a la figura que quiero homenajear. Que por más objetivo que intente ser, hace ya mucho tiempo que tomé partido, y ese es un hecho que no tiene vuelta atrás.

Soy radical. Sí. Aunque suene anacrónico. Lo soy desde que tengo uso de razón. Por formación familiar. Por convicción. Y por otras razones que no siento deseos de explicar aquí, en mi propia casa.

Pero esa circunstancia personal no tiene ninguna importancia. La menciono, justamente, para darle un argumento sólido a aquel que desee vincular mis definiciones como ser humano a mi posición política, a partir de hoy, absolutamente indubitable.

Creo que el hecho frío de la muerte merece respeto, no palabras chiquitas.

Creo que el reconocimiento popular espontáneo merece respeto, no argumentos de ocasión.

Creo que algunos personajes merecen respeto, porque superan nuestra propia definición política.

Creo que algunos hombres están más allá de nuestras palabras. Si las elegimos bien, no pasan de ser un triste homenaje. Y si las elegimos mal, inoportunamente, nos revelan en nuestra pequeñez. Nos rebajan. Nos exponen a un ridículo que no tiene defensa.


El mundo está repleto de gente chiquita, pero por suerte algunos individuos son enormes. Tanto, que nos hacen ver como un granito de arena.

Quiero aportar, desde el sitio en el que me toca estar, a ese homenaje que me supera. No quiero, justo hoy, mostrarme en mi pequeñez. No quiero verme ridículo. Ya tuve suficiente con algunas cosas que leí por ái.

Aclaración: En el día de ayer, al igual que hoy, anduve dejando algunas palabras a modo de contrapunto en el blog de Claude, individuo al que tengo en altísima estima. Estas de hoy nada tienen que ver con lo que allí leí. Es solo que al ser uno de los pocos espacios en los que emití opinión en disidencia, no quería dar lugar a un malentendido. Solo respeto.


Tengan ustedes muy buenas tardes, y sepan disculpar el exabrupto.

21 comentarios:

Briks dijo...

que se puede agregar?

cualquier cosa que diga sonará a desatinada

no te conozco
no se de tu pasado, ni de tu presente (mucho menos de tu futuro - a pesar de mi ultimo post)

pero cada vez que te leo, cada-vez-que-te-leo, siento que sí te conozco
que sos el amigo que tengo lejos o el pibe que jugaba al futbol conmigo

cosas que transmitis cuando escribis...

permitime sumarme y ser otro granito de arena

GRACIAS

Almafuerte dijo...

Conmovedor, y muy justo. Salió redondo.

En éstos días me pregunto: ¿cómo hacemos con tanta irreverencia estúpida, tanta falta de respeto y de sensibilidad? ¿Cómo nos volvimos tan petulantes, guarangos e insensibles?

Alguien dijo que una característica del mediocre es no reconocer ninguna superioridad y vanagloriarse de no reverenciar nada. Ud. ha expresado todo lo contrario.

Saludos!

Crazygirl dijo...

No tengo mucho q decir...ya lo dijiste todo...solo te digo q este es tu rancho y aqui puedes hacer o decir lo q quieras...

cerriwden dijo...

Querido yoni
Es de valientes lo suyo y de gente de bien.

El problema es que ya no hay tanta gente de bien como debería.
Si la misma gente que le critica la crispación a los k no puede aceptar que la gente, a su manera envió un mensaje;no sé por donde anduvo.
Pero esta bien tomar posición.
Lo felicito.
Y le mando ,muchos besos.

Gabriela dijo...

Recuerdo que a Alfonsìn se lo conocìa justamente por sus largas caminatas a solas con sus pensamientos por los jardines de Olivos.

La tolerancia es una de las cosas que màs escasean en este mundo, ya el hecho de que escribas esto te hace poseedor de una porciòn.

Tu lado humano es muy bonito. Sabélo.

Vulgar dijo...

A muchos nos pasa con EL.. oh si.

Estrella dijo...

¿Por qué no? Me parece perfecto lo que has hecho. Me gustó.

La condesa sangrienta dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
La condesa sangrienta dijo...

Las palabras siempre resultan chiquitas para homenajear a un gran hombre. Pero lo has hecho muy bien!
beso grande.

dondelohabredejado dijo...

He leído en algunos blog palabras muy pequeñas, y también faltas de respeto terribles. No me dio el cuero para comentar, porque cuando una está dolorida es mejor cuidar las energías, qué sé yo.
Leer tu post me repara esas otras palabras que he leído.
Gracias por este post, por tu claridad, por tu respeto, por tu homenaje.

Caia dijo...

Hola Yoni, gracias, simplemente gracias. Sí, también leí muchas cosas por ahí, creo que así como esas personas sacan de contexto el momento político del país en el momento en el que gobernó Alfonso, ud. debería tener en cuenta la ideología de los blogueros que lee. Decidí quedarme con mis recuerdos y además, uno con el tiempo aprende a que es inútil discutir de política, y que lamentablemente, si este país tiene hoy los gobernantes y políticos que tiene, alta responsabilidad es nuestra, del pueblo. Un beso.

Stella dijo...

Creo que el respeto, en estos casos, es dejar que la gente vele a sus muertos en paz!
Del resto se encargará la historia.

Un abrazo!

Mona Loca dijo...

Mire, amigo ( me permite llamarlo así?): yo creo que este es un buen espacio para decir lo que quiera decir.

Así que no tiene que disculparse.

Yo me permito decirle una sola cosa: no intente ser objetivo. No lo logrará. No insista, hombre.
Y por eso puede opinar y decir cuanto quiera, y ponerse del lado que mejor le parezca. Y es respetable.

De mi parte, ya sé que no es objetivo, pero sí es coherente. Y no es un tema menor.

Ayer leí muchas cosas sobre el tema y la personalidad a que hace referencia. En algunos casos, eran tristes, por lo paupérrimas.
Ni les dejé mi opinión.
Yo creo que las opiniones no se regalan, se ofrendan a quien las merece.

Para mi, usted lo merece.


Un beso

Mona Loca dijo...

...Y 14

Claude dijo...

Le cuento una cosa, Yoni: yo también soy radical, aunque en un sentido estrictamente primigenio —y quizá muy idealizado—. Lo mío es el purismo constitucional, la mística de los levantamientos, la idea de un país de progreso institucionalmente moderno y de una ciudadanía propiamente dicha, dispuesta hacer valer sus derechos tanto en los actos libres de la vida civil como, de ser necesario, en la toma de las armas (cosa, esta última, que requiere un amplio convencimiento general, porque de lo contrario sería algo faccioso y sedicioso; como sea, es una posibilidad que no me gustaría ver convertida en probabilidad, porque para eso sería necesario un deterioro muy doloroso de la vida pública). Le dejo un sentido saludo desde la disidencia.

Maria Rosa dijo...

El Dr. Alfonsín merecía y merece respeto.

Cualquiera ante la muerte respeta... o eso suponíamos, porque a mí me pasó igual.

Leí cada cosa que no lo podía creer. Más allá de banderísmos políticos ¡¡No podía creer lo que leía!!
Tanta falta de empatía junta,tanta falta de un mínimo respeto me dejaron descolocada y no pude decir nada.
Directamente no quise comentar en esos lugares, pero me sirvió para separar las aguas y saber que cosas no debo volver a leer, ni a que blogs no voy a ir más.

También ya las venía separando (las aguas) con la fecha del 24 de Marzo por muchas cosas que leí, y porque cuentan una parte de la historia como les conviene a ellos. Los recuerdos y la Memoria la tiene solo para victimizarse, cuando sabemos que no eran bebés de pecho .... me estoy llendo a la banquina. Stop.


.......... Y no puedo encontrar mi boina blanca! ¿Donde la habré dejado????

Yoni Bigud dijo...

Señor Briks: Gracias a USTED.

Almafuerte: Bienvenido y muchas gracias. En breve pasaré a visitar su casa.
Supongo que hoy por hoy es demasiada la gente a la que le resulta cómico no creer en nada (cosa que además, en el fondo, no es cierta).
Vanagloriarse de no reverenciar nada... esa es una descripción muy atinada.

Crazygirl: Muchas gracias.

Cerriwden: Yo creo que anduvieron por los mismos sitios que el resto, miraron y les resultó intolerable. Pero no de la forma que pretenden mostrar, sino de una mucho más miserable.

Gabriela: Gracias por sus palabras. Recuerdo las mismas cosas que usté.

Vulgar: Salud.

Estrella: Muchas gracias.

Comentario suprimido: Hola.

Condesa: Gracias por pasar.

Dondelohabredejado: Bienvenida, y gracias a usté.

Caia: Gracias a usté. Es cierto eso de que debería tener en cuenta algunas cosas mientras navego, pero, créame, soy extremadamente difícil de influenciar. No les tengo tanto miedo a las ideologías, sino más bien a los imbéciles. Contra esos no queda otro camino que pelear. No hay razonamiento que valga.
Gracias de nuevo.

Stella: Muy cierto lo que dice. Yo supongo que en este caso la historia ya está dando sus pistas.

Mona: Muchas gracias por sus palabras. Y sí, le permito. Claro que sí. Yo ya la llamo de esa forma hace tiempo.

Mona: Eso es de buena amiga.

Claude: Comprendo lo que dice. Insisto en que le va a interesar lo que tengo para postear sobre Leandro N. Alem. Le dije la semana que viene, pero otra vez creo que se va a posponer un poco. No lo tengo listo, y estoy muy mal de tiempo.
La disidencia es sana.

María Rosa: Muchas gracias. Bien pisado ese freno.
¿Sabe que yo tampoco encuentro mi boina? En serio, en una época tenía una que venía de la casa de mi padre, pero ahora no sé dónde está.

Un saludo a todos.

Yoni Bigud dijo...

Y... 18.

Maria Rosa dijo...

¿Que pasa con el 18 en cuesto blosss??

Porque no es la primera vez que lo leo y no sé de que se trata.

¡¡Quiero saber la verdatt de la milanesa!!


=D

no tan iguales dijo...

Llegué tarde, pero no puedo dejar pasar este artículo sin decirte que me conmovió tu personal homenaje, a pesar de que soy de conmoción difícil. No ha sido fácil después de tanta sandez y tanta frase vacía repetida hasta el hartazgo estos días.
Me encantó conocerte un poco más y descubrir que, además de escribir tan bien, sos un buen tipo.
Besos

Yoni Bigud dijo...

María Rosa: En realidad no es el 18 sino el 17. Y no es el 14 sino el 13. No me gusta que quede ese número de comentarios, y entonces recurro al comentario supletorio. Casi siempre es mío, pero a veces hay almas generosas que lo hacen por mí.
Ahora que ya lo sabe... ¿no me deja la milanesa?

NTI: Muchas gracias por sus palabras.

Un saludo.