Extraña sucesión de infortunios que, poco a poco, fueron minando mi voluntad hasta transformar aquel viejo anhelo de triunfo en esta pacífica convivencia con el fracaso.

martes, 20 de enero de 2009

EL MISTERIO BAROLO. PREPARATIVOS FINALES.

Síntesis del post: Reflexiones sobre mi destino camino a Montevideo. Reflexiones sobre el Arte, la Filosofía, el Espacio y el Tiempo en Montevideo. Síntesis de todas esas reflexiones. Tibio reconocimiento al licenciado Santipolio. Primer aviso acerca de la despedida (muy próxima ella).


Hotel Victoria Plaza (izquierda). Plaza de la Independencia (centro). Palacio Salvo (derecha)


Veinte de enero.

Mientras observo el Río de la Plata a través de la ventanilla del avión, mientras intento imbuirme otra vez de la mística que supo rodear a esta aventura, también medito sobre los riesgos que conllevan mis decisiones. En poco menos de cinco horas me haré presente en el Palacio Municipal de Montevideo, y al pie de la réplica en bronce del David aguardaré por el arribo de mi destino que, sea de la mano del licenciado Santipolio o de una banda de mafiosos ataviados a la usanza de los años cuarenta, tendrá que revelar su verdadero rostro.

Desde la ventana de mi habitación en la parte vieja del hotel Victoria Plaza contemplo el Palacio Salvo. El gemelo ¿malvado? del Barolo. Es una obra de arte. Como su hermano. Como esta ciudad. Y como Buenos Aires.

Creo en un tiempo no lineal. Creo en los pliegues del Universo. Creo en una excelsa conspiración espaciotemporal del Cosmos que tiene por único objeto la seducción del Ser complejo.

Supongo que esta declaración me coloca de cara a la médula espinal de mi propia filosofía, y eso es un buen comienzo.

Después de todo, y en tren de sintetizar estas dos reflexiones, asumo que el Arte puede servir a la metafísica de un modo concreto y vital.

Belleza y conocimiento.

Puede ser que Santipolio no haya estado tan errado a la hora de elegir la sede de nuestro encuentro.

Cierro las cortinas y, arrellanado entre las tres almohadas de mi cama, me dejo invadir por otros pensamientos. Y creo que de esa forma descanso.

Y me voy.

Pero antes les informo que se acerca el momento de la despedida.

Y que esa despedida será el día viernes, que es un día que me gusta mucho. Porque almuerzo solo. Y como lo que quiero. Y me tomo un vinito chico con soda y hielo.


Tengan ustedes muy buenas tardes.

22 comentarios:

Vulgar dijo...

Ojalá que cuando seas viejo, sigas haciendo lo mismo. Cuando lo contás, te imagino y me da como ternurita.

(Por favor decime que no comés huevo frito, porque me daría medio asquito.)

Vulgar dijo...

Me acabo de dar cuenta que te imagino almorzando con la máscara puesta.

Falangista Aburrido dijo...

Celebro la valentía de enfrentar su destino.

Saludos.

m. dijo...

qué despedida. eh.
lo vas a despedir a santipolio? Si es así, está bien. Si no, te aviso que estás muy equivocado yoni.

Despedida.

psssss.

Yoni Bigud dijo...

Vulgar: Muchas gracias. Qué parte del huevo frito es la que le da asco. Todo lo que yo como, va a caballo.

Vulgar: No, para almorzar me la saco.

Falangista: Gracias.

m.: El viernes llega la inexorable despedida. Me voy de vacaciones por veinte días.
Y sí, lo voy a despedir a Santipolio.

Un saludo.

Vulgar dijo...

Mmm, la parte que entra en mi campo visual.

Stella dijo...

¿Vio que lindo se ve el Río de la Plata desde el aire? Y la ciudad de Bs As especialmente!

¿Cómo será el rostro de su destino, Yoni? La anfustia de la incertidumbre, es la peor parte!


Le dejo un beso, sin plasticola!
:)

Vill Gates dijo...

¿La parte vieja del Victoria Plaza está en uso como hotel? Conocí la parte de atrás, el Radisson (a expensas del World Bank).
Que curiosidad lo de los dos edificios gemelos y el cuasi capricho de quien mandó construirlos.
Saludos.

Calavera dijo...

Cuando tenog la oportunidad de decir cuáles son las tres cuidades que quiero conocer, yo me subo a un banquito y digo: Praga, Londres y Montevideo.
Aunque nunca fui, aunque sólo vi fotos y leí historias, para mi Montevideo es una ciudad mágica, mucho más que Buenos Aires.

Un día voy a ir, ya van a ver.

Briks dijo...

cada ves te veo más parecido a Indiana Jones...

Briks dijo...

me olvidé de decirle !
en casa soy rey de la baciga

el torneo de dados era estilo "triplona"
(voy a probar el de 9 columnas. como es la puntuación)

10000 a 100000 es un choclo !

Yoni Bigud dijo...

Vulgar: Definitivamente no puedo invitarla a almorzar.

Stella: Pálido. Imagino que el rostro de mi destino es pálido.
Me gusta el río visto desde el aire. Este río.

Vill: Touché. Parte de lo que usted lee es el recuerdo que me queda de ese hotel fantástico. De cuando íbamos con mis padres a visitar a mi familia cada año nuevo.
Creo que hoy el edificio de adelante ya no es el Victoria Plaza. Hace un par de meses estuve parado en la Plaza de la Independencia, pero por algún motivo no crucé la calle para verificar esto.
La historia de esos dos edificios es fascinante.

Calavera: Mire... con un poquito de espíritu aventurero, a Montevideo llega. Si quiere lo acompaño.

Señor Briks: Y eso que no vio el sombrero que me compré.

Señor Briks: Será en su casa. No existe la más remota posibilidad de que usted me gane un mano a mano a la básiga. En ese juego soy una suerte de entidad divina.

Las columnas valen 1, 2, 3... hasta 9. La de nueve vale mucho, pero a veces es mejor concentrar los mejores tiros en las del medio. Del 4 al 8.

El 100000 se pone feo cuando el que va ganando va 99250 y usted va 66420. Ahí como que pierde interés.

Un saludo.

cerriwden dijo...

querido Yoni
una no gana para sustos.
Usted, que enuncia repetidas veces "despedida" me asusta hasta que leo los comentarios.
El tiempo lineal es una patraña. Hoy me desperté con 84 años encima. Ayer, eran 24. Es verdaderamente apasionante.
Usted me hace recordar
al Doctor Who, último Señor del Tiempo.
Mire si Santipolio le muestra la Tardis. Y usted empieza a navegar por los pliegues espacio-temporales.
¡Sería fabuloso!
Muchos besos y disfrute de su comida del viernes.

Bugman dijo...

Mire, usted sabe que estoy en las antípodas de su concepción del tiempo.
Que soy Newtoniano de la primera hora.
Que hasta la Teoría de la Relatividad me estiro, pero no más.

Pero igual, y a pesar de todo, le deseo suerte, que le vaya estupendo, que encuentre su destino y si no le gusta lo cambie, y que le toquen lindos días.

Calavera dijo...

No se crea, querido Yoni: viviendo como vivo en la República de la Patagonia, Montevideo me queda un poco a trasmano. Pero cuando vaya a BA con tiempo, seguro me cruzo aunque sea un ratito. No mucho, porque estoy seguero de que en Montevideo hay vampiros.

Claude dijo...

¿Se despide de Santipolio o de nosotros? Preferiría lo primero, sin que Ud. deje de revelar el misterio semidemencial que rodea a ese personaje.

Yoni Bigud dijo...

Cerriwden: La navegación espaciotemporal es una actividad que tiene todo por descubrir. Espero estar a la altura.
Despedida, sí, transitoria. No me negará que lo vengo anunciando desde el mes pasado.

Señor Bugman: Muchas gracias. Por las dudas mándeme -si tiene- la dirección de alguna oficina de permuta de destinos.

Calavera: Sí, vampiros. Los hay en el mercado del puerto.

Claude: Creo que me despido de todos. De Santipolio, en forma definitiva. De ustedes, por unos días nomás.

Un saludo.

Yoni Bigud dijo...

Y... 18. Lo curioso es que este comentario me toca casi siempre a mí.

Victor dijo...

Ojo con las elucubraciones sobre el tiempo, llevan mucho tiempo.

Me encanta Montevideo. Cuando paso por ahí me siento en paz y muy a gusto.

Saludos

Vulgar dijo...

Ay, Yoni. Y menos un viernes porque usted almuerza solo. Y se toma su vino. Y se come su huevo frito.

Yoni Bigud dijo...

Víctor: Ya lo creo, llevan mucho tiempo. Y a mí también me gusta Montevideo.

Vulgar. Dos. Me como dos.

Un saludo.

Little Butterfly dijo...

No está mi comentario.

no entiendo que le pasa a Blogger, desde hace semanas que tengo una especie de maldición encima con esta interface...

me pregunto porqué será.