Extraña sucesión de infortunios que, poco a poco, fueron minando mi voluntad hasta transformar aquel viejo anhelo de triunfo en esta pacífica convivencia con el fracaso.

jueves, 11 de febrero de 2010

DE CATALEJOS, TELESCOPIOS Y OBSERVATORIOS

Síntesis del post: Una historia que no es un cuento, con algo de fábula y algo de verdad. Pero más fábula que verdad, porque yo no soy tan amigo de las crónicas.




Cuestión previa: Hace unos días estuve esperando en su despacho a un señor no tan importante como para ser esperado. Esperé como quince minutos, y en ese lapso tuve ocasión de observar con detenimiento todo lo que me rodeaba. Dos objetos entre no tantos llamaron mi atención: Un catalejo y un trabuco naranjero. Le pregunté el porqué de la presencia de esos objetos en la oficina a la señorita que me trajo el café, pero no me supo responder. Y lo mismo ocurrió con dos empleados con cara de bobos que también se asomaron –creo yo- para constatar si me había ido, si estaba robando algo o si me había muerto. Entonces me inventé una historia, porque yo cuando me quedo solo en un ambiente extraño imagino cosas raras.


DE CATALEJOS, TELESCOPIOS Y OBSERVATORIOS


- ¿Qué está haciendo Gerarduzzi? ¡Por el amor de Dios!

- Estoy enfocando el encuentro de dos cuerpos celestes con este potente telescopio, señor.

- Gerarduzzi… ese aparato es un catalejo fabricado en el año mil seiscientos veinte. Y por si no lo sabe es del señor Ugarteche. Supuestamente perteneció al capitán barba negra, o barba roja, o azul. En fin, no sé de qué color era la condenada barba, y maldita la falta que me hace. Lo que sí sé es que si lo agarra Ugarteche mirando las estrellas con ese adorno, se va a poner a trabajar en esas uñas mugrosas suyas con pinza y soplete hasta que haya aprendido a diferenciar una oficina gerencial de un cubículo gris y carente de futuro como el suyo.

- ¿Cómo sabe que son estrellas señor Ramírez? Yo le dije que estaba observando el encuentro de dos cuerpos celestes, pero no hablé de estrellas.

- ¿Y qué importa eso Gerarduzzi? Lo vi haciendo malabares con el catalejo y se me ocurrió hablar de estrellas. También pude haber dicho planetas, o cometas, o asteroides. ¡Da lo mismo! ¿Usted entiende cuál es la situación? Ugarteche va a llegar de un momento a otro, y le advierto que desde que su esposa huyó a Europa con el arquitecto Pedragosa anda de un humor pésimo. Si nos encuentra hurgando en su oficina es capaz de perseguirnos hasta la calle con el trabuco naranjero de su abuelo. A propósito… ¿no sabe si Gladis lo descolgó para lustrarlo? Yo se lo pedí la semana pasada, pero ahora que miro con más atención, me parece como si el arma llevara quinientos años en esa pared.

- Usted dijo estrellas, señor Ramírez. Dijo estrellas.

- ¡Basta Gerarduzzi! ¡Sé que busca estrellas porque soy el gerente de personal! ¡Y punto! ¡Por esa maldita intuición llegué a ocupar este puesto! De cualquier modo, con ese instrumento obsoleto solo pueden distinguirse las palomas que más bajo vuelan. Nada más. Es un adorno Gerarduzzi. ¿Entiende?

- ¿Pero entonces yo qué cuernos estuve observando toda la mañana?

- No lo sé, mi amigo. No lo sé. Tal vez solo fueron dos aviones militares que reflejan la luz solar en la lente; o dos satélites de la NASA que extraviaron su órbita. Lo que sí es indubitable –y le pido que por una vez en su vida confíe en mí- es que las estrellas de esta y de otras galaxias solo pueden captarse en plenitud desde un observatorio.

- ¿Un observatorio? ¿Y por qué tanta burocracia señor Ramírez? ¿Qué nos quieren ocultar?

- No es burocracia Gerarduzzi, no tiene nada que ver con eso. Lo que ocurre es que estos cuerpos están demasiado lejos de nuestro planeta. Y por otra parte, no creo que nadie quiera ocultarnos nada.

- ¿Conoce usted alguno de estos famosos observatorios señor Ramírez?

- Sé que existen varios en el desierto de Arizona, pero entienda que no soy un experto. Nunca estuve demasiado interesado en el asunto cósmico.

- Pues entonces el señor Ugarteche y su empresa van a tener que cubrir los gastos de nuestro traslado, señor Ramírez. Es de vital importancia para el Universo que atestigüemos ese encuentro.

- ¿Qué le parece si comenzamos con un plan algo menos ambicioso Gerarduzzi? Usted me termina esa planilla de ingresos y egresos que duerme en su escritorio hace más de cuatro días, y mientras tanto yo me ocupo de ablandar el ánimo del señor Ugarteche.

- ¡Trato hecho señor Ramírez! Es una excelente idea, como todas las suyas. Usted es un buen hombre.


----------------------------------------------------------------------


- Buenos días Ramírez. Quiero a Gerarduzzi en mi oficina inmediatamente.

- Justamente de él quería hablarle señor Ugarteche…

- ¡Nada! Que venga, que quiero que me enseñe mis estrellas nuevas.

- Para eso, señor, vamos a tener que viajar a Arizona. Es lo que estoy intentando decirle desde que llegó.

- Correcto Ramírez, saque ya mismo esos pasajes.




Tengan ustedes muy buenas noches.

PS: Más adelante hablaremos de la nueva temporada de Potente Gen, los Yoni Awards y demás promesas vacías. Por ahora prefiero escribir pavadas fuera de los días habituales. Soy un loco bárbaro.

PS2: Hoy estrenamos fondo nuevo. Muchas gracias Stella.

47 comentarios:

El Mostro dijo...

Ramírez es un buchón.

Quiero un trabuco o un mauser viejo y un catalejo y un sextante.

Ouchurus dijo...

Tengo un tío capanga en astronomía en el país. Cuando era chica nos llevaba al observatorio en Córdoba (en las sierras)y nos dejaba mirar las estrellas desde un telescopio mega super gigantesco.Era una cosa realmente increíble.
Vió? Yo me codeo con esta gente top...Hasta descubrió una estrella y le puso nombre!! (no, no...no le puso "aguante el Beto Alonso", ni "junacito superstar", le ponen unos nombres aburridísimos y técnicos tipo GT34567...)

un saludo


P.D.: me dejó con curiosidad su respuesta a mi último comentario...eso no se hace!

Laura dijo...

pero que buena historia Don!! me encantó, diga, a usted le viene bárbaro quedarse solo e inventar...me corrijo, a nosotros nos viene barbaro porque asi despues escribe historias como esta.

un beso

LadyMarian dijo...

Cuando Gerarduzzi dijo "Estoy enfocando el encuentro de dos cuerpos celestes" pensé que era un voyeurista mirando el encuentro de una pareja vecina. jajaja!! No, no me diga nada! No hace falta! jaja!
Muy bueno el relato!
Besos

La candorosa dijo...

Tras leer este post, pensé:
A don Yoni habría que dejarlo plantado más seguido en una oficina con objetos raros...

Saludazos!!

Winter dijo...

Mire que Ud. se inspira con cada cosa...

Tenga un saludo.

Any dijo...

Ahjajajaj! Lady Marian me ganó de mano! yo también pensé que iba a agarrar para el lado de "hay dos señoritas en ropa interior celeste en el balcón de enfrente ...".
Me quedé con la intriga de en que clase de lugar estaba esperando a quien, con tanta cosa rara alrededor y tanta gente vigilándolo mmmmm ...
abrazo

Mona Loca dijo...

Yo también pensé en un encuentro sexual!!!

Uno de los protagonistas podría ser la azul ésa de los Xmen. No sé quién se le animaría, sin embargo.

Quizas el Capital Frío de Batman?


Bien el fondo, eh!

Fabiana dijo...

Don Yoni:

Como se nota que Ugarteche es jefe, que hasta se piensa que las estrellas esas, por verse desde su catalejo, son de él.. :P

Coincido con el resto.

Nooooooo, en que Gerarduzzi estaba mirando cosas chanchas con el bendito catalejo, nooooo!! :P

En que hay que dejarlo de plante seguido con artefactos raros a su alrededor..
Usté sí que tiene una imaginaciónnnnn!!!!!! ;D

Besosssss!!♥

Fabiana dijo...

Ah!!!
Me olvidaba!!!

Muy bueno el fondo!! ;)

El Gaucho Santillán dijo...

Està muy bueno. Tengo que ver como adapto esta historia, para que trasladen la fàbrica màs cerca de mi casa.

Pero Ramirez, es medio botòn.

Stella dijo...

Yoni, es una buena costumbre esa de imaginar cosas raras! Le sale muy bien!!

Me alegro que le haya gustado el fondo! De nada! :)

Estrella dijo...

¿¿Y el PG??

¿¿y los yoni Awardas??

Ojo con el almuerzo de hoy, hace muuuucho calor!

Estrella dijo...

14

Shimmy dijo...

No le envidio su imaginación sino la forma en que puede contarlo.
Es un don poco común, don. Don Yoni...

Alelí dijo...

jajjajajajaj me morí, eso es sacar provecho al tiempo muerto. Sería darle vida al tiempo muerto.

Quiero un catalejo! YA!

Marina dijo...

Sabe que yo hago parecido, a veces cuando estoy en lugares asi sola, como escritorios o salas de espera a veces imagino cosas, sep, me gusta y bueh ... yo lo entiendo.
Muy buen relato, le dejo beso grande.
Y lindo el fondo, ta´bueno hacer cambios de tanto en tanto.

Marina dijo...

Y 18 de nada, de nada :P

La solitaria dijo...

Pero Ramírez cierre la boca amigo! Que alcahuete!

miralunas dijo...

aunque los imbéciles demuestran poder haciendo esperar, hoy me alegro de èso, mire.

y si, me esperé un encuentro sexual, asi que tuyè!

saludos!

miralunas dijo...

ah, gracias, don mostro!

ahora también sé qué es y cómo es un sextante. nobleza obliga

miralunas dijo...

puedo decir 22?


salú al loco!

El Mostro dijo...

A su orden.

dondelohabredejado dijo...

Me ha encantado!!!
Usted encuentra historias en los lugares en que otros se aburren como hongos. Una suerte para quienes pasamos por aquí.
Me encanta cómo queda el nuevo fondo.
Un abracito.

Pablo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Pablo dijo...

Yoni, la próxima vez que nos encontremos le hago un favor y llego 40 minutos tarde.

Cuando dijo "cuerpos celestes", yo me imaginé...bueno...me da vergüenza...este...bueno, pues cuerpos celestes de algún tipo.

Cuello de Pavo dijo...

que manera de contentar al jefe

muy bueno el nuevo fondo, muy ''with the beatles''

Almafuerte dijo...

¿¿Será posible que tantos hayamos imaginado un fisgoneo impúdico? (conste que estuve buscando mentalmente sinónimos como media hora para no repetir "voyeurismo", "encuentro sexual" o cualquier otra de las descripciones ya utilizadas).

Los tiempos muertos de las salas de espera son ideales para la deformación profesional. Lo que yo generalmente hago es imaginar como remodelaría el lugar si fuera mío, que mejoras le haría, cambio de colores, iluminación, ventanas, etc.

Julieta dijo...

Qué imaginación ! con solo mirar esas dos cosas ,no muy comunes por cierto ,escribiste toda esa historia ..No quiero ni pensar lo que podés llegar a escribir si te dejan solo en un museo.
Cariños

Yoni Bigud dijo...

COMENTARIO GENERAL: Mañana, con más tiempo, serán respondidos todos los comentarios y se harán las visitas pertinentes a los blogs amigos.

Un saludo.

Yoni Bigud dijo...

Mostro: Usted quiere demasiadas cosas.

Ouchurus: Descubrir una estrella no es para cualquiera.
PS: Quedamos a mano :)

Laura: Muchas gracias a usté.

LadyMarian: Está bien, no le digo nada.

Candorosa: Muchas gracias a usté.

Winter: Y... sí.

Any: Ya van dos mal pensadas. Me reservo esos datos.

Mona: Y... tres. Tres mal pensadas, pero usté se adentró en los personajes.
Muchas gracias.

Fabiana: Son de él, sí. Tiene razón.
Muchas gracias a usté.

Fabiana: Muchas gracias a usté.

Gaucho: No haga nada, lo van a trasladar, pero a su casa.

Stella: Le vuevo a agradecer aquí. Muchas gracias.

Estrella: Tenga paciencia.

Estrella: Muchas gracias a usté.

Shimmy: Muchas gracias a usté.

Alelí: ¿Qué piensa hacer con ese catalejo?

Marina mamá: Ya somos dos. Muchas gracias.

Marina mamá: Muchas gracias a usté.

Solitaria: Hay gente que no se calla nunca.

miralunas: Y... cuatro. Cuatro mal pensadas.

miralunas: ...

miralunas: Puede. Claro que sí.

Mostro: ...

Marina: Muchas gracias a usté.

Comentario suprimido: Oh.

Señor Pablo: Y... cinco. Cuatro mujeres y usté.
Muchas gracias.

Cuello de pavo: Muchas gracias a usté.

Almafuerte: Y... seis. Cinco mal pensadas y un mal pensado.
Buen pasatiempo el suyo.

Julieta: Si me dejan solo en un museo me afano los cuadros para venderlos en el mercado negro.
Muchas gracias a usté.


Un saludo.

LadyMarian dijo...

Cinco mal pensadas y un mal pensado! Me ha dejado pensando... Habría que ver cuántos hombres y cuántas mujeres contesataron y ver qué está pasando para que haya esa diferencia... jaja!

La condesa sangrienta dijo...

En cambio a mí, cuando habló de cuerpos celestes, se me representó la foto de la caperucita celeste que publicó el Groncho en su blog.
Avise cuando venga así lo hago pasar rápido, no sé que historias podría armar con las cosas que tengo dando vueltas por la casa!

Magah dijo...

Don Yoni, que bueno que a usted lo hagan esperar.
Tomaré su ejemplo y miraré un poco mas a mi alrededor cuando de esperar se trate.
Muy bueno.

Mariela Torres dijo...

Pero si usted es capaz de imaginarse todo esto cuando está solo en un lugar extraño, no conoce el aburrimiento. Bueno, yo tampoco, no tengo tiempo para aburrirme.

La verdad, es buenísimo.

Saludos.

Carugo dijo...

Indudablemente, todos debemos estar un poco escasos de buenos y placenteros encuentros sexuales porque yo, como la mayoría, pensé que lo que se veía por el catalejos era una pareja sacándose chispas.
Tal vez, no lo sé, a lo mejor, digo, usted jugó con la ambigüedad a propósito.
De todos modos, y aunque suene a redundante, usted es impecable a la hora de narrar una historia o situación (Y eso que noe es un amante de las crónicas que sino...)
saludos!

Jazmin dijo...

Yoni, no sólo es buen narrador. Los diálogos, en particular, son excelentes. Uno (o sea, yo) puede imaginar los gestos y hasta escuchar a los personajes.

CLAP CLAP CLAP.

Saludos.

Caia dijo...

Yoni! Genial, me pasa como a Jazmín, lo leo y me imagino todo, y eso no suele pasarme.. Sin lugar a dudas ustéd es un buen narrador

Pablo dijo...

Justamente loq e yo quería decir es que no había pensado en nada sexual. Pero me ha sumado al grupo. Y lo que es peor, me ha hecho explicar un chiste. Eso no se lo voy a perdonar.

María Luján dijo...

muy bueno muy bueno, usted no pierde el tiempo esperando q alguien se digne a atenderlo, yo en cambio, duermo...
me mato eso del cubiculo gris y carente de futuro...q hijo de p* ese Ramirez

Samain dijo...

Estoy intrigada con saber quçe yuyos consume Gerarduzzi!

Usted hace que esperar en una sala a una persona no importante, no sea perder el tiempo. Un aplauso a su imaginación.

Yoni Bigud dijo...

LadyMarian: Sospecho que el resultado de ese estudio no gustaría.

Condesa: Y... no sé. Tendría que verlas.

Magah: Bienvenida. Muchas gracias a usté.

Mariela: Nos divertimos barato ¿verdad?

Carugo: No me diga que usté también. Lo anoto en la lista de los mal pensados.
Muchas gracias a usté.

Jazmin: Muchas gracias a usté.

Caia: Muchas gracias a usté.

Señor Pablo: Releo su comentario y me doy cuenta de que estuve un poco lento. Ya mismo lo saco de la lista, total ya está Carugo.

María Luján: Muchas gracias a usté.

Samain: Muchas gracias a usté.


Un saludo.

Gabriela dijo...

Lo que Ugarteche y Ramirez no sabìan es que lo escencial es invisible a los ojos... pero sin embargo mire todo lo que pudo ver el santo de Gerarduzzi!!

Ud tiene un jardincito interior que si lo riegan mire lo que le brota! un pre-cio-sor de imaginaciòn!

The Raven dijo...

Excelente el fono y la historia sin palabras, una imaginación digna!

Saludos

Yoni Bigud dijo...

Gabriela: El bueno de Gerarduzzi es un incomprendido.
Muchas gracias a usté.

The Raven: Muchas gracias a usté.

Un saludo.

Calavera dijo...

Le confieso que me da un poco de vergüenza venir y encontrarme dos entradas sin leer. Más aún haciendo este comentario anacrónico.

Mentira: nunca tuve vergüenza, con esta cara...

Mente inquieta y prolífica la suya; cuando yo tengo que esperar me dedico a putear minuciosamente al impuntual esperado.

Un abrazo.

Yoni Bigud dijo...

Calavera: Yo siempre me dejo -también- un ratito para putear.
Muchas gracias a usté.

Un saludo.