Extraña sucesión de infortunios que, poco a poco, fueron minando mi voluntad hasta transformar aquel viejo anhelo de triunfo en esta pacífica convivencia con el fracaso.

viernes, 23 de enero de 2009

EL MISTERIO BAROLO. FINAL DE LA PRIMERA ETAPA. DESPEDIDA.

Síntesis del post: Final del misterio Barolo. En realidad es un final, pero de la primera etapa, porque como soy algo cambiante, improvisado y cruel, ahora creo que puedo seguir investigando el Montevideo antiguo, sus edificios y sus costumbres por unos meses más (es una actividad en la que hallé algún atisbo de placer). Y una despedida, porque me voy de vacaciones y en principio creo que no voy a pasar por acá hasta mediados de febrero. Al menos no para postear, porque seguiré contestando los comentarios que lleguen, tanto en el blog como en la casilla.



Palacio Municipal de Montevideo. Año 1930.


DESPEDIDA: A PARTIR DE HOY ESTE HOMO SAPIENS COMIENZA OFICIALMENTE SUS VACACIONES, Y POR ENDE, ESTE ESPACIO ENTRA EN RECESO POR VEINTE DÍAS (MÁS O MENOS).

ACLARACIÓN: SÍ SEGUIRÉ CONTESTANDO LOS COMENTARIOS QUE LLEGUEN AL BLOG O A LA CASILLA.

SEPANLÓNNNNNNN.


--------------------------------------------------------------


EL MISTERIO BAROLO

CAPÍTULO FINAL, PERO DE LA PRIMERA ETAPA.

¿QUÉ SE PENSABAN?

¿QUE IBA A DEJAR DE ROBAR SIN DAR PELEA?

ENTONCES NO ME CONOCEN.


A lo nuestro.


CAPÍTULO FINAL (Es un poco larguito, pero piensen que tienen veinte días para leer).

A medida que me acercaba a la réplica del David comenzaron a flaquearme las rodillas, e incluso llegué a elucubrar algunas excusas mentales para evadir el compromiso. Pero luego me arrepentí. Los misterios del mundo se crearon para ser resueltos, y ningún gran hombre ha pasado a la historia escondido debajo de una frazada.

Con una entereza que le arrancaría lágrimas al más pintado, cubrí los doscientos metros que me separaban del Palacio Municipal y me senté a esperar a Santipolio.

El otro día les dije que, fuera de la mano del licenciado o de una banda de mafiosos ataviados a la usanza de los años cuarenta, mi destino tendría que revelar su verdadero rostro al pie de la estatua. Lo que en ese momento no imaginaba era que tendría que lidiar con todos. Con Santipolio, y con la banda.

- Buen día señor Yoni-, balbuceó un Satipolio bastante demacrado.

- Buen día licenciado- respondí con mi peor cara de sorpresa- ¿Se puede saber quiénes son estos señores?

Los ojos del licenciado solicitaron una muda autorización a uno de aquellos cuatro torsos inmóviles, y luego se acercó a mi posición.

- Los caballeros llegaron primero, señor Yoni.

- ¿Cómo?

- Que nos ganaron de mano. Que han cruzado hace ya mucho tiempo, y que son los dueños del portal. Ellos tienen las respuestas que usted busca.

- ¿Son la mafia del Salvo?


Susurró una respuesta afirmativa mientras retrocedía. Estoy seguro.

Entonces se me acercó el que indiscutiblemente era el líder del pequeño grupo.


- Saludos fariseo, por fin nos conocemos.

- ¿Fariseo?

Ensayó una media sonrisa, pero no se detuvo a explicar nada. En lugar de eso apuntó un índice inquisidor hacia el David y permaneció algunos segundos en su pose de prócer.

- ¿Usted qué ve?- indagó por fin.

- Una estatua.

- ¿Solo una estatua?-, insistió sin abandonar su inmovilidad.

- Una obra de arte.

Me miró con indignación, y debo admitir que aun sin saber cuál era mi delito sentí vergüenza.

- Pero esta es la obra de un copista… ¿cómo puede ser arte?

- Bueno –contesté yo con la voz entrecortada-, es una reproducción.

- ¡Es una falsificación!- exclamó sacudiéndose la espuma que escapaba de su boca.


Quedé estupefacto frente al compromiso que aquel hombre asumía con su idea. Y entonces no emití sonido.

- La letra mata, y el espíritu vivifica. Usted, fariseo, vive en un universo formal que está diseñado de acuerdo a su propia conveniencia; pero ignora el espíritu del mismo. Usted lee el universo que se le presenta, pero no lo interpreta. No lo conoce. Prefiere la letra muerta.

- Pero si yo vengo investigando…

- Cállese y venga con nosotros.

Y yo obedecí. No sé si por sentirme avasallado, por el afán de conocimiento o por qué. Pero obedecí.

Subimos a un auto negro y salimos rumbo al Palacio Salvo por la Avenida 18 de julio. Yo me ubiqué en la ventanilla trasera derecha, y al lado mío se sentó el licenciado.

- ¿Qué significa esto licenciado?- pregunté en un tono casi inaudible, aunque sin disfrazar mi intención.

- Nos llevan con Gunter Klose.

- ¿Y quién es ese señor?

- El administrador del Palacio. El hombre que posee todas las llaves. El hombre que tiene lo que usted busca.

Para ser el poseedor de todas las llaves, el físico de Gunter Klose dejaba bastante que desear. Era un individuo más bien petiso, regordete y de maneras poco elegantes. Pero su mirada…

- Saludos fariseo-, espetó apenas ingresé en su oficina.

- Buenos días- respondí ya sin ánimo de corregir a nadie.


Me miró y me sentí desnudo. Se paró y me vi constreñido a seguirlo a través de los pasillos del Palacio. Preguntó y simplemente respondí.

- Usted vino en busca de su Universo paralelo. Usted infiere que en algún sitio existe un reflejo de su realidad.

- Sí.

- ¿Sí qué?

- Sí señor.

- ¿Le puedo hacer una pregunta?- dijo volviéndose hacia mí.

- Sí señor- contesté ya sin el mínimo rastro de voluntad.

- ¿Y si el reflejo fuera usted?


En ese instante sentí mi valor corrompido por el espanto, y al mismo tiempo percibí la luz al fondo del túnel.

Gunter Klose extrajo una llave dorada de su bolsillo, y con ella abrió una puerta que se me antojó familiar.

- ¡Mi mujer!- exclamé-. ¡La oficina de mi mujer! ¡Lo sabía! ¡Esto es el Palacio Barolo!

- Esto es el Palacio Salvo- interrumpió Klose-, y aquí no hay nada suyo.

Lo miré como se mira a alguien que nos desborda y nos somete, y me dejé caer en el primer escalón de la escalera caracol para considerar las sensaciones que me estaba produciendo aquella suerte de espionaje cósmico.

- Usted es una falsificación, mi amigo-, sentenció Klose revolviendo el puñal.

- No puede ser.

- Es. Usted es una copia. Buena, pero una copia al fin. Una copia de otro Yoni. De El Yoni. Un reflejo casado con la reproducción de una mujer. Y lo que acaba de ver es una pequeña muestra del mundo ideal. Es Platón básico. ¿Leyó la alegoría de la caverna?

- Sí.

- Entonces asumo que hemos agotado ese punto.

- ¿Y existe algún otro punto?- inquirí ya sin tanto afán de investigación.

- Hay muchos otros.

Lo seguí escaleras arriba, y luego por otros pasillos que me resultaron vagamente familiares. Finalmente entramos en un ascensor de carga, de esos que suelen usar los proveedores y los distraídos. Y descendimos hasta la planta baja.

Mientras caminábamos rumbo a la 18 de julio a través del hall central del Palacio, mi nariz captó aromas que no puedo describir en estas líneas. Sensibles modificaciones.

Y miré a Klose, que sonreía… como si aquella inquietud mía lo conmoviera más que cualquier alabanza.

- Ya le decía yo a Santipolio que usted era un ser olfativo. Es su nariz la que lo trajo hasta aquí.

- Lo sé-, acoté.

Y lo dije porque lo sé desde siempre. No es ese olfato que puede detectar el perejil en la milanesa desde el comedor a la cocina. No. Es un olfato cósmico, y es el responsable de mis delirios.

- El tiempo y el espacio se tuercen. Pueden moldearse. Se manipulan con relativa facilidad.

- Lo sé-, volví a acotar.

- Usted siempre estuvo en lo cierto- concedió Klose-, existen miles de posibilidades, y nosotros estamos estudiando este portal desde hace muchos años.

- ¿Este portal?

- Sí, este. El Salvo-Barolo. Es uno de los cinco que se conocen en el mundo.

- ¿Y los otros?

- Los otros son los otros. Hay gente que los estudia, y nuestro deber es estudiar lo que nos toca. Todavía no aprovechamos ni la mitad de las posibilidades que nos ofrece. Queda mucho por comprender.

Tras aquella revelación sentí todo cobraba sentido, y me animé a una o dos deducciones más. Quería cerrar esta etapa de una vez por todas.

- Oiga… yo no soy un reflejo de nadie ¿verdad? Yo soy un original.

- Ya le decía yo a Santipolio que usted es un ser olfativo-, dijo con una mueca de satisfacción en el rostro-. El licenciado hizo un buen trabajo.

Tenía más preguntas para formular, pero en ese instante, haciendo uso de sus atribuciones de jefe realizó una imperiosa invitación a reanudar la marcha.

- ¿En dónde estamos?- alcancé a preguntar.

- Ya no voy a responder preguntas mal formuladas. Ahora usted cuenta con material suficiente como para hacer las indagaciones correctas-, anunció Klose ya en su papel de instructor.

- ¿Cuándo estamos?- reformulé.

- Montevideo. Año 1930.

- ¿Y qué venimos a hacer?

Pero Klose ya no respondió.

FIN

Ahora me voy a almorzar. Porque yo los viernes almuerzo solo. Y como lo que quiero (sí, huevos fritos también). Y me tomo un vinito chico con soda y hielo. Y pienso. Y supongo que esta vez pensaré en mis vacaciones.



Tengan ustedes unos muy felices veinte días de paz.

Me retiro con la gloria.


27 comentarios:

Bugman dijo...

Felices vacaciones, saludos a la Gloria.
Tengo que reconocerle algo. Usted ha encontrado una forma de viajar a Montevideo prácticamente instantánea y gratuita. Hace días que ando con ganas de comerme un chivito canadiense en La Pasiva, no me dice por favor cuál es la oficina de su mujer en el Palacio Barolo, así salgo por el Salvo, me como el chivito y vuelvo por el mismo camino a mi propia oficina, que los viernes también me gusta almorzar rico?

Pablo dijo...

Un texto marechaliano. Tomelo como el elogio más grande que podía hacerle.

Buenas vacaciones.

Yoni Bigud dijo...

Señor Bugman: Si quiere que alguien le enseñe el camino, pregúntele a Newton. O a su amigo Einstein. Conmigo no alcanza la concesión; antes hay que pedir disculpas, y hacer ese numerito del "no somos dignos". Si no, ni lo sueñe.
Antes había un "La Pasiva" al pie del Salvo, o cruzando la 18 de julio (me falla un poco la memoria), ahora creo que se han mudado un par de cuadras.
Pase a la ciudad vieja y camine hasta el mercado del puerto. Eso también vale la pena.

Pablo: Usted, mi estimado amigo, ha dado con una de mis más grandes debilidades literarias. Si no la mayor, una que está en el podio. Un escritor enorme. Fantástico. Con tantos recursos que a veces resulta hasta difícil de leer. Un auténtico monstruo de la literatura contemporánea.
Después de todo, usted ha percibido que soy una falsificación (ya lo adelantó Klose). Acabo de releer "El banquete de Severo Arcángelo", y seguramente se notan algunos patéticos intentos de arrimar el bochín en cuanto a estilo. Alguna influencia mal canalizada.
Aun así, lo suyo es más que un elogio.

Un saludo.

Claude dijo...

Si resulta que también hay un Yoni en 1930 usted no sería el original temporal.

P.S.: ¿Cuál es la relación entre las vacaciones y el cese de las publicaciones en el blog? Perdón por no entender, pero es como si alguien me dijera: “Aprendí a andar a caballo, así que ahora voy a dejar de hablar por celular”.

cerriwden dijo...

Querido yoni
la lectura del texto la dejo para los días en que lo extrañe.
pasé a desearle felicidad en sus vacaciones.
Y me encuentro con :
A)Su admiración por Marechal, uno de mis grandes, si usted recibió influencia de su escritura, es lógico que me guste tanto su escritura.
B)En realidad la pregunta de Bugman fué una manera de reconciliación. Pero admiro su posición, yoni. Es coherente.
Besos y aunque suene a copia-plagio, yo también pensé que la Gloria era su esposa.

Falangista Aburrido dijo...

Que halle paz en sus vacaciones.

Un abrazo.

Briks dijo...

usted es un grande !
se raja cuando todos volvemos, lo que - se me figura - representa una especie de doble vacaciones


DISFRUTELO AL MAXIMO
aqui aguardaremos su regreso

Pablo dijo...

Yoni, se me pianta un lagrimón. Excepto porque a Klose le nefrega mi existencia, haría mías cada una de sus palabras. Tanto así que hace 15 días, cuando elegí los libros para llevarme de vacaciones, casi casi emprendo la relectura del banquete. Ahora me siento mal de no haberlo hecho.

No se si le pasa, pero cuando leo Marechal en clave de escritor (si así pudiese decirse) siento que todas las buenas ideas ya fueron tomadas. En fin, no sigo porque me quiebro.

Un abrazo.

Yoni Bigud dijo...

Claude: Tiene razón. Pero no lo hay.
Le explico: Yo los post los hago en mi casa bien tarde a la noche, y los mando a la mañana desde la oficina. Hacerlos no me toma tres horas, pero tampoco quince minutos, y en general tengo siempre una máquina a disposición. En las vacaciones eso no es así, porque en principio no voy a llevar la mía. Tendría que ir a postear a un ciber, en horarios bastante exóticos y con mucho tiempo. Las mañanas desaparecen porque voy a la playa. Las tardes también, porque comparto mucho tiempo con la familia, sea en la playa o en otro lado (nuestra costumbre es veranear todos juntos). Y las noches de costa tienen otro atractivo... no creo que me de para salir a buscar una máquina.
En síntesis, puede haber alguna excepción pequeña, pero en principio no lo creo.

Cerriwden: Me alegra saber que compartimos ese gusto.
Recuerde que en cuestiones de teoría espaciotemporal, también tenemos un enemigo común. Desde mi óptica el Señor Bugman es un hereje, y tiene suerte de que yo no tenga a mano un poste, cuerda, algunos leños y un fósforo.

Falangista: Gracias, un abrazo.

Señor Briks: Esa fue la estrategia elegida para este año. Espero que me resulte.
Nos leemos a la vuelta.

Pablo: El banquete es un libro ameno, repleto de códigos y simbolismo. Cuando uno lo relee, también descubre y redescubre.
El que a mí sí que me rompe la cabeza es Adán Buenosayres. No tengo ánimo para encararlo una segunda vez, pero tengo el mejor recuerdo.
Coincido con usted. Yo siento que no es bueno leer a ciertos autores cuando uno tiene ganas de escribir. Marechal es el ejemplo por excelencia. Lo hace sentir a uno un piojo.
Si usted se quiere despachar con un cuentito, un ensayito o incluso una novela, lea a Andahazi diez minutos antes. Eso le va a infundir ánimo. Le va a hacer pensar que si él pudo, usted también. Esto no es una crítica al autor. Digo que algunos escritores tienen técnicas más al alcance del aficionado. No son malos, pero son del montón. Como el resto de nosotros.

Un saludo a todos.

m. dijo...

me encantó, pero no quiero que sea el fin, además tenés una misión, no? algo habrás ido a hacer... en fin, espero que la estés pasando bomba, yoni. felices vacaciones.

Little Butterfly dijo...

Perrrdón por estar desaparecida descaradamente.

Pero heme aquí, y le deseo la mejor de las vacaciones!.

Un beso grande de su madrina alada.

cerriwden dijo...

No puede terminar así; es uno de los vuelcos del rulo cuántico.
El cerrajero, que posee todas las llaves, es pariente de Locke, quien seguramente está encerrado en algunas de las oficinas. Tiene que rescatarlo yoni.Están pretendiendo suprimir a aquellos que desarrollaron la idea del empirismo (seguro que el empire state está involucrado).
si desaparece Jhon Locke y sus ideas de esta realidad, nuestro archienemigo bugman no exisitría, ¿y que seríamos sin un archienemigo? no tendríamos sustancia.
El Universo tal como lo conocemos se evaporaría.
Salva a john Locke, salva al mundo, yoni.
Eso cuando vuelva de las vacaciones, por supuesto
Besos y que la esté pasando bien.

Indis Creta dijo...

Yo ya volví, y Ud?

Yoni Bigud dijo...

SÁBADO 31 DE ENERO. PRIMER PATRULLAJE DE VERANO.
EL SEGUNDO, DENTRO DE UNOS POCOS DÍAS.
NO ME DEJEN LOS COMENTARIOS EN 13 O EN 17. CARÁSPITAS.

m.: No será el fin. Pienso seguir robando con esto.
Muchas gracias. Estoy viendo caer la lluvia, actividad que en otras circunstancias me apasionaría.

Pequeña Mariposa: Por fin apareció. Es una época de vientos fuertes... no se deje arrastrar.

Cerriwden: He tomado nota de todos los nombres y lugares. Haré lo que esté a mi alcance. Estoy entrenando.

Indis Creta: Yo no. El 15... o por ái.

Un saludo.

Mona Loca dijo...

Hola, Yoni!
Espero que ande disfrutando de sus vacaciones!

Interesante final ( final?) para el misterio Barolo, pero coincido con usted en que no resistirá la tentación de "husmear" en esa rendija que le han dejado abierta...


Interesante idea la de que sea un ser olfativo...

Little Butterfly dijo...

Le prometo que no me dejaré arrastrar por emociones, digo, vientos fuertes.

Gracias por el consejo.

Espero que usted esté muy bien disfrutando esta hermosa lluvia.

Yoni Bigud dijo...

Mona: Salud. Cómo le va? Yo sigo de vacaciones, que a diferencia del asunto del Barolo, sí tienen un final más o menos próximo.

Pequeña Mariposa: Así me gusta. Use sus alas.
Estoy disfrutando aunque de un modo curioso.

Un saludo.

Yoni Bigud dijo...

Y... 18. Ya todos sabemos por qué.

Otro saludo, y nos leemos más pronto que tarde.

Caia dijo...

vuelvo de vacaciones, saludo y salgo nuevamente de vacaciones así que lo leo en marzo :). Beso Yoni y espero esté disfrutando.

Little Butterfly dijo...

Vuelva Yoni, esta ausencia ya roza lo intolerable.

cerriwden dijo...

Coincido con la pequeña mariposa:
se lo extraña mucho, querido yoni.
-Déjalo al chico que disfrute las vacaciones, dice la voz de mi conciencia, pero el amor es más fuerte.

Briks dijo...

amigo Yoni, ignoro cuando será su regreso pero quiero que al volver sepa que hoy, 12/02 le he dejado un presente en mi blog

(no le va a ser dificil ubicarlo. le estoy dando lugar y fecha, QUE MAS QUIERE?!)

saludos

Yoni Bigud dijo...

Caia: Lo bien que hace. En Buenos Aires, antes del mes de marzo no pasa nada interesante. Que la pase muy bien.

Pequeña Mariposa: Muchas gracias por sus palabras, siempre tan estimulantes para mí.
Martes 17 es el día D. Nos leeremos un poco antes o un poco después de ese día. Lo único que me inquieta es que odio ese número.

Cerriwden: Le agradezco también a usted -e infinitamente- sus palabras. Nunca escuche a su conciencia. Las conciencias no son de fiar.

Señor Briks: Muchas gracias por este nuevo presente. He leído en su blog que tiene pensado abandonarnos en un futuro no muy lejano, y que el responsable de esa decision es exito clamoroso de sus posts. Intentaremos hacerlo reconsiderar.

Un saludo a todos, justo antes del inminente regreso.

Stella dijo...

Bien, ¡era hora!



:)

Little Butterfly dijo...

Qué... ¿todavia no volvió?.


Así no se puede Yoni, así no.

Mona Loca dijo...

OIGA!
pero...piensa volver algún día de las vacaciones,digoyó???

Lo extraño!

Esto no puede ser, esunescán. Dalunabuso!

Yoni Bigud dijo...

Stella: Heme aquí, aunque sea tarde para dar la noticia. Ayer contesté y ahora veo que no está mi mensaje. Cosa e mandinga.

Pequeña Mariposa: Sí, volví, y ya estuve por su casa.

Mona: Yo también a usté. Parece que ayer se me olvidó apretar algún botoncito, porque contestar contesté.

Un saludo.