Extraña sucesión de infortunios que, poco a poco, fueron minando mi voluntad hasta transformar aquel viejo anhelo de triunfo en esta pacífica convivencia con el fracaso.

viernes, 14 de enero de 2011

UN MAESTRO CHINO

Síntesis del post: Un maestro chino. Un sabio. Proezas. Discípulos. Ejercicio. Accidente. Reflexiones finales.



Un maestro chino. Un anciano. Ese es nuestro personaje de hoy. Es de esos tipos que meditan varias horas diarias para alcanzar el perfecto equilibrio entre el Yin y el Yang, único y auténtico fundamento de cada ser viviente. Comprende todos los secretos de la mente humana, y gracias a ello logra un completo control sobre su cuerpo; pero además transmite con inusitada generosidad esos conocimientos. Todos los días. Sin excepción. Y sus discípulos lo veneran como si de un dios se tratara.

Es, en síntesis, un hombre sabio. De los que no abundan en este mundo moderno tan complejo.

Sin embargo el asunto no se agota con esta simple descripción. Sepa usted que estamos frente a un hombre muy grande. Enorme.

Según el relato de algunos testigos presenciales, nuestro sabio es capaz de alcanzar el Nirvana con solo unas pocas horas de meditación. Puede inhibir la respiración y el ritmo cardíaco casi hasta el cero, e hibernar como un oso polar durante tres meses. Así, sin comida ni agua; viviendo de la grasa corporal.

También se lo ha visto levitar. Le juro. Con los ojos blancos, las patitas cruzadas y las yemas de los pulgares pegadas a las yemas de los meñiques. Un espectáculo que dejaría boquiabierto al escéptico más radical.

Y eso no es todo, espere. El hombre puede curar sus propias enfermedades con el poder de la mente. Ha superado un cáncer de páncreas, una gripe A y tres anginas coloradas. Sin secuelas. Y también se ha inyectado el virus del Ébola, al que sus poderosos anticuerpos dominaron sin inconvenientes, e incluso, en vez de matarlo, lo redujeron a la esclavitud.

Un individuo prodigioso, vea.

Pero basta de descripciones y vayamos a lo nuestro, que tengo miedo de que el artículo se haga demasiado extenso, y sé que ninguno de nosotros posee un control demasiado acabado de la mente y el cuerpo.

Nuestro maestro medita rodeado de sus discípulos. Una jubilada de Recoleta, un hombre de unos cincuenta años, calvo y panzón, una señora vestida como para hacer gimnasia rítmica, cuatro o cinco chicas, compañeras de facultad que no se animaron a tomar las lecciones solas, un alto ejecutivo de la firma Price Waterhouse y un nene de catorce años bastante entrado en carnes.

El anciano está haciendo el truco de los ojos blancos, con las patitas cruzadas y las yemas de los pulgares pegadas a las yemas de los meñiques. No está levitando, aunque, por supuesto, permanece en la más absoluta inmovilidad.

No así sus discípulos.

La jubilada abre un ojo y espía con timidez. El hombre calvo y panzón alza una nalga y se rasca impúdicamente. La gimnasta tose y se aclara la garganta. Las chicas cuchichean y sueltan risitas cómplices. El ejecutivo duerme a pata suelta con los brazos caídos a los lados y un hilo de baba colgando entre la comisura de los labios y la entrepierna. Y el nene se revuelve incómodo, como víctima de alguna urgencia.

Una escena por demás patética. En el límite de la irrespetuosidad.

‘Maestro… ¿me puedo levantar?’, se oye desde el fondo del salón.

El maestro guarda silencio. No se inmuta. Aun cuando la autoridad que impone su sola presencia demanda una expresa autorización para tan osada propuesta.

‘Maestro… quiero hacer caca’, repite la voz adolescente al borde de las lágrimas.

Sin embargo no hay una respuesta, y la meditación grupal sigue su curso. Imperturbable.

El primero en romper la armonía es el calvo panzón, que abandona el recinto a insulto pelado y sin aguardar ninguna autorización. Lo siguen las chicas, que han dejado de reírse y ahora se tapan las narices con pañuelos y toallas. Y por último la jubilada y la gimnasta, que se ayudan mutuamente como soldados heridos en plan de retirada.

El maestro permanece inmóvil, pero ha dejado de lado el truco de los ojos, que ahora se clavan inyectados en sangre sobre la humanidad del niño. Y éste llora con desconsuelo, de más está la aclaración.

El olor es insoportable aun para este anciano prodigioso, y al cabo de unos segundos ambos abandonan el salón. De prisa y en silencio.

Una escena tan patética como la que describíamos más arriba, aunque mucho más cargada de dramatismo y comicidad.

Qué es la vida, en el fondo, sino una infinita cadena de alternativas que orillan entre lo patético, lo cómico y lo dramático.


Y eso es todo lo que quería contarles. Esa anécdota. Esa escena. Nada más.

Talvez, sí, dejar una reflexión para la posteridad. Una reflexión basada en la experiencia empírica. En cosas que me ocurren o me han ocurrido en estos días. En estas últimas horas. No sé.

Ahí va.

‘Por mucho que uno medite, al final siempre puede terminar haciendo una cagada’.

Muchas gracias.

Ahora los dejo.


Mientras tanto el ejecutivo de Price Waterhouse duerme a pata suelta, con los brazos caídos a los lados y el mismo hilo de baba entre la comisura de los labios y la entrepierna.

Nos queda ese consuelo.

'Siempre hay un paparulo que no se da cuenta'.


Tengan ustedes muy buenas noches.

44 comentarios:

Anavril dijo...

Eso le paso por ser o demasiado educado o muy tímido...pobre pibe...cualquiera de los otros se hubieran levantado sin más.

Que imagen me ha regalado para la hora del almuerzo Don Yoni!

Esto no quedará asi....
:-P

El Gaucho Santillán dijo...

Demasiado respetuoso, el chico.

hoy en dìa ni te preguntan, me parece.

Excelente descripciòn de un momento escatològico.

Un abrazo.

ElFlaco dijo...

"Por mucho que uno medite, al final siempre puede terminar haciendo una cagada"

Cuan profundo es esta frase, me la llevo, con su permiso ... eee dije me la llevo con su permiso ... oiga deje de levitar y hagame caso no sea cosa que los retorsijones sean contagiosos ... eeeeyy ...mejor me la llevo, mas vale frase en mano que mano en papel higienico.

Saludos.

Dany dijo...

Cuales eran los oscuros secretos del ejecutivo de Price que pareció tener más autocontrol que el maestro chino? Debe ser que están acostumbrados a andar entre cagadas. Lo logró, Yoni, no voy a empezar Yoga en el barrio chino de Belgrano.

Nefertiti dijo...

me hizo recordar cierta frase leída justamente esta semana: "nobody is listening until you fart".

El chino será un ser excepcional, pero es humano, y necesita facturar. Soportó estoicamente hasta el ultimo minuto, eso hay que reconocerlo.

El Mostro dijo...

La moraleja es Nunca hay que pedir permiso para una mierda.

God bless you.

Briks dijo...

cualquier ley puede violarse menos las leyes de la naturaleza

y cuando la naturaleza llama, MEJOR RESPONDER A ESE LLAMADO

Yoni Bigud dijo...

Anavril: Disculpe usted, tenía que describirlo crudamente.

Gaucho: Sí, sí, hoy no se pregunta nada. Los jóvenes han perdido el respeto.
Me voy a la cama con el fomento y las pantuflas.
Muchas gracias a usté.

Flaco: Llévese todo lo que quiera, pero no me haga bajar.

Dany: Esos ejecutivos de traje negro y corbata al tono no se asustan con nada.

Nefertiti: Después de todo estábamos ante un hombre como cualquier otro, sí. Las facturas mueven el mundo.

Mostro: Así se habla.

Señor Briks: Una lección que habrá quedado suficientemente aprendida.


Un saludo.

A.R.N. dijo...

sir yoni, me mareo. un maestro, casi un buda en nivel de elevacion. su clase, una mezcla de prototipos occidentales y la foto del maestro de guaychankein?
bes

dondelohabredejado dijo...

Ay, Yoni, no puedo parar de reirme!!
Genial, genial, genial!!
Su profundidad para las conclusiones finales, me supera.
Creo que voy a descoserme de la risa, ja ja ja
Un abrazo.

Minombresabeahierba dijo...

Pensé que usted se había olvidado de mencionar al ejecutivo en la rápida retirada.

Es que me identifico con él, no por lo de ejecutivo..sino por lo de dormilón y paparulo.

Abrazo

La condesa sangrienta dijo...

Según reza la milenaria sabiduría popular, el que medita con chicos, amanece cagado.
beso

Mona Loca dijo...

Mi querido Yoni, ya le dije que usted viene "petacular" últimamente. Y lo reitero.

También podríamos agregar: "Y mire que uno va avisando"


Ahora...es un detalle, lo sé, pero no me lo puedo quitar de la cabeza.
Una nadería, pero desde que lo leí me quedó retumbando en el cerebro.

¿gimnasia rítmica?

Mona Loca dijo...

gimnasia...
...RITMICA

JAJAJAAAAAAAAAAAAAAAA

¡ Delicioso arcaísmo!

(Y 14)

Besos

laura dijo...

pobrecito, no me cabe decir otra cosa de ese adolescente, y el viejo, perdoneme Don pero qué pedeazo de turro, esas cosas no se hacen por más clase de lo que sea que esté haciendo

y tmb le digo esto, los chicos hoy día, no sé si se bancan quedarse ahi como el de su historia

y más lo pienso, más cosas se me vienen a la mente, se imaginó usted como padre, que a su hijo/a un infeliz como ese le haga pasar semejante momento?cual sería su reacción? piense

el resto, espectacular, buenísimo

besos!

Mariela Torres dijo...

El poder del maestro chino es impresionante, pero no es alguien con quien se pueda convivir.

Saludos.

Etienne dijo...

Como dijeron por ahí en los comentarios, el chino, más allá de sus elocuentes características es humano. Y siguiendo la idea ¿podría enseñarle al nene ese cómo hacer para no ir al baño por tres meses como lo hace cuando hiberna? Digo, para evitar futuras repeticiones de este episodio tan lamentable...

Etienne dijo...

Ehmm...

y 18!!


(creo que es mi primera vez acá!! justamente donde se gestó todo)

Yoni Bigud dijo...

A.R.N: Lo importante es la integración de las culturas.

Marina: No, no se me descosa. Sea responsable con lo que elige leer, al menos hasta que esté completamente recuperada.
Muchas gracias a usté.

Minombresabeahierba: No se me castigue. Todos tenemos algo de ese ejecutivo.

Condesa: Un dicho muy famoso.

Mona: Podrá deducir usté, a través de mis ejemplos, lo lejos que estoy de cualquier tipo de gimnasia.
Muchas gracias a usté.

Mona: Bien ahí.
¿Qué? ¿Ya no se practica?
Oh.

Laura: No sea tan dura. Quizás el maestro estaba hibernando.
Muchas gracias a usté.

Mariela: Supongo que tendrá sus motivos para semejante afirmación.

Etienne: Hay cosas que no se enseñan.

Etienne: Bien ahí. Feliz debut.


Un saludo.

Caro Pé dijo...

Ay ay ay que gran post, peeero me ha hecho usté recordar que tan cierto es que

"Por mucho que uno medite, al final siempre puede terminar haciendo una cagada." (o varias) Dios! Si lo sabré.

¿Cuándo alcanzaré un elevado estado de sabiduría , armonía y perfección?

Un saludo

Elvis dijo...

Muy bueno!!!
Está claro que el poder de la mierda es infinitamente superior al poder de la mente humana... salvo que ésta esté dormida...
Un abrazo.

Minombresabeahierba dijo...

Buscando el significado de paparulo, encontré:

Es el chorlito, el chichipio. El paparulo es el 'caido del catre'. El zonzo, el torpe, el ignorante.

Pero tiene su parte buena:
el ingenuo

Y me hizo acordar por fonética a:
"Pelopincho y Cachirula" la tira cómica de...no no me haga caso, usted aún no había nacido!

Abrazo

dondelohabredejado dijo...

PELOPINCHO Y CACHIRULA!!

Carugo dijo...

Aaaah, si yo pudiera llegar al Nirvana!
Con el sobrepeso que tengo otra que tres meses viviendo de mi grasa acumulada!

Interesante reflxión.
indudablemente, como dice usted, "la vida es, en el fondo, una infinita cadena de alternativas que orillan entre lo patético, lo cómico y lo dramático."
Yo agregaría que los hombres son en la vida como las bolas en el pool:
Viven recibiendo palazos, se chocas todo el tiempo entre ellos y por más que no quieran, terminan siempre en un agujero.

Saludos!

Julieta dijo...

Qué profundidad en la frase final!Sería tímido el gordito ? porque hubiera ido al baño sin preguntar y más si era tan urgente..
Saludos

Pablo dijo...

Pero aclará tranquilo: "una vez siendo adolescente me pasó esto..." jajajajaja!

Pobre pibe, por eso el dicho que dice que siempre en la vida es mejor pedir disculpas que pedir permiso para hacer algo! Muy aplicable acá!

Saludos varios!

Sir Lothar Mambetta dijo...

¡Levite, maestro!

(Nosotros intentaremos no cagarnos)

Un abrazo.

MAGAH dijo...

jajajajaj...genial, genial, tiene la virtud de ir llevándome lento mientras describe, y de repente ahí en el mismísimo final me arranca la carcajada honda! Esa que da gusto largar!

La refexión, impecable y es sin duda como dice, pues a veces mas vale saber dejarse llevar por el impulso, por lo instintivo...

Shimmy dijo...

Que mierda puedo aportar?

Nada, hoy dejo saludos nomás.

miralunas dijo...

ya venía yo genuflexa ante el genial encuentro inacabado del serial y la rubia.
pero ahora, pongo testuz en tierra y con las rodillas descarnadas, lo aplaudo con los brazos hacia atrás, torciendo las palmas como una contorsionista. vaya viendo mi admiración.

miralunas dijo...

igual..., no se malcríe, eh?

Javier F. Noya dijo...

Al gran maestro le faltaba humildad, pues la mayor cagada es no atender las necesidades del aprendiz. Ni siquiera le acercó una pelela el gran turro. Abrazo.

Yoni Bigud dijo...

Caro Pé: Va por el buen camino.

Elvis: Cuánta razón tiene.

Minombresabeahierba: Sí, soy un purrete.

Marina: Muchas gracias por el aporte.

Señor Carugo: Está muy bien, aunque lo del agujero tiene varias lecturas posibles.

Julieta: Los misterios de la mente...

Pablo: Sí, sí, yo soy un profesional de la disculpa.

Sir Lothar: Sí, por favor, el aire caliente sube.

Magah: Muchas gracias a usté. Es cierto, no tiene caso darle vueltas al asunto. Yo hago siempre lo primero que me viene a la mente, y así me va.

Shimmy: Un saludo para usté.

Miralunas: Muchas gracias a usté por sus palabras.

Miralunas: Yo soy de los que les dan la mano y se toman del codo. Ojo eh.

Javier: Una simple pelela. Todo por una simple pelela celeste.


Un saludo.

Lelé dijo...

No sé por qué se me dio pensar que el chico que se hacía caca era su hijo.

Humberto Dib dijo...

Hola, Yoni, llegué a tu blog por un contacto en común (creo que el de Dany), me pareció muy bueno. Voy a seguirte.
Aprovecho la oportunidad para invitarte al mío.
Un saludo desde BA.
Humberto.

www.humbertodib.blogspot.com

eMe dijo...

Me encantó, Sr. B, ud. cada día escribe "mámejor".

(pobre pibe, se estaba haciendo cheeee!!!)

florence dijo...

asiq basta de perder el tiempo, menos meditación y mas cagadas. Quizás así aprendamos...

Cris dijo...

Don Yoni hay Gente que Medita mientras semanda ....una Cagada ! disculpe mi crudeza.
Saludingui
Cris//mujeresdesincuentay

Yoni Bigud dijo...

Lelé: ¿El mío? ¿O el del maestro?

Humberto: Bienvenido. Concurriré, claro que concurriré.

eMe: Muchas gracias a usté. Veo que ha vuelto de sus locas vacaciones.

florence: Bienvenida. Usté lo ha dicho.

Cris: Queda usted disculpada.


Un saludo.

Lelé dijo...

El suyo.

Dany dijo...

Che Yoni te traigo gente al boliche, invitame una copa, jaja.

Brynhild dijo...

Pobre niño!! Está bien que haya que hacer sacrificios a lo Kuan Chain Kein o como cornos se escriba, pero aguantarse de cagar!!!
Oiga, se puso de acuerdo con Pablo por el tema cagadas??
Besos, estimado.

Mr. Verbal Kint dijo...

Incluso los más encumbrados maestros ni los más preclaros senseis puedan escapar de la mierda que los rodea. Bien lo supo ilustrar usted. Muy bueno.

Saludos.

PD: después de todo este tiempo, me he dignado a entregarle el prometido galardón que le adeudaba; ya sabe por dónde pasar a retirarlo. Un abrazo.

Yoni Bigud dijo...

Lelé: Usté está escueta, concisa y algo desafiante. Me gusta eso.

Dany: Por ahora tengo vedado el alcohol. Hasta que recupere mi encomiable figura. Luego veremos cuánta gente trajo hasta ese momento. No se crea que es tan fácil.

Brynhild: Sí, me puse de acuerdo. Pero cósmicamente.

Mr. Verbal Kint: Muchas gracias a usté.
He pasado y agradecido el galardón en su casa. En breve le daré entrada como corresponde.


Un saludo.