Extraña sucesión de infortunios que, poco a poco, fueron minando mi voluntad hasta transformar aquel viejo anhelo de triunfo en esta pacífica convivencia con el fracaso.

martes, 23 de noviembre de 2010

USTEDES Y YO

Síntesis del post: Desayuno al aire libre. Simpatiquísima señorita. Entrevista a una vieja gloria. Operación de espionaje. Derrota final.



En este momento son las nueve de la mañana y nos encontramos en la terraza de una confitería. Ustedes y yo. Como fondo tenemos el mar, una playa semidesierta y algunos perros que corren de aquí para allá con un propósito que se nos antoja secreto y misterioso.

Queremos tomar un café con leche acompañado por tres medialunas de grasa, y entonces le formulamos el pedido a una simpatiquísima señorita que responde a todo lo que le decimos con la palabra ‘dale’. Dale vos, pensamos. Ustedes y yo. Pero no lo decimos, porque esta mañana juramos frente al espejo que no íbamos a incomodar con nuestros comentarios al personal que nos atendiera.

Entonces, mientras esperamos el desayuno, les propongo que vayamos a lo nuestro. Ustedes y yo. Porque no es nuestra voluntad extendernos más de la cuenta en detalles que no hacen al fondo de la cuestión.

A escasos dos metros de nuestra posición hay una mesa ocupada por una señora más bien mayor y dos muchachos de nuestra edad. Un poco más jóvenes quizás. Aunque no tanto. El caso es que por algún motivo (tal vez porque son los únicos además de nosotros que soportan el sol de la mañana en la terraza) los personajes atraen nuestra atención, y al cabo de un rato de observación minuciosa comprendemos, ustedes y yo, que lo que allí se desarrolla es una entrevista periodística.

Poniendo en orden las pocas frases sueltas que pudimos escuchar identificamos a la señora mayor como una vieja gloria de la televisión o la radio. O quizás del cine. No tenemos demasiado claro ese punto. Ustedes y yo.

En cuanto a los dos jóvenes, resulta obvio a los ojos de cualquiera que son periodistas. O mejor dicho, uno es periodista y el otro fotógrafo. Lo sabemos porque el de pelo largo y barba de cinco días acaba de alejarse seis o siete pasos de la mesa, y puesto en cuclillas retrata la charla con una cámara bastante impresionante. Y nosotros, ustedes y yo, nos acomodamos las crenchas con aire casual, ya que el ángulo elegido por nuestro peludo amigo podría conducirnos directamente a la página cuarenta y dos de la revista en cuestión (porque arbitrariamente hemos decidido que trabajan para una conocida revista), cuando no a la portada. De fondo, claro está. Como parte del decorado. Pero como bien diría el filósofo contemporáneo Carlos Salvador Bilardo, todos los goles valen uno.


La señorita que nos atiende, simpatiquísima por cierto (creo que ya lo señalé oportunamente), nos trajo el café con leche y tres medialunas de manteca. Y nosotros no queremos medialunas de manteca. Queremos de grasa. Entonces se lo hacemos saber, y aprovechando que va a tener que ir y volver con su bandeja le pedimos también un vaso de agua mineral. O soda. Y recibimos como respuesta el consabido ‘dale’. Dale vos, pensamos. Ustedes y yo. Pero no lo decimos. Hicimos un juramento y no queremos incomodar.

Ahora la señora mayor, con su mejor sonrisa, posa contra la baranda de la terraza. Coloca las manos detrás de la nuca y alza la cabellera platinada dejando que se desparramen graciosos mechones entre sus dedos. Al mismo tiempo levanta la pierna derecha y cruza el muslo por delante del otro, como si acabara de patear un tiro libre. Según nos revela sin dejar de sonreír, los productores de hoy ya no la convocan porque anteponen la cosa burda a la clásica delicadeza. Entendemos, ustedes y yo, que la clásica delicadeza estaría encarnada por ella, aunque no logremos ver en sus poses, su figura o sus declaraciones, nada clásico o delicado. De hecho hemos caído en la cuenta de que, a pesar de haber examinado su rostro a conciencia y hecho memoria con los ojos entrecerrados, no tenemos la más pálida idea de quién es, circunstancia que agrega una generosa cuota de patetismo al cuadro de situación.

A esta altura de los acontecimientos ya sabemos, ustedes y yo, que no abandonaremos esta terraza sin averiguar quién diablos es esta buena señora, portento de voluptuosidad y delicadeza. Entonces, echando mano a nuestro natural encanto logramos convencer a la simpatiquísima moza de que se arrime a la mesa y le pida un autógrafo. ‘Dale’, nos dice. Dale vos, pensamos nosotros. Pero no lo decimos. Hicimos un juramento, y encima nos está haciendo un favor. O más o menos. Ella tampoco sabe quién es, y a raíz de nuestro excéntrico pedido le ha picado el bichito de la curiosidad.

Al cabo de unos segundos nuestra heroína regresa con una servilleta en la mano derecha. En el centro de la misma, un garabato ilegible sin aclaraciones de ninguna especie.

La miro. Me mira. Alzo las cejas. Se pone colorada.

‘Pensé que iba a poner el nombre’, me dice. ‘Yo no se lo podía preguntar. Se supone que la adoro. O eso fue lo que le dije antes de que se emocionara’.

La misión ha fracasado trágicamente. Nuestra presa se retira no sin antes tirarle un beso aéreo a nuestra simpatiquísima espía, que lo retribuye con fingida efusión.

Y nosotros, ustedes y yo, nos quedamos con la mirada clavada en el horizonte marítimo, como un capitán que acabara de perder la mitad de su flota en un combate decisivo y mortal.

Pedimos la cuenta con un hilo de voz. Y obtenemos el inefable ‘Dale’ de boca de la espía. Dale vos, pensamos. Ustedes y yo. Aunque esta vez lo decimos.

Es cierto que habíamos hecho un juramento, pero ocurre que no somos de los que encajan las derrotas con buen semblante. Mucho menos las que tienen su causa en la incompetencia de la tropa.


Tengan ustedes muy buenas noches.

39 comentarios:

Alelí dijo...

ajjajajaaj
dale vos!

ahora me quedo intrigada con la diva deveniada en señora mayor!

bajonardi.

beso beso

El Gaucho Santillán dijo...

Y, podrìa ser Adriana Aguirre.

Es asì, y siempre dice eso.

yo le hubiera calculado por la edad.

Y buè, la pròxima andà mas de frente.

un abrazo.

Anavril dijo...

Y ahora?? me voy a tener que comprar todos los pasquines de consultorio odontológico para enterarme??

Asi no se puede ché!

Epístola Gutierrez dijo...

Casualmente esta semana anduve leyendo viejos post de su blog, Yoni, y noté en varios la presencia de medialunas de grasa.
Bueno, no fue en lo único que reflexioné al leer sus textos, pero por alguna razón fijé mi atención en ellas y hoy vuelvo a reencontrarlas.
Imagino en un futuro un libro (o acaso una tesis para una licenciatura en letras) con título "Las medialunas de grasa en la literatura de Yoni Bigud, todo un tópico"
Ah, la vieja gloria... nos quedamos sin saber quién era.
Un beso.

Gregorio Kolbe dijo...

Es, a mi humilde entender, completamente reprochable su reclamo. Me atrevo a más: si fuese yo el dueño del café en cuestión, no le daría a elegir a mis clientes entre uno y otro tipo de medialunas. Esa joven camarera debió haber batido su envase de agua gasificada, don Yoni. Pero usted, sabandija, le pidió un vaso.

El fracaso no se debió a la incompetencia de la tropa (que de buen modo cumplió con la tarea que le fue encomendada), sino con la cobardía de sus comandantes.

(no sé que me pasa... le pido disculpas...)

Un abrazo.

Shimmy dijo...

Imagino que la estrella de antaño era Violeta Rivas. Qué fea derrota!
Imagino a la mesera morena, flaquita y de generoso escote. Qué buen desayuno!
Salute Donyoni

Guada GN dijo...

Oiga, que uste´mandó a la pobre chica a fingir que adoraba a una vieja gloria nacional que nadie recuerda y ella bien que fue. Sabe uste´lo dificil que puede ser fingir adoración? Mire uste ´si la vieja - gloria nacional, me refiero -, se vuelve una habitué del lugar sólo porque piensa que la chica en cuestión es una admiradora incondicional? Porque vamos, si ni usted, ni nosotros, ni la chica en cuestión la ubicamos, uste´se piensa que va a dejar ir así como así a una admiradora aparentemente incondicional? Nones, las viejas - glorias nacionales, se entiende - pueden ser muy tozudas cuando de admiración se trata...

Minombresabeahierba dijo...

Mire, por la primer respuesta de la simpatiquísima Señorita, yo ya estaba seguro que en lugar de las medialunas de grasa le iba a traer las de manteca.

El "Dale" es terorífico, pero hay una respuesta peor y más actual, que se usa para todo tipo de preguntas: "Nada..." y a partir de ahí a temblar!

Si Nietzche viviera...

Abrazo

Bugman dijo...

Pero, Señor Bigud, hubiera tomado una instantánea de la mujer en cuestión, la hubiera puesto a consideración de los amables lectores y entre todos le resolvían la cuestión.
No, yo no, a mí estas cosas no me interesan en lo más mínimo.

eMe dijo...

Digo yo, ud. cree que no será reprendido por dejar esta duda flotando entre nosotros???

MALA PERSONA!, SE MERECE LA INGESTA DE MEDIALUNAS DE MANTECA!!!

Nefertiti dijo...

me parece muchísimo más relevante el error en cuanto al tipo de medialunas elegidas que la identidad del dinosaurio en cuestión. Aplaudo de pie su juramento Yoni. Lamentablemente yo no puedo realizar ese tipo de promesas. El sarcasmo es más fuerte que yo...

Samain dijo...

"Dale vos" jajajaja, usted es un genio.

Igual, déjeme decirle, que para usted, estimado cliente, también es aplicable el dale: "dale, pedime todo junto, no la hagas larga, dejá una buena propina y andáte" ¿Ve? ¡El dale va!

Al margen, puede ser que salga en la página cuarentayalgo o en la portada de una revista conocidísima: pero no se olvide que por lo general lo de fondo sale fuera de foco, borroso...

Disculpe, no quise que se le atorara la medialuna de grasa... le pido un vasito de soda a la moza, ¿dale?

Saludos!

Briks dijo...

por aquello años que me tuvieron viviendo en la ciudad de Mar del Plata me tocó vivir una situación muy similar

pero en lugar de una terraza era el deck de Waikiki...

y no no estaba desayunando, sino, almorzando...

y no me atendió una señorita sino más bien un muchacho bastante parco, por cierto...

y no habia una vieja gloria de la tele, radio o cine
Era una ignota modelito que posaba para "El Garage"
(eso si, estaba más fuerte que la tercer cabaña de los 3 chanchitos)

y no le pedí autografo...








pucha

al final mi historia no tiene nada que ver con la suya

AH! como no ??
ESTABA EL MAR !!
vio? VIO??

pppsssss

Briks dijo...

Y 14, dale?

Fabiana dijo...

Don Yoni:

Naaaaaaaaaaaa..
No me puede hacer essstooooo!!! :S

Usté tendría que haber hecho lo que dijo el Señor Bugman: Sacarle una foto al pterodáctilo en cuestión y..

Bueh, en una de esas algún comentarista sacaba quién era..

Cómo que por que yo no? :O
Por que yo soy una niña!
.....
...............


bueh, lo dejamos en que soy relativamente "joven", dale? :P

Mariela Torres dijo...

Lástima que no le sacó una foto, o una foto de usted con ella, ya que se ve que a la vieja gloria le gustó que la "reconocieran". En fin, usted tiene razón, no se puede con esa tropa.

Saludosl

Jazmin dijo...

jajajajaja... ese "dale" es mortal.

En la serie Tratame Bien (Julio Chavez, genial) había un personaje secundario, la mucama, Rosa. Su muletilla era, precisamente, el "dale" como respuesta a todo lo que le decía su patrón.
Increíble cómo lo sacaba al tipo ese simple vocablo dicho así, con displicencia casi.



Eso de confundir las medialunas es una tara que no llego a comprender. Grasa. Manteca. No se parecen en nada las palabras. ¿Por qué pareciera que se cerraran los oídos de los mozos luego del "medialunas"?
Un misterio que alguna vez, quizás, veamos develado en el Discovery Channel.

Jazmin dijo...

Y... 18!


Acá se puede todavía, no?
Porque la semana pasada me cag**** a gritos por este vicio adquirido.

:P

MAGAH dijo...

Buenísima entrada jajajaj...pero que conste que estuve a regañadientes, yo quería estar tirada al sol en esa playa semi -desierta.

Abrazo

Nela dijo...

Y cuándo te preguntemos mil veces, quien era, tú ¿qqué nos vas a contestar? "Dale"
Me he quedado intrigadisima
Besos
nela

Carugo dijo...

Olinda Bozán?? Maria Aurelia Bisutti?? Olga Zubarri??
El Señor Bugman tiene razón:
El Celular tiene cámara...
Dale que se olvido?

Lelé dijo...

Usted es bravo. Con la moza, con el fotógrafo, con la periodista y la estrella. En orden, inútil, orangután, obsecuente y patética. Así llamó a cada uno de los actores de esta historia. Usted es bravo.

Any dijo...

Claro! tienen razón los comentaristas de arriba, en lugar de tanto "dale vos" le hubiera sacado una foto a la rubia y la subía al blog! Como nos enteramos ahora quien era la star en cuestión!
Y ya que todo está en plural, y nos tiene tan en cuenta ... nos trajo alfajores, medialunas, caramelos ... ? algo que se yo.
Nada de nada? Entonces vaya sacando el "uds y yo" che.
>:(

Lo pasó bien por lo menos? Bue, menos mal.
salu2

Mariano dijo...

Ya lo decía otro filósofo contemporáneo, más centrado y menos resultadista, que "un equipo de hombres (y mujeres) que se respetan y se quieren es invencible. Y si no lo es, más vale compartir la derrota con los amigos, que la victoria con los extraños o los indeseables".

Está claro, nosotros y usted.

Sir Lothar Mambetta dijo...

Lo suyo (entre nosotros y usted) es impecable. Pero no olvide nunca el salmo gastronómico que reza:

"Quien incordie al camarero
antes de traer el pedido
tácitamente exige
café con leche escupido."


Los médicos matan, los políticos roban, los abogados (usted sabrá), los camareros escupen los cafeses. Mandato, designio, karma...

Saludazo.

Brynhild dijo...

Ey, pero que poco esfuerzo de la tropa, mandaron siempre al frente al mismo soldado, así no se llega a nada!
Nos quedaremos con "la pica". Le hace falta un poco más de estudio de espionaje, estimado.

Yoni Bigud dijo...

COMENTARIO GENERAL: AQUÍ LLEGO ARRASTRÁNDOME. ME VOY A DORMIR, Y MAÑANA LAS CORRESPONDIENTES RESPUESTAS A SUS COMENTARIOS.

UN SALUDO.

Etienne dijo...

Se ve que con la edad los consumidores se vuelven más exigentes y quisquillosos y más desmemoriados.
No compare a la señorita simpatía con los mozos de antaño, no pueden ni llegarles a los tobillos!
Disculpe, es la hora...

Yoni Bigud dijo...

Alelí: Yo me quedé igual que usté.

Gaucho: No, no. A Adriana Aguirre la ubico.
La estrategia estuvo bien elegida. La volvería a emplear. No así a la espía.

Anavril: Y... sí. Por desgracia es así.

Epístola: Tiene toda la razón. Las medialunas de grasa son un tema central en mi vida cotidiana. Muchas gracias a usté.

Gregorio Kolbe: ¿Cuándo vio usted a un General en la primera línea de combate? Esos eran tiempos románticos. Al General se lo evalúa por la eficacia de su estrategia.
Deje, no me diga nada.

Shimmy: Imagina mal en ambos casos. Pero lo importante es haberlo hecho. A imaginar me refiero. Es lo único que nos queda.

Guada: Toda operación militar tiene sus riesgos. Sus consecuencias. Estoy seguro de que la señorita sabrá lidiar con ellas.

Minombresabeahierba: Es cierto, tal vez debí inferir el fracaso mucho antes de que se produjera. En fin... nada...

Señor Bugman: No se haga. Usted habría sido el primero en gritar el nombre a los cuatro vientos apenas vista la imagen.
Por desgracia no iba munido de celular.

eMe: Sé que podría haber hecho un poco más por ustedes. Por ustedes y por mí. Perdón.

Nefertiti: No me diga que no siente el rechazo social por esa costumbre irrefrenable. A mí me pasa todo el tiempo.

Samain: Mire, si no me acomodaba las crenchas estoy seguro de que salía en la portada, y bien nítido. El destino es así de cruel, tiene un sentido del humor muy particular.
Muchas gracias a usté.

Señor Briks: Pero claro que sí, las situaciones son análogas. Y debo decirle que la espía de esta historia estaba fuerte como la segunda cabaña. Algo es algo.

Señor Briks: Bien ahí.

Fabiana: Que no mujer. Que no tenía celular.
Yo sé que usted es una niña. Faltaba más.

Un saludo.


CONTINUARÁ...

Yoni Bigud dijo...

Mariela: Por fin alguien que lo entiende. Sin celular y sin tropa, el General no puede hacer magia.

Jazmin: Yo creo que el problema de las medialunas es similar al de los hielos. Uno pide una coca zero y un poco de hielo, pero ocho de cada diez mozos solo traen la bebida. Y a veces natural.

Jazmin: No solo se puede. Además es obligatorio. Pero bueno... yo sé que usté le tiene más miedo a cierta señorita que a su propio General. Por lo menos eso anda declarando por ái...

Magah: Pero mire que esos perros son de lo más temerarios eh.
Muchas gracias a usté.

Nela: Simplemente agacharé la cabeza y pediré disculpas.

Señor Carugo: Que no. Que estuve en una confitería, no en el cementerio de la chacarita.
Y sin celular.

Lelé: Solo peleaba mi batalla.

Any: Estaba sin celular. Y no, con el berrinche que tenía por dentro me olvidé de los alfajores. Quedará para otra ocasión en la que nos acompañe el triunfo.

Señor Mariano: Claro que sí, ustedes y yo. Aunque si hubiera ganado estaría compartiendo la victoria con mi espía. Qué sé yo...

Sir Lothar: Tiene usted toda la razón. Tendría que consumir el pedido antes de comenzar a incordiar. Es un dato a tener en cuenta.
Muchas gracias a usté.

Brynhild: Comprenda que se hizo lo que se pudo con el poco tiempo de que se disponía. Fue una operación relámpago que pudo haber arrojado resultados positivos.

Etienne: Con la buena voluntad no alcanza. Sepaló.


Un saludo.

Estrella dijo...

Pero... me quedo con la intriga!
Igual me encantó el post: lo de las medialunas de manteca o de grasa: ¿por qué los hombres comen de grasa y las mujeres de manteca?
El "dale" ya es un clásico que llegó para quedarse.

A.R.N. dijo...

yo quiero mis tres medialunas de manteca.dale.
besitos

Cris dijo...

Hayyy Don Yoni , veo que tenemos el mismo poblemita , que significa estoooo ?, ahora TODOS dicen "DALE", es tan notorio que, sí ,daba para un post, que quieren decir , uno se queda mirandolos , y preguntandose , a ellos nooo , ya que seguro , habría otro "dale", a uno mismo , de donde salió esa moda y que significa , alguno lo debe entender , alguno un poco mas jovencito que nosotros (?), con respecto a las medialunas , ni que hablar , yo me quedaba con las de manteca, esa fotito y a estas horitas de la matina , bue , gustos son gustos, y la Blonda , si era una gloria de otros tiempos , ni idea, Glorias hubo pocas y no presisamente fueron las que se dejaron picar por miles de avispas, sería teñida ? hayyy que intriga , porque no se acercó Usté? DALE !
Saludingui
Cris//mujeresdesincuentay

laura dijo...

mire, si en algún papelito usted no encaja es en el de cholulo, pero a ver, encima cholulo reprimido?que no se anima a pedir autógrado y manda a "Dale"??eso es de cuarta!!!

Pablo dijo...

Mirá, menos mal que te hicimos compañía que si no le tirabas los perros antes... exijo saber la respuesta, la mirada o el gesto de la espía (digo, ya que todos estábamos ahí).

No me digas que no googleaste algún indicador de la diva, cuando sepas hacenoslo saber!

Muy bueno el relato!

Saludos!

miralunas dijo...

dale que no se nos ocurrió lo de lacamarita en el celu? dale que fue por la faquinconfusión de las medialunas? dale que la matamos?
dale!
dale vos!

Yoni Bigud dijo...

Estrella: No había notado esa división de género. Muchas gracias a usté.

A.R.N: Ok. ¿De grasa me dijo?

Cris: No me acerqué yo porque el estratega no se compromete en el trabajo de campo.
Muchas gracias a usté.

Laura: Repito, yo soy el estratega, no el soldado. No es de cholulo sino de curioso. De caprichoso diría.

Pablo: No se haga. No me diga que usté no le andaba mirando el escote. ¿Ahora me pide a mí que se lo describa? Si usté estuvo ahí...

Miralunas: Se nos ocurrió, pero no lo teníamos encima. Una lástima, pero gracias a eso hubo artículo esta semana.


Un saludo.

LadyMarian dijo...

Qué intriga! Quién sería?! Bueno, no importa porque yo tampoco la hubiera reconocido. Si no reconozco a las de ahora, menos aún a las de antes... Por lo menos pidiendo el autógrafo hicieron feliz a la pobre mujer!

Ay! Qué ricas medialunas! Ahora me dejó con ganas de comer medialunas!

Besos

Yoni Bigud dijo...

LadyMarian: Hay gente que se contenta con poco. Ese autógrafo fue mi buena acción del fin de semana.

Un saludo.