Extraña sucesión de infortunios que, poco a poco, fueron minando mi voluntad hasta transformar aquel viejo anhelo de triunfo en esta pacífica convivencia con el fracaso.

lunes, 3 de octubre de 2011

LA DAMA Y EL VAGABUNDO. Y LA ROXANA.

Síntesis del post: Una historia sencilla. La dama. El vagabundo. La coincidencia espacial. Y temporal. La Roxana. Desenlace.

Hoy llego a ustedes con una historia sencilla. Bastante común. Trillada, podría decirse. Hablamos de algo en el estilo de la dama y el vagabundo, aunque con alguna que otra variante que al final del día servirá para dejarnos a salvo de un plagio de lo más repudiable.

A lo nuestro sin más, ya que hoy, a diferencia de otras veces, de todas las otras veces, tengo perfectamente definida en mi mente la dirección que tomará el artículo.

Ella se llama Ángeles, tiene veintidós años, está a punto de convertirse en arquitecta y vive con sus padres en la Avenida Ortiz de Ocampo (casi Figueroa Alcorta), en una casa que para qué les cuento, lindera con la embajada de uno de esos países extraños de Europa del este, cuyos nombres parecen salidos de una novela de Tolkien. Pongamos por caso, Moldavia. Eso es, Moldavia. Vive al lado de la embajada de Moldavia, aunque su casa tiene rejas más altas, bronces más delicados, jardines más coloridos, enredaderas mejor distribuidas y es infinitamente más grande.

Podría decirse que en su vida no le falta nada. De hecho, le sobra casi todo. Papá es un diplomático de carrera, aunque se encuentra retirado hace casi una década. Fue embajador en dos o tres países de los importantes, y estuvo a punto de convertirse en Canciller de la Nación en una época que no vamos a precisar porque este es un boliche familiar y no nos interesa cosechar comentarios de corte político. Lo importante es que su cuenta bancaria exhibe siete orgullosos ceros. No, no dije seis. Dije siete.

Y qué decir de mamá. Bueno… no mucho. Mamá se la rasca. Y sepa disculpar la crudeza de la sentencia, pero no he sabido, no he podido o no he querido hallar formas más adecuadas.

Angie (así la llaman amigos y familiares) es una piba sencilla. Una buena piba. Buenísima. Así que si usted ya había comenzado a odiarla secretamente, imaginando con toda injusticia una persona de mirada altiva y costumbres frívolas, refugiada en la conciencia de tener la vida resuelta y propensa a dilapidar su tiempo recorriendo junto a su indefendible progenitora todos los centros comerciales de la ciudad, puede ir ensayando un sentido pedido de disculpas.

Angie idolatra a papá. Lo ama profundamente. Y el hombre, un hombre enorme, sin duda lo merece. En cuanto a mamá, no es que la odie. No. Más bien la compadece. Representa todo lo que ella no desea para su vida, y en consecuencia es ese —y no otro— el motor de todos sus emprendimientos.

No mucho más diremos sobre ella. Talvez, sí, que además de sencilla es bonita. Modestamente bonita. Rubia, elegante, simpática dependiendo de la ocasión. Y flaca, eso sí. Muy flaca. Pero sin caer en la desproporción. Y tuvo un novio de nombre Bernardo, un año mayor que ella, rico y bien parecido, al que dejó con el pase en su poder hace unos seis meses por intuirlo carente de proyectos. Así, sin más.

Hablemos ahora de nuestro Romeo.

Axel Ricardo se llama. Tiene veinticuatro años, es huérfano desde los doce y ha trabajado aquí y allá prácticamente desde que dejó los pañales. Vive en una oscura localidad del conurbano bonaerense, se levanta todos los días a las cuatro y media de la mañana y se toma tres colectivos para llegar en horario al primero de los dos trabajos pueblan su agitada jornada. Es el mayor de ocho hermanos, varios de los cuales dependen enteramente de su encomiable fuerza de voluntad y su amor incondicional.

No mucho más diremos sobre él. Algunas descripciones, por más que hagan al fondo del artículo en curso, son más dolorosas que divertidas. Sí agregaremos que todos sus rasgos físicos confluyen en algún punto y desembocan en una exótica belleza indígena.

Ahora no nos queda más que juntar en el tiempo y en el espacio a los dos protagonistas de nuestra historia. Y para ello nos centraremos en el primero de los dos trabajos que pueblan la agitada jornada de Axel Ricardo. Una playa de estacionamiento en Palermo. Allí es donde Angie guarda su flamante camioneta importada, cuyo precio de mercado equivale a una pequeña fracción de los intereses que la cuenta bancaria de papá produce en un mes.

Angie opina que Axel Ricardo es un bombonazo. No son palabras mías, se lo dijo a su mejor amiga. Saldría con él sin pensarlo dos veces. No son palabras mías, yo no saldría con Axel Ricardo ni habiendo dispuesto de tres eternidades para pensarlo. Lo dijo ella, también a su mejor amiga.

Angie coquetea con Axel Ricardo. Y esta es una señorita que no coquetea con cualquier pelandrún que se cruce en su camino. Le abre una puerta a su mundo. A su mundo exclusivo. Sin condiciones. Sin prejuicios. Con toda la potencia de sus sencillez.

Axel Ricardo lo nota, pero no acusa recibo. La Roxana, una gordita que vive pared de por medio en esa oscura localidad del conurbano bonaerense, está mucho más buena. No son palabras mías, se lo dijo Axel Ricardo a su mejor amigo.

En fin… a esto quería llegar, estimados. Aquí reposa la esencia del artículo. Ambos protagonistas han hecho una elección y han jugado sus cartas sobre la mesa tomando en cuenta únicamente su ser interior. Fantástico. Lo maravilloso de la sencillez, tan rara en los tiempos que nos toca vivir, es, precisamente, esa nota genuina. Esa ausencia absoluta de especulación más allá de las penurias que pudiera acarrear el camino elegido. Estas sí son palabras mías.

No me gustan tan flacas, loco. Mil veces prefiero tener de dónde agarrarme. No son palabras mías. Se lo dijo —otra vez— Axel Ricardo a su mejor amigo. Sepa que ni en el más confuso de mis desvaríos me quedaría con la Roxana si una camioneta importada me abriera la puerta en forma tan desinteresada.

Ay, ignore eso último. Hablemos mejor de una señorita, muy bonita ella —modestamente bonita—, que pensara que soy un bombonazo.



Tengan ustedes muy buenas noches.

43 comentarios:

VACACIONES EN ROMA dijo...

Don Yoni

Las diferencias sociales a la larga o la corta, mejor dicho a la corta, terminan, quizàs no pueden empezar jamàs.

hombre rico-mujer sin dinero
mujer con dinero- hombre sin dinero

son fòrumulas que no concluyen felizmente, en mi vida tengo un caso de un Sr. empresario con vivienda en zona de Pilar y jugador de golf, hombre de mundo, profesional, todo lo que ud. quiera, tratando de establecer relaciòn con una amiga simple, sencilla, 20 años menor, el ser màs autèntico que existe, luego de unos cuantos meses el la dejo, motivo: jamàs te podrè insertar en mi mundo.
El Axel Ricardo, parece si yo no entendì mal, porque yo soy medio idiota y no cazo una sabe...
parece ser de aquellos hombres que todavìa tienen dignidad y no eligen a una mujer por su fìsico y su cuenta bancaria o en este caso la de su padre, mucho peor todavìa. Parece ser un tipo de principios.
Y seguramente en Roxana encontrò su otra mitad.
Quizàs para la Srta. con vivienda en barrio de gente adinerada solo se trate de un simple capricho del momento, una calentura, pero luego las diferencias traeràn los problemas, este hombre al no poder cumplir con el estilo de vida que esta mujer acostumbra a llevar lograrà que esa posible relaciòn se esfume con el tiempo.

Quizàs yo no entendì nada vio, no se olvide que no me da la cabeza...
y menos a estas horas de la mañana.

Un abrazo.

Any dijo...

Sep, yo concuerdo con Vacations. Todo muy lindo, muy idílico, muy romántico pero no funcionaría. Sobre todo cuano ella debe hacerse cargo de los 7 "hermanitos". Axel Ricardo (tenia que ponerle ese nombre de cantante de cumbia??? mire que es ud ...) puede ser un buen tipo, de hecho no especuló, antepuso la gordita pobre a la chica rica. Pero y tooooda esa familia con la que carga? Vió como es la gente, ve guita y se transforma, la desplumarían en corto tiempo. Si hasta usté ya se quiere subir a la primer camioneta importada que se le cruza!
Y yo quiero tener una cuenta con 7 ceros y rascarme a cuatro manos como la ex-futura suegra!!! maldición!!! .
Estem ... bueno vió? que le dije? nos muestran un billete y se pudre todo.

;)

abrazo Sr Yoni

LA NOVIA dijo...

No me cierra, disculpe usted pero estoy en cama con gripe y me tiene tan absorbida que no puedo ni leer bien...
Ya sabe como es de celosa!!!

Pero la verdad es que no me cerró...

Saludos

El Mostro dijo...

"en la Avenida Ortiz de Ocampo" Una lafinur, diría mi tía Chola.
"su cuenta bancaria exhibe siete orgullosos ceros" Un garca importante diría yo.

Si, yo también prefiero las señoritas con una masa corporal saludable.

Y al Axel no le entra en su imaginario que la flaca le de bola, no puede dar crédito a su intuición. Y bien que lo hace, que se dedique a la Roxana. Además, él sabe, que no sería aceptado por el papá de la rubia, que con muchos ceros se puede hacer cagar fuego a cualquiera. Es un riesgo importante.
Por otro lado, la tiene pared por medio.

Un placer leer sus escritos. Aún un lunes.

Alelí dijo...

y bueno las cosas son como deben ser, cada cual se queda con lo que más le gusta a la larga la rubia va putear porque el tipo es un vividor y que ella conoce demasiado el mundo para estar con él, ponele!

además imagínese a pá recibiendo el "novio de la nena" un infarto y corte de víveres al instante.

El Gaucho Santillán dijo...

Lo esencial es invisible a los ojos.

(Ademàs, podrìa haber arreglado con la Roxana para salir con las dos y formar un trìo)

Saludos!!

Dany dijo...

La pregunta sería si Axel Ricardo consume alguna clase de alúcinogenos.....pero no la hago yo, la hace mi mejor amigo. Un placer leerlo. Abrazo!

Ahh.....muy tierno por cierto.

Pablo dijo...

Mi cuenta bancaria también exhibe siete orgullosos ceros. Tan orgullosos son que el resto de los números salen espantados.

Julieta dijo...

Me encantó la palabra "pelandrún", la decía mi abuela..Cuántos años tiene Don Yoni? porque esa es una palabra de otra época.
Esos romances con tanta diferencia de clases nunca terminan bien, pasado el primer apasionamiento empiezan los problemas..y por más buen tipo que sea el Axel Ricardo, le va a empezar a gustar la buena vida y ahí se pudre todo..

Saludos!

Yoni Bigud dijo...

VER: Sin embargo yo sí creo que Axel Ricardo elige a las mujeres por su físico. Ocurre que le gusta la Roxana, porque hay de dónde agarrarse. No lo digo yo eh.
Lo que deja de lado es la cuenta bancaria, y eso tiene un enorme mérito.
Muchas gracias a usté.

Any: Se me desbandó en el final, che. Venía muy reflexiva pero después mostró la hilacha.

La Novia: ¿Qué cosa no le cerró? ¿El pantalón? Usté sería una presa codiciada para Axel Ricardo, me parece.

Mostro: Creo que usted ha dado en el clavo. Axel Ricardo no da crédito a lo que ve, y además la tiene a la Roxana pared de por medio. ¡Pared de por medio! Eso resulta altamente conveniente, y puede incluso contra una cuenta de siete ceros. A las pruebas me remito.
Muchas gracias a usté.

Alelí: Sí, si uno las deja las cosas se acomodan solas.
Y coincido con usté en lo del corte de víveres. En casos como este es una fija.

Gaucho: Tiene razón. La peor gestión es la que no se hace.

Señor Dany: Yo creo, y eso es lo maravilloso, que todo ocurrió en pleno dominio de sus facultades.
Muchas gracias a usté.

Señor Pablo: Como diría Olmedo, ¿por qué algunos tanto y otros tan poco?

Julieta: Sepa usted que yo soy un ente atemporal. Puede conocer mi edad en el perfil de blogger, ya que no dije ni una mentira. Pero si quiere le digo acá mismo. 37.


Un saludo.

Viejex dijo...

Cuanto prejuicio, mi viejo!!! Uno que al saber que un tipo tiene una cuenta bancaria abultada inmediatamente lo tilda de garca, otras que definen que un hombre rico no puede constituir una pareja con una mujer pobre, y viceversa. Mejor ni le digo lo que pienso de sus lectores...habría que matarlos a todos.

Shimmy dijo...

No soy un negrito, en todo caso "todos mis rasgos físicos confluyen en algún punto y desembocan en una exótica belleza indígena", imagino al Axel diciéndole a su suegro ex-diplomático.

A mi también me pueden las camionetas importadas.

Dany dijo...

Mire.....yo lo aliento en las buenas y en las malas. Tanto en su usurpación de rol para seducir como en su alegato en su juicio. Siempre oirá un Aguante Bigud! ahora entre nosotros....no se si sirve.

Devuélvase este comentario a la entrada anterior.

Elvis dijo...

Esta historia es un claro ejemplo de la perdición del hombre... En el mismo caso una mujer habría sabido tomar una decisión más acertada...
Abrazo.

Mirta Lepetisa dijo...

no sé si será más bonita la Roxana o la concheta. O Buenmozo el Alex. Lo que es hermosa es esa forma que tiene ustéd para contar

Sir Lothar Mambetta dijo...

¿Qué clase de mejor amigo tiene Axel Ricardo que no lo muele a palos (vio qué diplomático estoy que no dije "caga a trompadas") hasta hacerlo recapacitar?

Otro envidiable relato, doctor. Un abrazo.

Malena dijo...

Y, digo yo, Bernardo ... ¿se quedó solito?
No vaya a creer que soy una vulgar interesada. Me preguntó mi amiga.

Anónimo dijo...

yo ni siquiera pensaria en un futuro comun ni a largo plazo, ni a mediano plazo ni nada. Le daria para adelante hoy, el presente. Pero claro eso haria yo que no soy Angie y que de ultima ni siquiera se si Axel me daria bola

ah, una cosita mas...que feito eso de "mama se la rasca"

saludito, Don
Laura

Anónimo dijo...

y dieciocho!!!!

Laura

Lelé dijo...

Angeles es la hija de Guido Di Tella. Y disculpe mi inoperancia discursiva, pero lo más probable es que lo que buscaba con Axel es un simpático y bien augurado revolcón. Nada más. Eso quería decirle. Nada importante, para variar.

Etienne dijo...

Apelando a la imaginación, imaginemos que el Axel Ricardo le pasa bola a la Angie; ¿¿cuánto puede tardar en chocar contra los prejuicios de las amigas, primas, padres, e incluso el vendedor de la camioneta importada, contra el pobre muchacho de rasgos multiculturales??
Y además, si la Roxana lo descubre, le muele el lomo a palos y eso es argumento definitivo...
Abrazos!!

Yoni Bigud dijo...

Shimmy: Me gustaría saber cuál sería la respuesta del suegro, pero jamás lo sabremos.

Señor Dany: Quizás sirva. En cualquier caso eso habrá de decidirlo la justicia.
Muchas gracias a usté.

Elvis: La verdad habla por su boca.

Mirta Lepetisa: Muchas gracias a usté.

Sir Lothar: Yo creo que estaba ebrio. Que ambos estaban ebrios.
Muchas gracias a usté.

Malena: Dígale a su amiga que sí. Me extrañaba que nadie del plantel femenino hubiera reparado en él.

laura: Una estrategia agresiva, y seguramente exitosa.
Es la verdad, se la rasca. Y ya fueron pedidas las disculpas del caso.

laura: Bien ahí.

Lelé: ¿Don Guido no cantó las hurras ya? Mire que este caballero sigue vivo. Al menos hasta que conozca a Axel Ricardo.
Sepa que Angie no es de esas. Malpensada.

Etienne: Supongo que la Roxana es aquí el único y verdadero problema. Parece de armas tomar.
A los demás se los maneja.
Muchas gracias a usté.

Un saludo.

VACACIONES EN ROMA dijo...

Don Yoni


Lo que habla bien del Axel Ricardo es que no està prostituido por unos mangos, ahora lo que habla mal de ud. es que tenga el atrevimiento, la desfachatez de tener 37 años, no le da verguenza??

Atrevido.!!

Caia dijo...

Estimado Yoni, este post, es de esos que uno lee, medita, lee los comentarios, medita, y encuentra como algunos vemos la vida tan simple como es, y como otros siempre le van a buscar, siempre, la quinta pata al gato.
Y encima votan!!
Saludos cordiales.

Rebeca dijo...

Jum! imagino que la Roxana debe ser mas 'pispireta' por ahi viene la mano.

Mecha dijo...

Ahhhh... qué loco!
Uno espera que la novela sea justamente al revés. Que sea Angie la que no le da bola a Axel Ricardo.

En el fondo, qué quiere que le diga, es lo mejor. Aunque uno (y cuando digo "uno" me refiero claramente a mí), se crea una persona liberal, sin prejuicios, para nada clasista ni racista ni separatista ni unificadorista ni ningún "ista", la realidad es que las diferencias de clases existen, las diferencias de crianzas, de creencias, de gustos... y eso debe ser así, para que el mundo sea tan rico en su diversidad como sigue siendo.

Igual, a veces está bueno ser dos toques románticos... después de todo, nadie cuenta historias magnánimas sobre amores cotidianos que existen, crecen y duran, sino de amores imposibles al estilo de Romeo y Julieta.

Se imagina qué hubiera pasado si Romeo y Julieta se hubieran casado, hubieran tenido 5 hijos, y Julieta se hubiera puesto con caderas de típica matrona italiana y 20kg de más???
Capaz que Romeo se iba con Mercucio...
;-)

Yoni Bigud dijo...

VER: Sí. Pensé que figuraba en el perfil (nunca entro al perfil), pero no. No sé, lo han acotado estos muchachos de blogger.
Lo curioso es que usté me identifique como una brisa juvenil :)

Caia: Es que de eso se trata. Yo tengo los mejores comentaristas de la blogósfera.
Por otra parte, el otro día vi una foto de un gato con dos caras. Quería decirlo.

Rebeca: El pelandrún y la pispireta debió llamarse este artículo.

Mecha: Sí, es sano que de vez en cuando estas cosas pasen. Me refiero a que el rechazo venga de parte del menos imaginado.
Y tiene razón, las diferencias existen y se acentúan con la convivencia. Romeo y Julieta bien podrían haber tenido un destino de tragedia. Bueno, una tragedia distinta de la que tuvieron.
Muchas gracias a usté.


Un saludo.

Bugman dijo...

Señor Bigud, muy bonito el relato, lleno de esas destrezas narrativas a las que nos tiene mal acostumbrados.
Pero, por favor revise el Acuerdo Anexo de su Contrato: ¡No está haciendo campaña por MIB!
Así no, Señor Bigud, así, no.

Yoni Bigud dijo...

Señor Bugman: Disculpe la forma en que distribuí el material. Ya está programado para el día viernes. Salgo con todo, repleto de una malsana agresividad hacia mis lectores.
No quería hacer campaña en una simple PS. No. Un artículo entero es mucho más efectivo. Ya verá.

Un saludo.

Guada GN dijo...

Sabe qué, pese a lo que dicen todos acá, yo creo que si el Axel hubiera decidido que la rubia le gustaba mas - y no hablo de la camioneta, porque el Axel no es ese tipo de criatura, su mamá lo educó bien a él - que la Roxana, hubieran podido. A mi Angie me suena al tipo de chica que todo muy bien, todo muy dulce, hasta el momento en que se le mete algo entre ceja y ceja y no hay quien la mueva... A menos, claro está, que en esa época que uste´no aclara, papá se haya hecho de algunos amigos y eso no puede ser bueno para la salud del Axel y sus hermanos...
Así que mejor así.
Y la Roxana chocha.

La condesa sangrienta dijo...

Resulta interesante que, además de la camioneta importada, la mansión, los siete ceros de la cuenta bancaria y los nombres, la delgadez también defina un status social, una mirada masculina y un comportamiento femenino.
Por otro lado, la historia de la mucamita con el patrón rico, o de la chica rica con el chofer, sólo funciona en las novelas.
Muy buen texto, like ever.
Un beso

Caia dijo...

Un gato de dos cabezas, si, lo vi también. Imagínese, y vinculando esto con lo que le decía de comentaristas y comentarios, y que tiene en general que ver con el género de quien los escribe, si el gato en cuestión tiene una cabeza que piensa en masculino y otra en femenino. Saludos!

Yoni Bigud dijo...

Guada: Vio cómo son las nenas de papá. Entiendo que no habrían faltado métodos para convencerlo.
Mejor así, tiene razón.
Muchas gracias a usté.

Condesa: Vivimos en una sociedad compleja, que se vale de muchos parámetros (no siempre atinados) para definir a la gente.
Sí, en las novelas funciona muy bien.
Muchas gracias a usté.

Caia: Me perdió, no la estoy siguiendo bien. En cualquier caso, muchas gracias a usté.

Un saludo.

Esilleviana dijo...

a ver... a falta de creatividad para escribir un buen comentario, creo que Axel Ricardo se quedará con Roxana porque ésta chica le mostrará con claridad, precisión y espontaneidad lo que siente y lo que piensa de él, sabiendo que su vida y futuro no cambiaría especialmente si está junto a A.; ahora bien, la incertidumbre que Angie provocaría en la existencia de A. R. es motivo suficiente para que este se aleje y desentienda de esta chica, por muy maravillosa que ella sea...

un abrazo escritor.

Nefertiti dijo...

Admirable sin dudas, que el muchacho no apunte a la dama por su cuenta bancaria, diciendole al mismo tiempo a la Roxana que es el amor de su vida. O aunque sea que lo piense!!!
Un desinterés loable por los washington!

Yoni Bigud dijo...

Esilleviana: Es cierto. Nosotros, los de afuera, siempre vemos todo con claridad. Pero usté vio cómo son esas ecuaciones amorosas...

Nefertiti: En fin... hay de todo en la viña del Señor. Eso es sabido.

Un saludo.

LA NOVIA dijo...

No creo Sr. Bigud que el caballero en cuestión se dignara a mirarme siquiera, para empezar soy muy delgada... Y muy, pero muy adinerada!!!!!

Saludos

Hoy todo me cierra mucho mejor, incluso en pantalón... sobre todo después de la gripe...

Beso

Javier F. Noya dijo...

La belleza de sus intenciones lo colocan a la diestra de Séneca, y encima más divertido que él. Un placer pasar por acá, como siempre. Saludos.

Yoni Bigud dijo...

La Novia: Flaca y muy adinerada... bueno, no sé, me anoto. Si no le cierra, no le cierra. Yo estoy aquí para ayudarla.

Javier: Medir fuezas con Séneca sí que es una novedad. Muchas gracias a usté.

Un saludo.

A.R.N. dijo...

no entiendo eso de muy flaca muy gorda, muy rica muy pobre. el gustarse o no pasa por otro lado y es imprevisible. besito sir

Yoni Bigud dijo...

A.R.N: A mí ni me mire. Yo le relato los sucesos. Nada más. Después puedo pensar como usté, y de hecho así es.

Un saludo.

Zeithgeist dijo...

Lo bien que hace.. no quiero imaginarme al pobre axel enfrentando a la abulica madre sosa y menos aun a un padre que de diplomatico tiene todo salvo cuando un monito le toca el culo a la hija. UFFF si habré visto casos de estos.. UFFFFF

Yoni Bigud dijo...

Zeithgeist: Bueno, un culito lo toca cualquier mono. El asunto es cuando hace uso.

Un saludo.