Extraña sucesión de infortunios que, poco a poco, fueron minando mi voluntad hasta transformar aquel viejo anhelo de triunfo en esta pacífica convivencia con el fracaso.

martes, 1 de noviembre de 2011

UN OVEJERO ALEMÁN

Síntesis del post: Una pareja. Discusión. Desgracias ajenas. Un ovejero alemán. Estructura. Planteo. Desproporción. Una señora mayor. El Universo. Paralelo. Charla final.



Una pareja discute airadamente en plena vía pública. Para más datos, en un parque. Y uno, que no es de fierro, disfruta de esta oportuna desgracia ajena como lo haría con un buen vino de la ribera del duero, una película de Woody Allen o una porción de pizza con mucha muzzarella, generosa en orégano y aceite de oliva. Sin faina.

No, no digo que siempre disfrute de la desgracia ajena. De más está aclarar que no celebro la aparición de un tumor de intestino, el remate de una propiedad familiar o un injusto procesamiento por asociación ilícita. Estoy hablando de esas pequeñas desgracias cuya única consecuencia acaba siendo el obsequio de un momento embarazoso a los ocasionales testigos. Una anécdota para compartir con amigos en el marco de un asado. Quiero decir, para que los ocasionales testigos compartan con amigos en el marco de un asado. En fin… a eso me refiero, no me embarre la cancha.

A lo nuestro sin más, que hoy si Dios quiere y el viento viene de cola terminamos rapidito.

La estructura de la pareja es la siguiente: un joven de veinticinco años (eso calculo desde el sitio estratégico en el que estoy parapetado), poco agraciado y ampuloso en materia gestual, que de merecer a su lado una criatura magnífica no podría ser otra que un ovejero alemán. Y una señorita, por supuesto. Una criatura magnífica que sin embargo, en un primer análisis, no se parece en nada a un ovejero alemán. Primero porque debe andar por los veintitrés o veinticuatro años (los ovejeros alemanes no viven tanto), y luego porque arranca encendidos aplausos a su paso, y los ovejeros alemanes solo generan esa reacción cuando sus dueños los inscriben en esos torneos que premian cualquier cosa menos los atributos que aquí aplaudimos hasta que nuestras palmas adquieren una tonalidad que oscila entre el rojo furioso y el bordó.

Cuestiona nuestro Romeo. Cuestiona cuando debería agradecer cada segundo, aun en presencia de testigos ocasionales y en su hora más aciaga. Y la señorita se justifica. Se justifica aun cuando debería morderle el antebrazo con furia, como lo haría un ovejero alemán entrenado para obtener ese ansiado trofeo a la obediencia o la fiereza.

Llegamos a un punto en el que se fuerza una explicación que la naturaleza no dudaría en tildar de sobreabundante. Solo la juventud de un Romeo nublado por la desesperación, quizás por la inexperiencia, sería capaz de habilitar semejante escenario.

Confiesa nuestra Julieta. Confiesa eso que usted se imagina, y que nadie en su sano juicio se animaría a cuestionar, sobre todo si tiene las palmas al borde del sangrado de tanto aplaudir. Mate en dos, diría un ajedrecista, anunciando a modo de cortesía el inminente final de la partida.

‘Era clavado, no sé cómo una chica tan bonita podía estar con semejante pajarraco’, susurra una señora mayor que desde hace algunos minutos comparte el banco conmigo sin que me percatara de su presencia.

Asiento y sonrío, pero luego ambos permanecemos en silencio mientras Julieta vomita unas cuántas verdades más en pleno rostro del Romeo inexperto. Ya no en plan de justificación sino en franco ataque, como si de pronto hubiera comprendido el carácter absurdo de su elección de pareja y quisiera redimirse frente a los testigos ocasionales.

El discurso acaba muy rápido, más o menos en los plazos previstos por nuestro ajedrecista. Y punto final. O jaque mate. Cada cual sigue su camino. Romeo con el corazón hecho trizas, y Julieta con una mala ostia que para qué les cuento.

‘Vos sos muy jovencito todavía (muchas gracias señora, la quiero), pero tenés que saber que de vez en cuando el Universo se sacude las pulgas. Se rasca. Se corrige a sí mismo. Se lame sus propias imperfecciones. Las que tiene a mano, las que no son terminales. No puede hacer nada para que un nene etíope no se muera de hambre mientras el hijo de un jeque árabe juega con un avioncito de oro, pero estas cositas tarde o temprano las soluciona. Siempre es así’.

Una reflexión colosal. Yo creo que la figura que habíamos elegido para la ocasión, la del ovejero alemán, habría servido perfectamente para graficar el asunto del rascado de pulgas, pero no se le puede negar el mérito a la señora. Hay que valorar su claridad meridiana, porque no en vano es una señora mayor.

Nos quedamos charlando un rato, cambiando impresiones, a la espera —por cierto vana— de otro regalo del Universo. O de un ovejero alemán que se rasque las pulgas en algún potrero cercano. Al fin y al cabo acabamos de demostrar que una cosa y la otra son casi lo mismo.



Tengan ustedes muy buenas noches.

40 comentarios:

Dany dijo...

Impecable. Quizá Julieta podría haber sido un poco menos "ovejera".....y dejar a Romeo en paz luego del corte.
La reflexión de la mujer que balconeaba con ud. es muy buena.
Ud. además de escribir muy bien siempre está ubicado en algún palco.
Gran abrazo!

Rebeca dijo...

me quedaron las palmas rojo furioso casi bordo de aplaudir a la señora mayor. Gran reflexion.

Y debo confesar que me dormi un poco en la parte en que ud describe a la srita. Este post fue dirigido de alguna manera a la platea masculina, y tambien que ud no es nada imparcial.

La condesa sangrienta dijo...

Mire don Yoni, yo no lo quiero desilusionar, pero los ovejeros vienen mal de caderas... capaz que con una cuzquita juguetona, nuestro Romeo la pasa mejor.

Beso!

VACACIONES EN ROMA dijo...

Don Yoni

Està de màs decirle que ud. cada dìa escribe mejor, acà siempre hay poco , pero bueno y lo importante en la vida es la calidad no la cantidad (Me refiero a la cantidad de posteos)

Comparto en parte la reflexiòn de la Sra. la ùltima, pero no comprendo demasiado el pensamiento de una chica tan bonita con....como era el adj. calificativo ?? bueno, un ganso digamos, no recuerdo.

No termino de entender por donde pasa el amor y la belleza, en el pensamiento de algunas personas, acaso uno ama o se enamora solamente de gente linda/o?? me parece que no.

Eso de andar discutiendo en pùblico es lamentable, las cosas se resuelven o se terminan, que es otra forma de resolverlas, puertas adentro.
Los escàndalos son deprimentes.

Un saludo y buenos dìas.

Any dijo...

Concuerdo con Vacations, eso de andar dando espectáculos gratis a "testigos ocasionales parapetados convenientemente" es lamentable. Me da la impresión de que ud anda parapetándose en cualquier lugar menos donde debería estar (laburando por ej). Y hace bien claro.
La reflexión de su ocasional acompañante es buena; ud sacó birome y libretita y anotó rápidamente me imagino. Deberíamos llevarla a los trabajos de campo con nosotros, que le parece?
Un clap clap y un abrazo pa usté

Samain dijo...

Exijo mi asado.

Usted dijo que era "para que los ocasionales testigos compartan con amigos en el marco de un asado."

Usted fue testigo, y yo quiero mi asado.

Al margen, una filósofa griega la doña, eh?

laura dijo...

venia directo a decir lo mismo que la Condesa, el tema de las caderas en los ovejeros, porque al pie de su relato , esta cuestion ya no es algo menor


y me quedé pensando en lo del viento de cola, se ve q en este caso venía empujando y no en contra

un beso, Don

Sir Lothar Mambetta dijo...

El día que me canse de sus escritos, doctor, estaré esperando la pata universal del ovejero para que me arrastre con el resto de las pulgas.

Y le advierto: si algún día manifiesta alergia a los elogios, deje de escribir de inmediato.

Un abrazo, maestro. (Tomo nota: ribera del Duero)

El Mostro dijo...

"con amigos en el marco de un asado" Los de la sociedad secreta, no?
"ampuloso en materia gestual" esta frase me encantó.
Excelente.

JeSs dijo...

De vez en cuando el Universo se sacude las pulgas. Se rasca. Se corrige a sí mismo. Se lame sus propias imperfecciones. Las que tiene a mano, las que no son terminales. No puede hacer nada para que un nene etíope no se muera de hambre mientras el hijo de un jeque árabe juega con un avioncito de oro, pero estas cositas tarde o temprano las soluciona." Mas alla del relato, del ovejero y el pajarraco, esta reflexion final es la que hace la platea aplauda de pie. Me encanto

Nefertiti dijo...

Ah... esos preconceptos. Quizá el pajarraco en cuestión posea una personalidad, una inteligencia y un carisma sin igual, y la chiquita sea simplemente una rubia más (de esas con pocas luces) que puebla nuestra ciudad. Puede que arranque aplausos a su paso, pero dejelo al chico que cuestione... No es cuestión de aceptar cualquier cosa con tal de mantener una "novia de vidriera".

Elvis dijo...

Sí, está claro que la que ladraba se sacudió las pulgas a base de bien...
Qué lista es la señora, hay que hacer siempre caso a la voz de la experiencia... por su experiencia.
Abrazo.

Julieta dijo...

Una genia la señora, no en vano vivió y tiene experiencia..
Aclaro que no era yo la del Romeo, elijo mejor..Aunque los ovejeros alemanes me gustan mucho..
Saludos!

Pablo dijo...

No subestime al pajarraco. Hombres como él han logrado imponer la frase "lo que importa es lo de adentro".

Magnífico relato. ¿Le tengo que dar una galletita ahora? Las referencias al Ovejero Alemán me confunden.

Yoni Bigud dijo...

Señor Dany: Una vez que se abre la caja de Pandora ya no se puede tener piedad.
Sí, sí, tengo un abono. Muchas gracias a usté.

Rebeca: ¡Oiga! Yo soy el rey de la imparcialidad. Es cierto que se me escapó algún aplauso, pero no es para tanto.

Condesa: Tiene razón. Sin embargo este ovejero no lo parecía. Habría que hacer un estudio más profundo para el cual, descuento, sobrarán voluntarios.

VER: Vea, sobre gustos no hay nada escrito. Coincido en que el amor no es algo tan lineal. Pero bueno, algunas parejas llaman la atención che, es así.
Puertas adentro, sí, pero son más lindos cuando salen.
Muchas gracias a usté.

Any: Concedo, debería parapetarme menos y laburar más, pero uno no puede con su genio.
¿Al trabajo de campo dice usté? Claro que sí, sería muy útil, e incluso podría reemplazarnos.
Muchas gracias a usté.

Samain: Cursaremos la correspondiente invitación.

laura: Y yo repito, se necesita una inspección más profunda. Sobran voluntarios.
De cola, sí. Usté lo ha dicho.


Un saludo.


CONTINUARÁ EN MINUTOS...

LA NOVIA dijo...

Por mas que quiera definirlo con palabras ampulosas y sinonímicas lo que usté hace mi amigo es chusmerío... Lisa y llanamente... Usté es un chusmeta... Y la señora que lo acompañaba, chusmeta con más experiencia, ha adquirido a través del análisis del chusmerío (sinó llega un momento que se torna por demás aburrido) una filosofía perriana que la hace ver interesante e inteligente, pero sigue siendo una chusmeta...

Compresé una bicicleta Yoni!!!! Y salga a pasear...

Besos

LA NOVIA dijo...

No sé como se escribe sinó/si no...

Disculpe si lo escribí mal, suelo no ser taaaaan perfecta...

LA NOVIA dijo...

Uh, y 18...

Ja!!!!!!!!!!!!!!!!

Yoni Bigud dijo...

Sir Lothar: Muchas gracias a usté por su generosidad.
Si no probó, pruebe. Yo, Carlos Sacán, lo garantizo.

Mostro: Shhhhh!!! No, otros amigos distintos.
Muchas gracias a usté.

JeSs: Muchas gracias a usté. Tome asiento nomás, no merecemos tanto.

Nefertiti: Tiene usted toda la razón, pero vio cómo son las cosas. Cómo es la gente. La desproporción es lo primero que salta a la vista, y después ya es muy difícil cambiar la opinión.

Elvis: Siempre es bueno que la voz de la experiencia se pronuncie.
Muchas gracias a usté.

Julieta: Ahora que trae el tema a la mesa, no le creo. Deberá probar que no es quien afirma no ser. Y comprar un perro.

Señor Pablo: Es que a veces Dios los compensa con un poco de ingenio. Sin embargo, le digo, este no parecía ser el caso.
Tíreme un hueso. Muchas gracias a usté.


Un saludo.

Yoni Bigud dijo...

La Novia: ¡Oiga! ¿Me dijo chusma? La señora podrá ser, pero lo mío es trabajo de campo. Sepaló.

La Novia: En este caso sería 'si no', y no hay nada que disculpar. O sí. Haberme dicho lo que me dijo.

La Novia: Bien ahí. Queda usted debidamente disculpada.


Un saludo.

Sir Lothar Mambetta dijo...

Ha caído más de uno. Le decía que tomo nota para la próxima vez que cruce el charco. Si no me equivoco, fue Rioja aquella vez.

Un abrazo, amigazo.

Esilleviana dijo...

explícame que hoy no me enteré:
la chica guapa, joven y escultural deja a un chico feo, ancho e inexperto??
qué tiene eso de justiciero, de ecuanimidad continuando con las palabras sabias de las señora mayor??
pero tenés que saber que de vez en cuando el Universo se sacude las pulgas. Se rasca. Se corrige a sí mismo. Se lame sus propias imperfecciones. Las que tiene a mano, las que no son terminales. No puede hacer nada para que un nene etíope no se muera de hambre mientras el hijo de un jeque árabe juega con un avioncito de oro, pero estas cositas tarde o temprano las soluciona. Siempre es así...

no era lo obvio, evidente y manifiesto? lo que ambos esperábais. Pues creo que no es justo, por qué la chica guapa no se puede quedar con el chico feo o viceversa??

lo siento... hoy no descansé.

:))
un abrazo
como siempre, es de lo más reflexivo y entretenido leerte...

:)

Emoción dijo...

Bien por Julieta al darse cuenta de que no tenía por qué soportar un planteo no a lugar, si ese era el caso. Pero si se hizo demasiado la cocorita con alguien a quien verdaderamente ama (aunque sea feíto) ojalá que a esos veinticuatro años recapacite y no se pierda de algo muy bueno que no es fácil encontrar.

Caro Pé dijo...

jaja "como si de pronto hubiera comprendido el carácter absurdo de su elección de pareja y quisiera redimirse...frente a ustedes, jaj Se despertó la chica!

Ah, y la reflexión de ésta querida señora tiene una claridad meridiana tal cual!
Saludo!

Lelé dijo...

Da gusto encontrarse con una de estas señoras cada tanto. No viene al caso, pero hoy vi una distinta, quizá no tan informada y sabia como la que ud se encontró. Estaba en la puerta de una casa de cambio, hablando a los gritos por telófono (todas las viejas hablan a los gritos por celular): "¡¡¡Te digo que no pude comprar nada!!! ¡¡¡Que salió una nueva disposición y no se pueden comprar dólares!!! ¡¿¿¿Me escuchás???!"

Francisca dijo...

Increíble la reflexión de la señora, muy sabia. Tu relato impecable, y la parejita bueno... es la ley del embudo.
Igual si fuese hombre, me quedaría mil veces con el pastor alemán, un animal dócil, noble, lindo, compañero... antes que con una histérica que hace escenitas en público.
Besos Yoni!

Guada GN dijo...

No sé que decirle, sr bigud...
Los ovejeros alemanes tienen narices enormes...
Pero bueno, a cada quien lo suyo.
Si la narigona no lo aguantaba mas, bien que hizo en sacárselo de encima. Pero por otra parte, si él venía con planteos porque ella tampoco estaba pintando dentro de los límites, quizás el que está mejor sin la narigona es él...
En otro orden de cosa, no sé si la señora tiene razón o no. Las garrapatas se agarran que da gusto y no hay sacudida que valga... No, no, ninguna metáfora, la garrapata, ese bichito que chupa sangre, la ubica?
Un beso

Shimmy dijo...

Si observa con detenimiento, el Universo siempre equilibra las cosas.
Recuerdo un día, por la calle, ayudando a mi hija a dar sus primeros pasos, nos cruzamos una señora de unos 60 años ayudando a (creo yo era) su padre a caminar, a dar quizás sus últimos pasos.

Salute!

Corina dijo...

Me atrapa, siempre me atrapa con estas historias a veces interminables, pero no importa porque atrapan cual flautista de Hamelin.
Pude ver todo, al hombre perro y a la hembra de cisne, a la anciana conversándole en el banco de la plaza... todo todo vi todo.
No quisiera ser presa de sus mentiras... no digo que sea mentiroso Bigud eh! eh eh!, pero debe ser un hombre muy convincente, sí...
Seguramente en mi, tiene a la compradora de su buzón.

Etienne dijo...

Estoy escribiendo a través de la ayuda de una amiga que tipea las palabras que yo le dicto porque de tanto aplaudir, me enyesaron las palmas...
Dicho esto, redondeo otro aspecto de la cuestión: si seguís tirando de la piola, algún día se va a cortar!!
Abrazos!!

Humberto Dib dijo...

Es que... no todos lo van a confesar tan abiertamente como usted, una buena desgracia ajena no viene mal para levantar el día. Eso sí, cuando nos toca a nosotros, mejor discutir debajo de un puente de esos cerca de constitución (si es que salimos vivos).
Ah, para mí con fainá...
Un abrazo.
HD

Esilleviana dijo...

:)
no sé si es serio y definitivo... pero acaba de comenzar la campaña electoral.

:)
gracias

Zeithgeist dijo...

pero pero, Y CUAL FUE LA CAUSA PO!(digo, no creo q la seniorita haya declarado q era por culpa del universo rascandose las pulgas no?)
ahora me dejas con la intriga.

Mirta Lepetisa dijo...

el mundo se sacude lo trivial y se queda con lo dramático, el exceso, la trajedia excelsa. Adjetive usted que se le da mejor

Javier F. Noya dijo...

Brillante, me postro, saludo y aplaudo. Sin rugir. Saludos y aplausos.

A.R.N. dijo...

vaya a saber lo que pasa en una pareja, no se puede saber.
me quedo con la reflexion de la viejita, el universo sacude y va arreglando las cosas aunque nosotros no nos demos cuenta. besin

Juan Carlos dijo...

El Romeo-Ovejero por la descripción que usted anota (yo confío en su buen ojo) terminó perdiendo el partido como se preveía (era como un equipo chico jugando contra el Barcelona) y la hermosa Julieta (previo dolor de cabeza) se libró de su contrastable galán (ahora ex).
Lo que no me explico hasta ahora es ¿Por qué diablos se quedó Ud. sentado en la banca charlando de las pulgas del Universo con la filósofa del parque, si la chica 10 puntos se iba adolorida?... Discúlpeme Yoni, pero usted (siguiendo el ritmo canino de este post) tenía que convertirse en un sabueso y no perder a la liebre, armar la estrategia de abordaje y caerle a la presa que se iba herida e indefensa. Total, si ella ya tenía antecedentes de un triste ovejero alemán, ¿por que no con un "doberman cazador”? (lo de doberman es por su parecido al Darth Vader… espero no lo tome a mal).

¡Saludos!

Mecha dijo...

Piénselo así... mejor ovejero que chihuahua.... no???


Ahhh... la reflexión de la viejecita me mató!
Usted es genial, Yoni!

Pablo dijo...

ay, si sólo se sacudiera más seguido! jajajaja! Una flor de reflexión!

Abrazo

Yoni Bigud dijo...

COMENTARIO GENERAL: MUCHAS GRACIAS A TODOS POR LOS COMENTARIOS. PIDO DISCULPAS POR HABER ESTADO AUSENTE PARA CONTESTAR COMO ES DEBIDO. TUVE MIS MOTIVOS. NO VOLVERÁ A OCURRIR.

UN SALUDO.