Extraña sucesión de infortunios que, poco a poco, fueron minando mi voluntad hasta transformar aquel viejo anhelo de triunfo en esta pacífica convivencia con el fracaso.

martes, 19 de julio de 2011

UN SEÑOR INDECIBLEMENTE CHIQUITO

Síntesis del post: Consultorio conocido. Ausencia descriptiva. Un señor indeciblemente chiquito. Zapateo. Documental sobre las tarántulas. Sospecha justificada.



Nos toca volver al consultorio de mi dentista, más precisamente a la sala de espera del consultorio de mi dentista. Ello implica que la historia de hoy repite el decorado que se utilizó aquella aciaga tarde en que tuve la mala idea de pedirles que me acompañaran. Sí, a ustedes, ahora no me digan que no recuerdan a la señora Osorio y su pequeño arranque lujurioso.

En fin… tendamos un manto de piedad sobre el asunto. En cualquier caso, lo bueno de regresar a un escenario por todos conocido es que me evita la ardua tarea de la descripción, hecho que también trae aparejado un beneficio para ustedes, ya que el artículo acabará siendo algo más corto de lo habitual.

A lo nuestro sin más, o de otro modo vamos a desperdiciar esta pequeña ventaja que nos fue obsequiada por el azar.

Estamos sentados frente a un señor muy chiquito. Un señor indeciblemente chiquito. Tanto, que inspira ternura. Calvo excepto a la altura de la nuca, blanco de tez y más bien regordete. Usa unos anteojitos redondos, de gruesos cristales y un armazón que parece como de alambre, y que por algún motivo, no me pregunten cuál, hacen juego con el bigotito. Y tiene un sombrerito aprisionado contra la panza por sus manitos rechonchas y nerviosas. Ay señora… mírelo ahí sentadito, parece un muñequito.

En contrapartida tenemos también a su esposa, que parece estar aquí para brindar apoyo moral. O para impedir una cobarde huída. Da lo mismo. Es una señora voluminosa. Una señora indeciblemente voluminosa. Tanto, que inspira temor. En este sano tren de evitarnos las descripciones voy a pedirles que imaginen algo diametralmente opuesto a nuestro héroe del día, salvo, tal vez, por el asunto del bigotito. En eso sí se parecen.

El diminuto señor tiene como unos temblorcitos. Y zapatea. Asumo yo que por los nervios que le ocasiona un inminente tratamiento de conducto; acaso una extracción. Primero el pie derecho, luego el izquierdo y otra vez el derecho. Zapatea con toda la suela, y produce un ruidito bastante intenso que genera una visible tensión en el rostro de su mujer. Sin embargo ella no reacciona en forma agresiva. Se mantiene en una suerte de trance, con la vista al frente y las manos entrelazadas.

¡Bigud!

Ese fue mi dentista. No sé si les dije que tiene la mala costumbre de asomar la cabeza desde la profundidad del consultorio y gritar a viva voz el apellido del paciente a maltratar.

Al salir notamos, no sin cierta cuota de regocijo, que en la sala de espera se encuentra solo la señora indeciblemente voluminosa. Parece que después de todo el pequeño condenado logró perpetrar la huída. O está en el baño. O simplemente no era el apellido a maltratar. Sabrá Dios cuál es la respuesta, aunque habiéndonos caído tan simpático como nos cayó no podemos menos que desearle la mejor de las suertes.

Punto final para esta etapa del artículo, por lo tanto ahora saltamos en forma abrupta al living de mi casa. Vamos a insistir en esta modalidad de evitarnos las descripciones, así que imaginen un sillón como cualquier otro y un televisor como cualquier otro. Porque eso es precisamente lo que estamos haciendo. Viendo un interesantísimo documental sobre las tarántulas panza arriba en el sillón, con la mitad de la boca dormida y un ruidito como de abeja en el oído izquierdo.

Resulta, señora, y no se me espante, que a la tarántula macho le va la vida cada vez que tiene la peregrina idea de aparearse. Sí, así como lo oye. Siendo considerablemente más pequeño que la hembra se ve forzado a observar todos y cada uno de los pasos de un complejo ritual de cortejo para no ser devorado antes, durante o incluso después de lograr su desfachatado cometido.

Le explico de qué va el asunto:

Al detectar las feromonas de la hembra, el macho comienza a cortejarla con rápidos movimientos de los pedipalpos y las patas delanteras (como si temblara) dando pequeños golpes en el suelo para anunciar su presencia. Esto es muy importante, dado que las arañas no tienen buena vista, y dependen de estas vibraciones para decodificar el mensaje.

La hembra abre los colmillos y levanta las patas delanteras como si fuera a atacar, pero el aventurero paraliza los colmillos con sus ganchos tibiales mientras le acaricia el abdomen para calmarla. Luego, con la ayuda de los bulbos introduce el semen en la espermateca de su compañera y finalmente huye para no convertirse en el almuerzo.

Y eso es todo. ¿Vio que no era para tanto? ¿Vio cómo no era tan terr…


¡UN MOMENTO!

Ay dios mío…

Tranquilos, todo el mundo quieto. En cualquier caso es mejor que esta vez hayamos pasado primero. Digo, eso no se debe haber parecido nada a lo de Cárdenas y la señora Osorio.

Y también puede ser que estuviera en el baño, che. No sean tan fatalistas.


Tengan ustedes muy buenas noches.

44 comentarios:

El Mostro dijo...

Hay mujeres que comen gente, es verdat.

El Mostro dijo...

Y no me refiero a "comer" sino a comer.

Sir Lothar Mambetta dijo...

Puede ser que nuestro pequeño macho le esté rascando el abdomen a su hembra para calmarla, pero del lado de adentro.

La naturaleza...

Un abrazo, doctor.

Dany dijo...

Si la gorda se lo comió con anteojos y todo.....el paciente seguro era él. Esas patitas haciendo ruido....ya se sabía que le iban a jugar en contra,jaja. Abrazo!

Sir Lothar un comentarista de puta madre! (Leáse en la acepción de halago).

Ouchurus dijo...

Caramba con las arañas hembras eh?
Y está bien, qué quiere que le diga, se ve que en esa especie la cosa es así...
Y, una consulta...después del acto consumado, también se lo come?
Porque ahí si que la naturaleza sería sabia no? ;)


un saludo


P.D.: espermateca?!CHIST!!! que este es un boliche familiar querido!!!

La condesa sangrienta dijo...

¡Qué vergüenza! ir a mover los pedipalpos en público!!
Dejó a todos con la boca abierta antes que el dentista. Asqueroso el chiquitín, eso no se hace.
Un beso

Carugo dijo...

Se lo manducó, sin dudas.
Pero, y la ropa y el sombrerito, en dónde los dejo?

Yoni Bigud dijo...

Mostro: Por ante mí, doy fe.

Mostro: Sí, sí, comer sin comillas.

Sir Lothar: Es sabia, sí.

Dany: No se desperdició ni el alambre, vea.
Coincido con usté.

Ouchurus: Antes, durante o incluso después. Enteresé. Sabia, sí.
Sepa que otros habían sugerido un poco elegante 'guasquero'.
¿Ahora qué le parece espermateca?

Condesa: No todos se animan a exhibir los pedipalpos con tanta desfachatez. El hombre no merecía ese destino, siempre y cuando nuestra suposición sea correcta.

Señor Carugo: ¿Y dónde estás? ¿A dónde has ido a parar? ¿Y qué se ha hecho de tu sombrerito gris?

Un saludo.

VACACIONES EN ROMA dijo...

Sr Yony

Uuuyyyy.!! yo una vez le dije a una persona que tenia la paciencia de una araña, me mirò y quedò sin poder pronunciar una palabra, luego de un rato me dijo, ahha las arañas tienen paciencia??

Que macanòn, que pudo haber interpretado con mi dicho luego de leerlo a usted, porque yo no me querìa fagocitar a naide en ese sentido.

Saludos y buen dìa.

laura dijo...

y usted dice que hay una analogía muy obvia entre los temblorcitos y zapateos del diminuto señor del consultorio con los rápidos movimientos de los pedipalpos y las patas delanteras (como si temblara) de la araña del documental?

al final tengo que pensar que eso que usted dice ser un consultorio de dentista se parece a un antro de perdición (digamos). Pero digo yo adonde va al dentista usted???

LA NOVIA dijo...

No exagere Bigud... La mayoría nos comimos alguna vez a un petiso...

(sin comillas, claro...)

Saludetes

Shimmy dijo...

Siempre he temido ser devorado por una hembra. Cuando encontré una que me aseguró no me iba a comer después del apareamiento decidí casarme. Hoy me devora todos los ingresos, ella y sus crías.

Any dijo...

El tema es como sabía ud que la voluminosa era la esposa del pequeño personaje. Ud SUPUSO que era la esposa y después de ver el documental de la araña, armó tremendo melodrama ... . Para mi que el pequeño señor era un visitador médico (nervioso porque el dentista tardaba mucho en atenderlo), se hinchó la paciencia de esperar y se fué. Yastá.

Pasa que ud pisa ese consultorio y de el miedo que le da, se le altera la cuestión imaginatoria che.
=D

un abrazo

Any dijo...

Y 14!!!

Yeah !!!

Fabiana dijo...

Don Yoni:

PAREN LAS ROTATIVAS!!!!

Perdón? Usté tuvo otra visita al odontólogo que se le pasó por alto? No era que le dieron turno para después de la parejita Osorio?
.........
...
No, no me mire con esa cara..
Yo hace mucho que no vengo por éstos pagos y a mi no me llevó a su visita anterior y sepa que ME LA DEBE, tamos?

Por otro lado..
Si en otros momentos de mi vida me ha tenido que pagar un par de teclados por las reacciones que ocasionaron sus artículos en mi persona al momento de leerlos y tomar café en ese mismo instante, sepa que con éste me debe la visita al terapeuta.

como me saco la imágen de la señora en cuestión fagocitándose al pobre y diminuto marido, eh? :S

Un beso y Felíz Día! =D

El Gaucho Santillán dijo...

La descripciòn de tipo es como la del "Señor Lòpez"!!

No se habrà ido por alguna puertita?

Un abrazo.

Pablo dijo...

¡Claaaaro! Todos se detienen en el detalle de que la señora indeciblemente voluminosa se fagocitó al señor indeciblemente pequeño pero nadie repara en el indecible trabajo que va a tener ahora el odontólogo para sacarle un par de anteojos y un sombrero de entre los dientes a la señora.

Quizás sea porque es indecible.

Yoni Bigud dijo...

Y... 18.

Indecible es lo que me hizo usté Benegas. Caramba.

Yoni Bigud dijo...

VER: En algún sentido habrá querido. A mí no me engaña.

laura: Por lo menos habilita una sospecha. La dirección de mi dentista es un secreto de Estado, no puedo revelarla a menos que se comprometa a asistir.

La Novia: Una confesión es una confesión. Admiro su valentía.

Shimmy: Ella le aseguró y usté se dejó asegurar. Culpa suya.

Any: Me quedo con mi teoría, disculpe usted.

Any: Bien ahí.

Fabiana: Las visitas que describo no son consecutivas. En el medio he presenciado cosas más extrañas que esta.
Tengo un buen terapeuta, pero le advierto que también tiene sala de espera.
Feliz día para usté.

Gaucho: No descartemos eso.

Señor Pablo: Me vuelve a dejar el asunto en 17 y el sábado me la cobro.
Indecible, sí.


Un saludo.

Pablo dijo...

En mi defensa, habían 15 comentarios cuando escribí el mío.

O sea que me hago cargo sólo del 50% de las desventura cósmica que le haya podido ocasionar.

laura dijo...

tranquilo Yoni, era retórica. Con mi dentista me alcanza y me sobra, creame. Eso sí, la sala de espera donde yo voy es super aburrida al lado de la suya

Petardo Contreras dijo...

Ehhh me gusto porque tiene un calvo.
Lo mejor que se escribió hasta el momento!

VACACIONES EN ROMA dijo...

Dr. Bigud

Nadie està obligado a declarar contra sì mismo, me estraña araña...


Buenas noches.

LadyMarian dijo...

jajajaja!!! "El que quiere celeste que le cueste"

Me quedé pensando en eso de que las arañas no tienen buena vista... O sea que cuando voy a matarlas no se avivan. Buen dato! Sí, tengo problemas con las arañas por culpa de la enredadera de la vecina de la planta baja que llega hasta el séptimo piso.

Lo que no entiendo es por qué se cumple eso de que si matamos una araña de unas determinadas características y tamaño en un lugar de la casa, en unos días encontraremos a la pareja por allí con las mismas características. No se habrán apareado? Las arañas macho que veo por acá son muy seductoras y las convencen a las hembras de que no los maten? jajaja

Usted que parece ser experto sacará sus conclusiones.

Lo felicito por el relato. Me gustó mucho!

Besos

Mona Loca dijo...

Jaaa!!
Excelente!!!

Si se lo comió, lo tendría merecido.
Como usted dijo, "araño" que hace bien su trabajo, sirve para otro apareamiento.

Interesante, la vida de las arañas...

beso

Zeithgeist dijo...

y del sombrerito en la zapan no decia nada el documental? Pero che, discovery esta cada vez mas parecido a la television publica!

Esilleviana dijo...

Es mi primera visita a su portal, mejor a su casa, si me permite pasar. Por tanto he intentado documentarme sobre las tarántulas y resulta que procede del italiano tarentola y alude a la ciudad de Tarento. NO quiere decir que la mayoría de italianos sean pequeños y sus esposas hermosas y grandes y éstos pobres tengan que realizar una danza del cortejo para no ser devorado por su esposa (es broma, solo que empecé a imaginar jajaja).

Realmente lo primero que pensé después de leer su historia fue, y los señores altos y grandes cuando se enamoran de una mujer baja y delgadita como se organizan?

un saludo

ElFlaco dijo...

Para mi, si el señor era indeciblemente chiquito y ella era bastante voluminosa podría ser que hicieran la gran Osorio pero que al quedar debajo del abdomen de ella ud no llegara a verlo, digo, es una hipótesis.
Saludos.

Etienne dijo...

Para mi usted se hizo la croqueta y en realidad, al salir del consultorio y trasponer la salida previo paso por la sala de espera, una combinación de ángulos, dirección de los rayos lumínicos y juego de sombras, el apuro suyo por salir y finalmente sugestionado por la anestesia, al ver el documental en su casa le hizo hacer una analogía exagerada. No se alarme. Seguro le estaba haciendo masajes en la espalda o le había ido a comprar sachecitos de champú para la noche.
Alarmista.

Sir Lothar Mambetta dijo...

Yoni, Dany:

La atorranta de mi madre y yo nos sentimos muy halagados.

Saludos de mi madre.

Yoni Bigud dijo...

Señor Pablo: Eso lo decidirá la justicia.

laura: Veo que lo ha pensado mejor. Bien por usted.

Petardo: Sabido es que los calvos levantan el rating.

VER: No más preguntas entonces.

LadyMarian: No, es pura casualidad. Enn 'su' enredadera justo prosperan los machos más hábiles.
Muchas gracias a usté.

Mona: No, no, no venga aquí con sus prejuicios. Nadie puede ni debe ser juzgado antes de usar sus pedipalpos.
Muchas gracias a usté.

Zeithgeist: Es cierto, Discovery viene cada vez más berreta.

Esilleviana: Bienvenida, pase usted. Por desgracia no puedo opinar sobre los italianos y sus hábitos de pareja. Sí puedo confirmarle que todos los señores, los altos y los bajos, siempre logran organizarse de algún modo.

Flaco: Admitamos esa posibilidad entonces, pero con cierto recelo.

Etienne: Quiero creerle, pero no puedo con mi genio. No sé, se me hace que el sanguchito era él.

Sir Lothar: Retribúyale ese saludo, y pídale que deje algún comentario. Sangre de su sangre no puede más que elevar el nivel de este humilde rincón virtual.

Un saludo.

Pablo dijo...

Muy muy bueno, pobre tipito! En un momento pensé que me había perdido en el medio del relato! juaaaaaaaaaa!

Abrazo

Gabriela dijo...

misié Le yonì.... comantalevù? a los años he retornado.

Yo no se como serà el ritual de la taràntula pero por lo general antes de comerse el bicho no lo meten en un capullo?... digo.. una cosa es comerlo y otra cosa es prepararlo.... no?

A.R.N. dijo...

sir yoni, es usted malito...

Samain dijo...

Cuántas veces se habrá casado la Sra?

Corina dijo...

Bigud, no le alcanzó la perversión de mirar por tv, sexo arácnido, sino que ademas, lo transfirió a la particular pareja! su mente es muy creativa. No quiero ni pensar en las imágenes que atravesaran su cabeza cuando lleva al perro al veterinario, cuando va por fertilizantes al vivero... cuando la Señora Bigud lo manda a comprar zanahorias o pepinos... En fin.
Gran orador Monsieur Joní.

La que vive al lado dijo...

Algunos hombres dicen que les escapan a las mujeres onda Fugu... escúchelo
(le dejo éste video que es el que mejor se escucha)
http://www.youtube.com/watch?v=_TjAca3jfhY&feature=related
Saludos

La que vive al lado dijo...

Conclusión: Los hombres, en algún punto, nos temen =P

Petardo Contreras dijo...

Los pelados siempre se levantan del letargo y si no se venden pastillas azules

Lelé dijo...

Qué picardía. Me caía simpático el pequeño señor. Seguro llevaba uno de esos sobres de cuero con los impuestos adentro que suelen cargar estos personajes.

Caia dijo...

Espermateca, qué nombrecito el del órgano femenino insectil.
Sabía lo de la costumbre de los arácnidos, da cosita imaginarse a la señora voluminosa engulléndose al diminuto ejemplar masculino. Calculo que el temblequeo y zapateo era porque veía acercarse su destino.
Saludos, Yoni.

Alelí dijo...

con el título pensé que volvíamos al tema de sus sueños y cómo la aprecían personitas cerca de su cama...pero veo que no, que tendríamos que llamar al 911 para ver si encuentran al menos el sombrero entre los pliegues de la señora gordeta.

saludos

Caro Pé dijo...

Qué post indeciblemente tierno y ocurrente
:)) oh sisi!!

Yoni Bigud dijo...

Pablo: No se perdió, estaba debajo de un pliegue.
Muchas gracias a usté.

Gabriela: Oh. ¿Quién es usted?
Sí, me parece que algunas los meten en capullos. Eso lo vi en el señor de los anillos.

A.R.N: Un poquito nomás.

Samain: Y, el tamaño sugiere que algunas.

Corina: Sin embargo yo me considero una persona muy lógica en mis apreciaciones y/o conclusiones. No es lo que piensan los demás, pero me lo banco como un señorito.
Muchas gracias a usté.

La que vive al lado: Voy, lo veo y vuelvo más tarde.
Muchas gracias a usté.

La que vive al lado: Yo les temo, y no temo confesarlo.

Petardo: Es cierto, corren tiempos mucho más fáciles para los pelados.

Lelé: Sí, y una receta del médico. Eso también llevan siempre. Una pena.

Caia: Yo creo que el zapateo y el temblequeo eran parte del ritual.

Alelí: Creo que su sugerencia es la más atinada de todas. 911 ya mismo.

Caro Pé: Muchas gracias a usté. El señor era tierno, sí, de otro modo habría sido imposible de digerir.


Un saludo.