Extraña sucesión de infortunios que, poco a poco, fueron minando mi voluntad hasta transformar aquel viejo anhelo de triunfo en esta pacífica convivencia con el fracaso.

martes, 13 de enero de 2009

MI AMIGO DARREN

Síntesis del post: Semblante de Darren López, amigo y colaborador. Sospecha sobre una virilidad inmortal. Estrecho vínculo profesional. Los estrambóticos gastos del licenciado Santipolio. Premio otorgado por Marichu.





Darren López tiene al día de hoy noventa y tres años y continúa viviendo solo en la avenida Montes de Oca, en el barrio de Barracas. Es viudo desde que tengo memoria, tiene siete hijos (cuatro mujeres y tres varones) a los que casi nunca ve, un perro salchicha que en años caninos debe andar por su misma edad, y una asistente setentona de nombre Martha que suele visitarlo tres veces por semana para ponerle las inyecciones y encargarse de los quehaceres del hogar.

Yo creo –y esta sospecha corre por mi cuenta y cargo- que el viejo Darren todavía exhibe algunos comportamientos profanatorios para con el físico de esta mujer de ojos débiles y pechos generosos. Vamos… estoy seguro de que son amantes, y que ese amor tiene –oh Dios mío- mucho de físico y muy poco de platónico.

En fin…

Todos los martes por la noche, Darren se reúne a jugar a la canasta con los dos o tres héroes de su grupo de amigos que aún se resisten a dejarse poner la etiqueta en el dedo gordo del pie, y esta simple actividad desarrollada entre botellas de cognac Napoleón y alegres cigarros le sirve para distraerse un poco de los rigores de su trabajo.

“¿Pero cómo? ¿A los noventa y tres años todavía trabaja?”, se preguntarán ustedes sacudiéndose la modorra.

Por supuesto.

¿No se los mencioné?

Darren López es mi contador. Y además de ser mi contador es mi asesor impositivo, que no es lo mismo pero es parecido.

Y les diré, en tren de salvaguardar el buen nombre y honor de este ser humano intachable, que el mayor inconveniente para su desempeño profesional no es su avanzada edad, sino su profunda aversión a los ácaros. En rigor de verdad, más que una aversión es una obsesión que por momentos le impide concentrarse en otra cosa que no sea esparcir insecticida por los más recónditos rincones de su despacho; pero eso para mí es un detalle insignificante.

Fuera de lo dicho no veo mayores trabas para la prosecución de nuestra relación laboral y profesional. Es cierto que Darren está un poco desactualizado con las reformas impositivas, y que gracias a esto yo suelo tributar basado en leyes que han sido derogadas hace más de tres décadas incumpliendo de paso la normativa vigente, pero no lo es menos que es dueño de un olfato infalible. Después de todo fue él quien, en su debido momento, se opuso a la contratación del licenciado Santipolio y a que recibiéramos sus facturas por honorarios profesionales (consejos que por desgracia desoí), así que mal puedo yo quejarme de sus servicios cuando la mitad de las veces hago justo lo contrario de lo que me dice.

Y eso es todo por ahora. Estas líneas guardaban el secreto propósito de presentarles a Darren, un profesional que acompaña a mi familia desde que se recibió allá por el año 1938, y del cual hablaremos bastante seguido en estos primeros meses del año.

Y quería hacerlo hoy, que es su cumpleaños. Hoy, que el estado paupérrimo de mis cuentas revela que nuestra relación, más allá de lo profesional es de pura y sincera amistad. Hoy, que tengo que verlo a las cuatro de la tarde para discutir cómo disfrazaremos frente a la AFIP el último anticipo de gastos que me pidió el licenciado Santipolio.

Y a propósito de Santipolio… ¿alguien sabe qué es y dónde queda el Solanas Inn?

Yo lo único que sé es que es muy caro. Y que el licenciado debe allí unos cuantos dólares.


En otro orden de cosas les comento que Marichu me ha otorgado un premio, y que el viernes sabré responder a una parte de las obligaciones que el mismo me impone.


Tengan ustedes muy buenas tardes.

21 comentarios:

Mona Loca dijo...

AY, Yoni, qué miedo!!
Solanas Inn?? Yo no sé si será el mismo, pero cuando yo era una simia joven (y hermosa)trabajé un tiempo en esa empresa,(una que vendía tiempo compartido y no, yo no vendía, era la recepcionista)...y lo uqe le puedo decir es que...si les debe, pague.
Con esa gente no se jode. Será el mismo lugar?????

Stella dijo...

Yo tengo una pareja de vecinos octogenarios, que todas las noches se meten en la cama, se dan la mano, y se duermen felices.
Noches pasadas, el le quiso dar la mano a su esposa, y ella le contestó:
_Hoy no, mi amor, es que me duele la cabeza!

Bueno, dicho esto tan interesante (¿?), y que quise poner antes de olvidar, me voy a terminar de leer el post y vuelvo.

Bugman dijo...

Su contador debe haber estudiado con Fray Luca Paccioli.
Está muy ben, pero me parece que en esa época no estaba muy desarrollado el asunto de las deducciones de la 4ta categoría.
O sea, en cualquier momento van los dos en cana.

Stella dijo...

Yoni, yo tengo un barbijo, si necesita para entrar al despacho de Darren, chifle que yo se lo presto!

Y el Solanas Inn queda en Punta del Este. Lo se porque mis ultimas vacaciones con Cluny fueron ahi!
Está lindo el hotelucho!

Besos

Vulgar dijo...

Ahora que lo pienso, si tiene 93 y sigue teniendo una vida tan licenciosa (o sea, sigue fumando, chupando y garch$%%$@ndo), está claro que la principal causa de muerte son los ácaros. Por eso los combate.

El Sr Darren es mi nuevo ídolo.

Coki dijo...

Varias veces me pregunté cómo sería una mujer de "pechos generosos" (sic), pero la imagen que me genera la posible respuesta me hace preferir la duda.

La sabiduría de Pato dijo...

Increíble, quien no quisiera tener esa virilidad a esa edad, ni Rambo.
Pero hay gente que vive mucho y bien, es así, yo todavía tengo bisabuelos, que tienen su graan colección de años.
El Solanas efectivamente queda en Punta como dijo Stella, y es un hotelcito bastaaaante copado, un par de dólares* nomás te sale.


*Por par de dólares por supuesto que me refería a un riñón más 200 euros.

Saludos!

m. dijo...

larga vida al licenciado darren lópez. ¿Es licenciado? ¿Darren también es inmortal o solo su virilidad? ¿Qué va a pasar cuando se muera? ¿La deja en el testamento o la virilidad se mete en otro cuerpo? Me inquieta Darren, pero bueno, me parece más serio que Santipolio.

Calavera dijo...

No me sorprende que a tan avanzada edad sostenga amores más físicos que platónicos... es lo que sucede: uno, a partir más o menos de los treinta, se va a alejando de Platón y acercándose a las tetas.

¡Abrazos con huesos!

CristinaKirchner dijo...

bueno... Yo Cristina PresindenTA mejor no digo nada.
Pero ya que estoy lo saludo y me voy a recostar un poco que ando enfermuchis ¿vio?
Encima la tarada de Garré que no me trae las pastillas....

Yoni Bigud dijo...

Mona: No me asuste. ¿Por qué me asusta? Ando con algún problemita financiero...

Stella: Hay que respetar los dolores ajenos. Si duele, duele. Vaya y vuelva.

Señor Bugman: Eso es lo que se rumorea (no lo de Paccioli, sino que tenemos a la policía encima). Espere que me golpean la puerta.

Stella: Deje, él ya me presta uno.
Muy bien, veo que a usté le sobra macho.

Vulgar: Impecable su razonamiento. Y una conclusión inapelable.

Coki: Yo le explicaría, pero sucede que en este espacio trato de parecer alguien decente.
En vez de quedarse con la duda, salga a buscar ejemplos prácticos, y cuando reúna una muestra analizable (digamos 100 pares) intentamos definir la generosidad.

Pato: El riñón lo tengo. Se me complica con los morlacos.

m.: Se la lleva a la tumba, por supuesto. Es inalienable.

Calavera: Sabias palabras.

Cristina: Sí, mejor... no diga nada.
Garré... sí... la trianguladora. Apoyo sus acusaciones.

Un saludo.

Anónimo dijo...

¿Ve usted por qué siempre le recomiendo una vida licenciosa? Lo que me extraña es que después de tantísimos años conociendo a Darren y sus hábitos no haya extraído usted sus propias conclusiones, que parece usted un poco cortito de entendederas, con perdón.
Por otra parte, siempre me ha fascinado esa expresión: "pechos generosos", me los imagino brotando de ellos monedas, caramelos para los niños, abrigos de visón...esas cosas que, excepto los caramelos que los regala cualquiera, nos obsequiarían los generosos, si existieran.

Un tipo encantador su Darren, don Yoni. Aprenda de él,

Srta. R.

Claude dijo...

Darren López me cae mejor que Santipolio. Ambos me caen medio estrafalarios, pero a Santipolio le sospecho un toque de desvío y avivada. Congratulaciones por el premio.

Yoni Bigud dijo...

Srta R: Si usted me sale ya con que los generosos no existen, me tira toda la teoría para abajo.
Ya está, próximamente tendremos que hablar un poco sobre la generosidad de los pechos. Este blog debe prestar un servicio.

Claude: A mí también me cae mejor Darren, y Santipolio tiene ese toque de desvío que usted percibe. Nunca se sabe por dónde viene.
Muchas gracias.

Un saludo.

cerriwden dijo...

Hola yoni
Usted conoce una interesante galería de seres humanos.
pero, debo advertirle, que su relación profesional con Darren, puede derivar en una novela policial: "Muerte por Ácaro" y usted sería uno de los sospechosos, tendría interminables conversaciones con algún detective poeta finlandés,y lo pondrían sumamente nervioso, al no poder dar cuenta de lo que estaba haciendo a las 14hs 15´del día 13 de enero.
De todas formas, es mejor que el augurio del señor bugman; de esta puede zafar.

Gamar dijo...

Ah, tener amigos, o al menos conocidos, tan longevos es una bendición. Aqui donde vivo teníamos un personaje que a los 98 años uno podía verlo haciendo lagartijas, levantando pesas y todo, según él gracias al propóleo.
Se terminó casando con la niñera de sus hijos, 50 años menor, luego de enviudar, o sea que también le daba a la matraca.La única mala decision que le conozco es haberse muerto unos meses antes de los 100 y nos dejo con los preparativos para el festejo.
Ud. hágale caso, compre insecticida.
Saludos

Yoni Bigud dijo...

Cerriwden: No por favor. No quiero darle explicaciones a ningún detective poeta. Y mucho menos a un finlandés.
Detective y poeta son profesiones mucho más relacionadas de lo que todos creemos. Me parece un buen tema para abordar. Gracias.

Gamar: Ante todo bienvenido. Mire... los preparativos para el festejo de los cien años de una persona hay que comenzarlos dos o tres horas antes del evento. Sépalo para otra vez que tenga un conocido de esa edad.

Un saludo.

Yoni Bigud dijo...

Y 18... porque no me gusta dejar el otro numerito.

Caia dijo...

Me cae muy bien don Darren, hasta casi me lo imagino, y el detalle de vivir en Barracas.. Oiga, déjese de jorobar con las supersticiones..
Saludo y congrats por el premio.

Mona Loca dijo...

Premio? QUé premio, Yoni?
no lo vi!!!

o será un premio privado y estoy siendo indiscreta?

Yoni Bigud dijo...

Caia: Gracias por pasar. A mí también me cae bien Darren, y pienso que a usted le gustaría retratarlo.

Mona: Aún no lo puse en la vitrina.
Sepa que no he recibido ningún premio privado de nadie. Aún. La esperanza nunca se pierde :)

Un saludo.